Nov 16, 2022 | Cultura

Las Pastillas del Abuelo y el agite del Oeste, dos pasiones combinadas

En el marco de sus 20 años, la banda de Balvanera se presentó el sábado pasado en el Microestadio GEI, en Ituzaingó. Nota al Pie estuvo presente y te cuenta cómo se vivió el recital en el conurbano bonaerense.
LPDA
Las Pastillas del Abuelo se presentaron en el Microestadio del Club Gimnasia y Esgrima de Ituzaingó en el marco de la gira por los 20 años de la banda. Crédito: María Josefina Severino.

Las Pastillas del Abuelo (LPDA) continúan de gira celebrando sus 20 años de trayectoria. En ese marco, el pasado sábado 12 se presentaron en Ituzaingó, en la Zona Oeste del conurbano bonaerense. 

La banda de rock, oriunda del barrio porteño de Balvanera, brindó un show en el Microestadio del Club Gimnasia y Esgrima de Ituzaingó (GEI), ubicado en General Alvear 1106.

En esta oportunidad, la mística pastillera se combinó con una famosa pasión difícil de explicar: la del Oeste del conurbano. Antes del show, que estaba pactado para las 20 horas, las calles ituzainguenses estaban casi irreconocibles, colmadas de personas que se acercaron a ver y escuchar a la banda.

Por unas horas, la tranquilidad que suele rodear al Microestadio GEI cedió el lugar a una oleada de fans de diferentes generaciones. La fila para entrar al predio daba la vuelta a la manzana, con un ambiente típico de recital: autos estacionados con música de LPDA, banderas, puestos de remeras y vendedores ambulantes.

De esa forma, el público ituzainguense y de localidades aledañas se preparaba para la fiesta que implica cada recital de la banda formada por Juan Germán “Piti” Fernández (voz y armónica); Alejandro Mondelo (teclado y coros), Juan Comas (batería); Fernando Vecchio (guitarra); Santiago Bogisich (bajo); Joel Barbeito (saxofón y coros) y Diego “Bochi” Bozzalla (guitarra y coros).

El comienzo de la fiesta

En la previa del recital, y como para sumar más Oeste a la noche, a las 21 subió al escenario la banda Eppurse Muove, de Ramos Mejía. Con Joel Barbeito como saxofonista invitado, el grupo se encargó de alimentar las ansias del público que esperaba por LPDA.

Luego de media hora de música, la banda telonera se despidió para dar paso a la cumpleañera. A esa altura, la euforia del público ya era incontenible. “Piti tiene razón, Piti tiene razón, esto es una fiesta la puta madre que lo parió”, entonaban los cientos de personas presentes en el lugar.

LPDA
El líder de la banda, Piti Fernández, le puso voz y corazón a cada tema interpretado. Crédito: María Josefina Severino.

A pocos minutos de las 22, los músicos salieron finalmente al escenario, en lo que sería sólo el comienzo de dos horas a pura música y pogo. Para comenzar, los veinteañeros eligieron un clásico de la banda: “Amar y envejecer” del disco Las Pastillas del Abuelo (2006).

Luego de los inconfundibles rasguidos y batería del tema que integra el segundo álbum de estudio de la banda, Piti comenzó a cantar coreado por todo el público pastilIero. “Me escapé del mundo yéndome al norte, pero otro mundo esperaba allá”, se escuchó en todo el GEI.

Un repertorio lleno de historia de LPDA

A continuación de uno de los temas icónicos de la banda llegó “Historias”, también incluido en el disco lanzado en 2006. De inmediato pasaron a una de sus canciones más recientes, al interpretar “Inmediatez”, tema estrenado este año. 

De esta forma, el repertorio del show alternó canciones clásicas y nuevas. Así pasaron, sin escalas, de “Cerveza”, incluido en el primer disco de la banda (Por Colectora, 2005), hasta su último tema, lanzado en septiembre pasado junto a Abel Pintos y titulado “Dulce”.

De Por Colectora, la banda también interpretó “Skalipso”, mientras que el resto del recital estuvo dedicado a los discos siguientes. Las Pastillas del Abuelo fue el álbum del que más canciones tocaron. “Desde la postura”, “Locura y realidad”, “Tantas escaleras” y “Enano” fueron algunos de los temas elegidos, dejando otro clásico para el final.

En tanto, para Crisis (2008) hicieron una seguidilla de canciones, que comenzó con “Qué es Dios?”, dedicada a Diego Maradona. Tema icónico si los hay, protagonizó uno de los momentos más emotivos del recital, ya que desde la muerte del astro del fútbol se volvió aún más sentido para muches fans. Esto, sumado a la cercanía del Mundial de Qatar, generó en el GEI un clima futbolero intensificado por las imágenes que mostraban las pantallas.

Mientras en los leds con forma de XX por los 20 años de la banda pasaban banderas argentinas y fotos de Maradona, el público pastillero cantaba con pasión: “Muchas gracias, señor Dios. Muchas gracias señor Diez”. 

Las siguientes canciones del disco lanzado en 2008 fueron “Me juego el corazón?”, “Dónde esconder tantas manos?”, “Qué hago yo esperando un puto as?” y “Preposiciones”, esta última publicada en el álbum como “Qué pretendo no saber?

Por su parte, de Desafíos (2011) tocaron “El fondo de tu vida!”, “Ojos de dragón!” y dejaron un plato fuerte para el final del recital.

En tanto, de Paradojas (2015) incluyeron sólo “La Creatividad” para luego remontarse a la época pandémica con dos temas de 2020 (2020): “Interpretación” y “El favor”.

“Soy pastillero, es un sentimiento, no puedo parar”

Al igual que todo recital, la fiesta de LPDA tenía que llegar a su fin, pero no sin antes cantar el feliz cumpleaños. De esta forma, la banda amagó a terminar el show al retirarse del escenario y dejar lugar a “Perico”, amigo de los músicos.

“Como en todo cumpleaños siempre hay invitadas, invitades, invitados. En este caso son ustedes con la cuota agitera del Oeste”, expresó. De esta forma, “Perico” tocó un punto sensible en el público ituzainguense, que estalló en gritos de festejo.

LPDA
LPDA interpretaron canciones icónicas de la banda, desde aquellas incluidas en su primer disco, “Por Colectora” (2005) hasta su último sencillo, “Dulce” (2022). Crédito: María Josefina Severino.

Luego del “falso final”, característico de los recitales, llegó el momento de entonar el feliz cumpleaños, seguido por un: “Olé, olé, olé, olé, olé, olé, olá, olé, olé, olé, cada día te quiero más. Soy pastillero, es un sentimiento, no puedo parar”.

En ese momento, LPDA volvieron al escenario e interpretaron las últimas dos canciones que habían dejado para el final. Los acordes inconfundibles de “Viejo Karma” (Desafíos) aumentaron la euforia del público.

Sin embargo, cuando parecía que la emoción no podía aumentar más, Piti tenía otra sorpresa. Al terminar de cantar, bajó del escenario y se acercó a quienes se encontraban en las primeras filas del público. A continuación, comenzó a sonar “Otra vuelta de tuerca” (Las Pastillas del Abuelo) tema infaltable para cerrar el recital. 

“Que se hayan inventado Las Pastillas del Abuelo y por supuesto la 20 que explota”, es tal vez una de las frases más repetidas y sentidas por el público pastillero.

A ella, el líder de la banda sumó otra: “La famiglia, le amici e le piccole cose”. Esas fueron las palabras de Piti Fernández para expresar lo que realmente importa en la vida y a lo que se refiere la canción que es, en definitiva, la esencia de Las Pastillas del Abuelo.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota al Pie | Noticias en contexto