Ene 13, 2023 | Zona Ambiental

La sequía y el desafío de cambiar el modelo productivo agroindustrial

Ante la falta de lluvias en distintas zonas del país, Nota al Pie dialogó con el periodista ambiental Ricardo Serruya, quien contó cómo daña la agroindustria al ciclo hidrológico y se refirió a la alternativa de la agroecología.
modelo
El modelo de la agroindustria y las deforestaciones causaron un daño irreversible al ciclo hidrológico de América del Sur. Crédito: Télam.

En las últimas semanas se difundieron, en redes sociales y medios de comunicación, alarmantes imágenes de las sequías alrededor del país. En este marco, el Gobierno declaró la emergencia agropecuaria debido a que la falta de lluvias perjudica severamente a los negocios agrícolas y ganaderos, entre otros.

La respuesta que las autoridades propusieron frente a la sequía que afecta a casi el 55% del país se centró en el acompañamiento financiero e impositivo a les productores afectades. Esto muestra que la crisis ambiental no toma la relevancia necesaria para que el arco político tome cartas en el asunto, más allá de intentar paliar los impactos económicos que causa la sequía en los cultivos.

En este sentido, es necesario instalar en la sociedad la conciencia de que la sequía y otras problemáticas ambientales no son naturales. Estas son consecuencia de un modelo productivo que no tiene en cuenta el cuidado del medio ambiente y que, al contrario, avanza en su destrucción.

Nota al Pie entrevistó al comunicador social, periodista ambiental y docente Ricardo Serruya sobre la responsabilidad del modelo productivo agroindustrial y extractivista en los episodios de sequía y sus consecuencias en el ecosistema.

¿De qué forma el modelo productivo agroindustrial afecta el ciclo hidrológico?

El modelo productivo agroindustrial afecta no solo el ciclo hídrico sino todo el ecosistema de diversas maneras. La primera tiene que ver con el calentamiento global o la crisis climática. La misma tiene varias causas, la que siempre se habla es la emanación de gases pero también figura la cantidad de veneno, de agrotóxicos que se tira al ambiente

Argentina es el país que más agrotóxicos tira en relación a litros/hombre o litros/hectáreas de tierra. Para que tengamos una idea, donde vivimos 12 millones de habitantes se tiran alrededor de 600 o 700 millones de litros de veneno por campaña. Esos litros de veneno afectan el medio ambiente, favorecen el calentamiento y la crisis climática, lo cual es una de las causas de la merma de lluvias.

Además, está la deforestación. La Argentina está deforestando a una tasa cinco veces más grande de lo que se tala en el mundo. La extensión de la frontera agropecuaria, que donde antes había bosques y montes nativos sean transformados en llanura para allí poder hacer mayor cultivo de algún producto transgénico, es un eslabón más en la afección de la crisis climática y en la ausencia de lluvias.

Hay muchos elementos más, como la minería a cielo abierto y otros sistemas productivos de hoy. Por ejemplo, con la extracción de litio en el Norte se le está sacando la humedad a algunas salinas. En un lugar sumamente seco sacar la humedad también afecta a los ríos, porque estos tienen diferentes maneras de alimentarse y aumentar su caudal de agua. Uno es obviamente por las lluvias, pero también los ríos se alimentan del deshielo y al tener menos deshielo por la crisis climática no reciben agua de los glaciares. 

El río Paraná se alimenta de lo que se conoce como “ríos voladores”, son ríos que viajan por la cordillera al Paraguay y a nuestro país y que vienen de la Amazonía. Siendo la Amazonía arrasada por la tala de árboles esto no se produce. 

La escandalosa deforestación no solo ocurre en la Amazonía, también en el gran Chaco americano, que proporciona agua para la mayor parte de la agricultura que alimenta nuestra población de Sudamérica y que además brinda agua a las mayores ciudades del continente. La deforestación agroindustrial del bosque tropical ha dañado el ciclo hidrológico de todo el continente.

modelo
Más del 55% del país sufre la falta de lluvias. Crédito: Economía Sustentable.

¿Cuál es el impacto ambiental que produce la sequía?

Los impactos son diversos. La ausencia de caudal de agua hace que muchas poblaciones hoy sufran escasez de agua tanto para riego como para consumo de agua potable. Sólo el río Paraná alimenta de 25 a 30 millones de argentinos: la baja de su caudal trae problemas de provisión de agua potable.

Otros problemas que trae es a los peces migradores (en el Paraná serían el dorado, el patí, el surubí, el sábalo, el manguruyú). Se llaman así porque se reproducen aguas arriba y se alimentan aguas abajo. 

La ausencia del caudal de agua hace que no puedan nadar con facilidad por lo tanto no pueden reproducirse. Y si llegan a hacerlo con mucho esfuerzo finalmente muchas veces no pueden ir aguas abajo a alimentarse. Se han visto este último tiempo imágenes desoladoras de muchos peces que mueren por la ausencia de oxígeno, por estar tan baja el agua.

La cantidad de lagunas y arroyos que son alimentados por el río Paraná también están siendo afectados. En esos arroyos y lagunas, entre otras tantas funciones, está la de hacer de cortafuegos. Hace más de dos años, casi tres, estamos viendo en muchos espacios verdes la quema que se produce en más del 90% por la mano del hombre. Antes las lagunas y arroyos permitían que el fuego no avance y hoy avanza. 

Otro de los grandes impactos es el calor agobiante. También, la cría de la fauna ictícola de los ríos, peces o tortugas por ejemplo, empiezan a mermar y sabemos que cuando una especie falta generalmente otra abunda. La naturaleza es una bellísima orquesta que está generada para que haya un equilibrio en el ecosistema, de tal manera que una especie se alimenta de otras en esa cadena.

modelo
El periodista ambiental Ricardo Serruya afirma que es posible sustituir el modelo productivo vigente por la agroecología. Crédito: Actualidad Jachallera.

¿Cuál es el panorama para el futuro cercano si no hay un cambio en el modelo productivo?

Muchos científicos hablan de que estamos muy cerca de la sexta extinción masiva. Desde que se conoce la historia de la vida en este planeta hubo cinco extinciones masivas, todas fueron por cuestiones exógenas (fuera del planeta), por glaciaciones, meteoritos, enormes inundaciones. Esta sería la primera ocasionada por el hombre, endógena (desde adentro). La forma de vida racional es la que está matando otras especies y mataría su propia especie.

Cambiar el modelo productivo es una alarma y un paradigma que se plantea. Muchos dicen que no se puede cambiar el modelo productivo, que este es el sistema (el cultivo de siembra directa, el cultivo extensivo y fumigado) que da de comer al mundo. Es una enorme falacia y mentira: cada vez tenemos más hectáreas cultivadas y más gente con hambre.

¿Hay una manera de producir distinta? Claro que sí: se llama agroecología. Es falso que la agroecología es solo en pequeña escala, también puede generarse en alta escala. De hecho, lo que llega a la mesa es lo que producen los campesinos, los productores familiares y demás. El gran desafío absolutamente posible es generar un modelo productivo que además sea mucho más equitativo, que le dé de comer y le de trabajo a la gente y que además no dañe el ambiente.

Compartir:

Seguir Leyendo

Nota al Pie | Noticias en contexto