Ene 25, 2023 | Sociedad

Burlando pidió prisión perpetua para los ocho acusados de asesinar a Fernando Báez Sosa

Los fiscales de la causa reclamaron la misma sentencia solicitada por la querella de la familia. El abogado argumentó que todos los imputados tuvieron la intención de matar al joven.
Fernando Burlando y su equipo.
Fernando Burlando, abogado de la familia Báez Sosa, solicitó la condena de prisión perpetua para los rugbiers. Crédito: Télam

Este miércoles se llevó a cabo la primera jornada de alegatos por el crimen de Fernando Báez Sosa, ocurrido el 18 de enero del 2020, en Villa Gesell. Los fiscales del caso, Gustavo García y Juan Manuel Dávila, pidieron al Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Dolores condenar a los acusados con la pena de cadena perpetua.

Dicha apreciación estuvo en consonancia con lo expresado por Fernando Burlando, abogado del particular damnificado. Los alegatos comenzaron pasadas las 10 de la mañana con la exposición de los representantes del Ministerio Público Fiscal

El fiscal García sostuvo que los atacantes golpearon a su víctima “por sorpresa, a traición, sin que tuviera ninguna posibilidad de defenderse”. Además, enmarcó al delito dentro de la figura de “homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas en concurso ideal con lesiones”.

Luego de una presentación que duró más de tres horas, durante la tarde fue el turno de los abogados de la familia Báez Sosa, Fernando Burlando y Facundo Améndola. En primera instancia, la querella se mostró conforme con el alegato de la fiscalía. Aseguraron que todos los acusados tuvieron la “voluntad de matar” y planearon una “cacería humana” para realizarlo.

Creditos El diario 1
Los fiscales Juan Manuel Dávila y Gustavo García consideraron a los ocho acusados como “coautores” del hecho. Crédito: El diario

Los argumentos de los fiscales

Gustavo García y Juan Manuel Dávila consideraron en su alegato que los imputados Máximo Thomsen, Enzo Comelli, Matías Benicelli, Blas Cinalli, Ayrton Viollaz, Luciano, Ciro y Lucas Pertossi, son todos “coautores” del homicidio.

En primera instancia, García afirmó que los acusados “aprovecharon las circunstancias de que (todos) estaban distraídos y que el personal policial se tuvo que ir. Atacaron por sorpresa a traición por distintos flancos a Fernando Báez Sosa, dejándolo sin posibilidad de defenderse, causándole lesiones que le provocaron la muerte”.

Continuando con las circunstancias de los hechos, García expresó que los acusados tuvieron una estrategia para poder iniciar el ataque a Fernando y salir impunes. “Durante siete minutos pudieron acordar matar a Fernando”, indicó García.

Además, precisó que los rugbiers “prepararon la estrategia para hacerlo y ni él ni sus amigos lo pudieron advertir”. En definitiva, “lo mataron entre todos, tal como lo habían previsto”, sostuvo el fiscal.

Coincidiendo con los distintos puntos expuestos por García, Juan Dávila se centró en la culpabilidad de cada uno de los acusados en la causa, exponiendo su participación activa en los hechos. Para la fiscalía, Thomsen actuaba como el líder del grupo “por ser la persona que más pegaba”.

Dávila, a partir de las pruebas acumuladas, destacó que “Lucas Pertossi filmó el inicio del ataque a Fernando”. Además, expresó que Comelli “le pegó de espaldas a Fernando y se lo ubica en todos los videos del ataque a raíz de la vestimenta que usaba”.

Posteriormente, indicó que “Ciro Pertossi le pegó a Fernando Báez Sosa y lo hizo caer”, y que acontecido esto, “una vez que se cayó, no se levantó más”. Precisó que Matías Benicelli, al agredir al joven, manifestó ante este, ya en el suelo “a ver si siguen pegando, negro de mierda”.

Ayrton Viollaz, quien no prestó declaración en las audiencias, “agredió físicamente a Fernando”, según sostuvo el fiscal. Lo mismo expresó en relación a Luciano Pertossi y Blas Cinalli, uno de los más complicados en la causa. A este último se le identificó sangre de Fernando en su vestimenta, al igual que Ciro Pertossi y Thomsen.

Finalmente, dejó en claro que “es mentira que no sabían lo que había pasado”, desmintiendo una declaración de Thomsen, quien sostenía que se enteraron del crimen una vez que fueron detenidos por la policía.

Creditos el litoral
Los imputados se enfrentan a la pena de prisión perpetua por el delito de “homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas en concurso ideal con lesiones”. Crédito: El litoral

La contundencia de Burlando y Améndola

Los representantes de Silvino Báez y Graciela Sosa expresaron su conformidad con los alegatos de la fiscalía, argumentando que sostienen “una opinión muy similar” sobre la presentación de los hechos.

“Hay mucha contundencia en cuanto a que se trata de una asesinato salvaje, horroroso, donde todo el mundo sabe que a Fernando lo acorralaron, lo atacaron entre ocho personas, planearon la situación, lo amenazaron previamente, salieron en su búsqueda, lo emboscaron”, enfatizó Burlando.

El abogado del particular damnificado también hizo hincapié en que la imagen de Fernando “de rodillas pidiendo clemencia” ante sus agresores es suficiente para justificar el pedido de prisión perpetua.

Burlando también aludió a la frase “a este negro me lo voy a llevar de trofeo”, atribuida a uno de los agresores, y acusó que los rugbiers “querían un trofeo, se lo llevaron y lo celebraron”. El letrado fue contundente al argumentar que Fernando fue objeto de una cacería humana.

Por otra parte, Burlando señaló a Máximo Thomsen “como el líder de la manada”, y recordó que el acusado le hizo un gesto intimidatorio y amenazó de muerte a su víctima minutos antes de la brutal golpiza. “Anunció el desenlace con un gesto por demás elocuente, el dedo pasándoselo por la garganta”, mencionó Burlando sobre la seña de Thomsen.

Luego de un cuarto intermedio, fue el momento del abogado Améndola de continuar con el alegato. Este destacó uno de los audios enviados por Lucas Pertossi en los momentos posteriores al crimen. El acusado le dice a sus compañeros que estaba “cerca del pibe”, en referencia a Báez Sosa, pero no menciona que estaba cerca del lugar donde se habían peleado.

Esto, para la querella, es una de las pruebas fundamentales para argumentar que el objetivo era únicamente atacar y asesinar a Fernando, ya que su relato se centra en el joven y en su estado de salud. Segundos después, Pertossi proclamaría la infame palabra: “Caducó”.

Por otra parte, los abogados de la querella también hicieron un repaso de todas las pruebas que comprometen a cada uno de los imputados. “Los acusados actuaron como un bloque, como una unidad. Cada acusado aportó su colaboración, golpeó y por momentos era parte de ese cerco humano infranqueable”, sostuvo Burlando.

Como sigue el juicio

Mañana será el turno del abogado defensor Hugo Tomei de presentar sus alegatos en representación de los acusados del crimen. Una vez que finalice esta instancia, el tribunal que preside la jueza María Claudia Castro anunciará la fecha definitiva del fallo, el cual se estima que podría realizarse el 31 de enero.

Compartir:

Seguir Leyendo

Nota al Pie | Noticias en contexto