Ago 26, 2022 | Fact-Checking

Fake news: origen, tipos, formas de creación y herramientas para detectarlas

El contexto global viene acompañado de muchas noticias falsas y en Nota al Pie te explicamos cómo surgieron, cuáles son sus derivaciones, cómo se crean y qué hacer para reconocerlas.
Cambridge Analytica es uno de los casos más resonantes en el mundo por la incidencia de sus fake news en las elecciones estadounidenses que consagraron a Donald Trump como presidente. Créditos: La Ciudad.

Las fake news es “información fabricada y publicada deliberadamente para engañar e inducir a terceros a creer falsedades o poner en duda hechos verificables”. Según la Red de Periodismo Ético (EJN), esta es la definición correcta para las noticias falsas que impactan en el mundo. Sin embargo, sus orígenes son mucho más antiguos que la explosión vivida en la pandemia por Covid-19.

De este modo, en Nota al Pie te invitamos a conocer su surgimiento, los tipos de fake news y las maneras en que pueden crearse. Además, explicaremos cómo se produce su difusión y cuáles son las técnicas adecuadas para decodificar que es o no una noticia falsa.

El comienzo de las fake news

El concepto fake news es un anglicismo utilizado para definir al contenido falso compartido bajo una aparente información periodística. Pese a que, en el mundo y en particular en Argentina, el término se popularizó durante estos últimos años, su origen es anterior. La pandemia por el SARS-CoV-2 brindó mayor notoriedad, pero la primera noticia falsa se compartió en 1835.

El Great Moon Hoax fue conocido como el Gran Engaño de la Luna, la primera fake news de la historia, según se tiene registro. Créditos: Dialnet.

Por esta razón, el diario estadounidense The Sun, difundió una información errónea cuando anticipó el descubrimiento de vida en la Luna. A través de seis artículos periodísticos, en una suerte de suplemento, ratificó que en agosto de aquel año se confirmó dicha noticia. No obstante, el medio simplemente expuso una noticia falsa para competir con el periódico rival, The New Work Herald.

Esto se debe a que, no sólo era falsa la noticia, sino que, además el artículo llevaba la firma de un médico que no existía. El doctor Andrew Grant, conocido como Richard Adams Locke, fue el supuesto redactor de la nota. No obstante, jamás hubo un profesional con este nombre.

A partir de allí, se han registrado numerosas fake news hasta la actualidad. En particular, en estos últimos dos años.

Clasificación de las noticias falsas

La Federación Internacional de Periodistas desarrolló una guía para combatir la desinformación. Bajo esta premisa, trabajó sobre la clasificación de la organización First Draft, quienes brindan asesoramiento para encontrar, verificar y publicar contenido proveniente de redes sociales. Según los especialistas, hay distintos tipos de fake news.

Por un lado, la sátira o parodia, que no pretende causar daño o engaño. El contenido engañoso implica el uso justamente engañoso de la información con el propósito de incriminar a alguien o algo. Mientras que, el contenido impostor es el tipo de contenido que suplanta a las fuentes genuinas.

Por otro lado, el contenido fabricado es una creación nueva y predominantemente falsa que busca engañar y perjudicar. Una conexión falsa nace con los titulares, imágenes o leyendas, que no confirman el contenido y modifican el sentido de esta conexión. 

En última instancia, el contenido falso es una información verdadera, pero que se difunde en un contexto de cierta falsedad. Mientras que, el contenido manipulado se produce cuando la noticia es adulterada con el objetivo de alterar la realidad y engañar al lector.

La construcción de desinformaciones

El rol de algunas páginas es fundamental para la creación y difusión de noticias falsas. De este modo, Chequeado confirmó la existencia de sitios web dedicados a promover y acompañar la formación de fake news. En este sentido, existen numerosos espacios en idioma castellano que permiten elaborar desinformaciones.

La página ElMundoToday.com es un espacio de humor que impulsa la confección de noticias virales gracias a periodistas y humoristas, quienes diseñan estas noticias falsas. Por otro lado, HayNoticias.es y NoticiasTT.com, le facilitan al usuarie la posibilidad de crear su propia noticia, algo que no sucede en El Mundo Today.

Además, existen plataformas como 12Minutos.com, Noticias-Frescas.com y Tus-Noticias.Info, que proponen crear una noticia para luego difundir en redes sociales. El requisito que imparten los sitios es su apariencia real con el objetivo de dar ilusión de veracidad para obtener interacciones en espacios digitales.

Sin embargo, también existen cuentas de Twitter y Facebook, como es el caso de CN24 Noticias, que trabajan en la creación de fake news. Su objetivo es difundir y tergiversar los títulos para causar desinformación y confusión en el lector. De hecho, Chequeado logró recopilar diversas noticias falsas creadas y difundidas a través de estos sitios web.

La agencia nacional, Télam, lanzó una caja de herramientas para verificar noticias falsas acerca de la pandemia. Créditos: seguirlatam.com.

Tips para reconocer fake news

La difusión de las fake news circula a una velocidad considerablemente superior en comparación con las noticias ciertas. De acuerdo con una publicación realizada por el Massachusetts Institute of Technology en 2018, certificó que las mentiras giran un 70% más rápido. 

Por esta razón, el artículo científico ratificó que «la falsedad se difundió significativamente más lejos, más rápido, más profundo y más ampliamente que la verdad». En consecuencia, https://www.argentina.gob.ar/ lanzó una serie de tips para analizar la veracidad de las noticias.

Según el sitio web, el primer paso debe ser investigar la fuente que dio origen a la noticia en cuestión. Además, verificar quién es el autor del artículo, por ejemplo, para evitar que suceda lo ocurrido con la primera fake de la historia. Luego, leer con atención la noticia y hacerlo en forma completa para evitar compartir una información inexacta.

También es pertinente analizar la relación entre el título, la imagen y el contenido del cuerpo de la nota. La revisión del enlace o URL del sitio web es otro elemento central. Esto permite decodificar que no se trate de un nombre similar a un sitio verdadero por el cual se hace pasar. Asimismo, aplica para una cuenta social.

Por último, el inicio de una búsqueda en Google, en otros sitios web de confianza o en medios de fact-checking es una gran herramienta. Este proceso permitirá validar la veracidad o no del hecho en cuestión. Tampoco hay que perder de vista el rol de bots sociales que ofician como aceleradores de visualización para ampliar el alcance de las fake news.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie