Sep 13, 2022 | Cultura

“Moonage Daydream”, un documental para descifrar al verdadero David Bowie

Su director, Brett Morgen, se abre camino a través del mundo caótico de Ziggy Stardust, el alter ego de la camaleónica estrella de rock que predijo el siglo XXI en 1971, para ofrecer un retrato del artista. El film se proyectará sólo este 15 de septiembre en salas seleccionadas.
Moonage Daydream
Uno de los únicos inconvenientes de “Moonage Daydream” es que al ser autorizado por sus herederos, evita cualquier tipo de controversia. Crédito: BF Argentina.

Seis años después de la muerte de David Bowie, llega Moonage Daydream, el documental definitivo sobre el artista británico. El film dirigido por Brett Morgen tuvo su gran estreno en el Festival de Cine de Cannes en mayo; y en esta oportunidad tendrá una función única el 15 de septiembre en Cinemark Hoyts, Showcase e Imax.

Hay una imagen famosa, citada a menudo, en la película de 1976 de Nicolas Roeg, The Man Who Fell To Earth. En ella, el personaje de David Bowie, Thomas Jerome Newton, un recién llegado al planeta, se muestra hipnotizado por un banco de numerosas pantallas de televisión: una Torre de  Babel de canales de la que drena información. 

La escena es conocida sobre todo por el sentido de rima que hace juego con la capacidad de la vida real de Bowie para absorber y refractar el caos mediático que proliferó en el último tercio del siglo XX.

También sirve como piedra angular para Moonage Daydream de Morgen; una ráfaga maximalista, sobrecargada de psicodelia, de la música, las pinturas, las ideas, las influencias y las entrevistas de Bowie a lo largo de los más de 50 años de su carrera.

A través de magníficas imágenes e interpretaciones hasta ahora desconocidas, anclada por las palabras y la música de David Bowie; el documental invita a los espectadores a sumirse en un mundo único, el mundo “Bowie”

“Moonage Daydream”, un viaje psicodélico a través de imágenes inéditas 

Con el acceso aprobado por los herederos de Bowie a millones de elementos de archivo no vistos, el documental creado por Morgen está repleto de nuevo material en vivo que, remasterizado por el productor de Bowie, Tony Visconti, suena inmenso: una versión temprana de  “All the Young Dudes” contrasta con una “Jean Genie” incandescente con Jeff Beck en la guitarra solista. 

El director también entreteje un flujo constante de referencias visuales y muestras, a un ritmo de rotación casi subliminal: atisbos de Murnau; Keaton; Lang; Oshima; Kubrick; Roeg; destellos de la performance y las pinturas de Bowie, y estallidos ocasionales de animación que interpretan las cuerdas y los acordes del artista en armonías como flores supersaturadas de color.

Tomando muy literalmente la fascinación de Bowie por el cosmos, Morgen diseña una secuencia de apertura en la que una luna gira lentamente y una mujer astronauta se mueve a través de un paisaje lunar. El espectador, que avanza con este torrente de información, puede pensar en la influencia de la película experimental Koyaanisqatsi (Godfrey Reggio, 1982), o incluso en la más reciente reconfiguración de la gramática visual del documental de Adam Curtis, como un hipertexto de alusión e interconexión.

Moonage Daydream
Brett Morgen señala la propia obsesión colectiva de la audiencia con el hombre diferente a todo lo que había sucedido antes, y la tragedia de no tenerlo más. Crédito: BF Argentina.

Sin embargo, la película es una pieza que encaja con el trabajo anterior de Morgen en el documental musical: más recientemente Cobain: Montage of Heck (2015), en el que interpretó el desarrollo artístico temprano del cantante de Nirvana a través de animaciones desarrolladas a partir de sus cuadernos y mixtapes; y Crossfire Hurricane (2012), una especie de collage de poemas sinfónicos de las dos primeras décadas de The Rolling Stones

Morgen prescinde del elemento básico de casi todos los documentales: entrevistas con amigues, familiares, crítiques, asociades. Con algunes artistas, esto puede representar un riesgo; pero en el caso de Bowie, hay una gran cantidad de declaraciones interesantes que ofrecieron al cineasta mucho con qué trabajar.

La voz de Bowie como única guía

Las voces externas provienen de las entrevistas televisivas de archivo de Bowie, con figuras como Dick Cavett; Valerie Singleton; Mavis Nicholson y Russell Harty, quienes en estos momentos son como fósiles de una era mediática diferente. Bowie, un actor obligado a improvisar en una conversación, es juguetón pero serio, tímido pero sincero.

Como una asociación libre ampliada, un riff en clave de Bowie, Moonage Daydream procede cronológicamente, pero Morgen nunca se ata a una narrativa árida, sobre todo porque casi nada tiene notas al pie: las fechas son escasas, los subtítulos y las citas están ausentes, excepto cuando se ofrecen por el mismo Bowie.

Además, el director le da al tiempo una cierta elasticidad a la película: la década de 1970 de Bowie tiene la mayor cantidad de tiempo en pantalla. Esto es  comprensible dado que hay artistas trabajando en el presente que han basado carreras enteras en ideas o estéticas seleccionadas de un solo año de la producción de Bowie en esa década.

Después de su apogeo comercial en la década de 1980 y su matrimonio con Iman, los 90 y el cambio de milenio de Bowie pasan como un relámpago, con algunos comentarios proféticos ocasionales sobre las nuevas formas de caos que proporciona Internet. Morgen abordó la relación distante de Bowie con su madre y la pérdida de su medio hermano y primera inspiración, Terry. Sin embargo, nunca se menciona a su primera esposa y a su hijo. 

Dios ha muerto. La búsqueda de significado en un mundo transitorio

La línea directa que Morgen encuentra en la larga carrera y discografía de Bowie es ambiciosa, y lo lleva muy claramente a su punto más cósmico y existencial, desde las mismas citas iniciales en las que Bowie habla de Friedrich Nietzsche y la desaparición de Dios

Moonage Daydream
Morgen se ha hecho un nombre en la esfera documental con películas como Cobain: Montage Of Heck y The Kid Stays In The Picture. En esta oportunidad se enfoca en el. Crédito: BF Argentina.

Es un tono de pensamiento que inicialmente no parecía que la película pudiera sostener: Bowie estaba fascinado por los detalles superficiales de la cultura pop y pulp, y la forma en que podría articular ideas profundas y radicales, pero nunca se habría presentado como un filósofo. 

Pero Morgen entrelaza las reflexiones recurrentes del artista sobre su propio desarrollo existencial e incluso espiritual. Tratando de encontrar significado en un mundo transitorio; a su vez, tratando de encontrarse a sí mismo, o incluso a cualquier yo, en una cadena de identidades transitorias; tratando de encontrar significado en complacer a los demás, y luego a sí mismo nuevamente. 


Y en su última década, se instala la sensación de que Bowie, tal como Thomas Jerome Newton, estaba permitiendo que cinco décadas de trabajo y arte fluyeran a través de él, en todos los canales abiertos.

Notas Relacionadas