Ago 10, 2022 | Cultura

Tekton: un thriller negro poco común

Gastón Flores y Lisandro Estherren se juntan para contar y ofrecer un noir futurista con mucha acción e intrigas.
Tekton
Un crisol de las ciudades de Arcadia, Imperia y Circa se presentan en la portada del libro. Créditos: Historia de Gastón Flores, arte de Lisandro Estherren.

En 2017, se publica Tekton, historieta escrita por Gastón Flores y con arte de Lisandro Estherren. Siguiendo la línea argumental de un policial negro, los autores se embarcan en una historia que con pocas páginas dice mucho.

Los elementos del género están presentes, pero se crea una mezcla con la ciencia ficción que le da una fuerza e identidad propia a la obra.

Editorial Términus ha lanzado un tomo de lujo, con tapa a color que recopila la historia completa. La obra de 72 páginas busca atrapar a les lectores en una historia misteriosa que poco a poco irá revelando sus colores.

El género negro, es muy utilizado, pero cuando se añaden elementos de fuera, si no se hace de manera correcta, se pone en peligro la obra entera.

Bienvenidos a… ¿Dónde estamos?

Antón es un joven en busca de su pasado. Inmerso en sus dudas, llega a la ciudad de Circa para conseguir información de su familia y de su vida.

Tekton
La arquitectura y el tren como conducto, será lo primero y lo último que las y los lectores vean, un símbolo del viaje que comenzará. Créditos: Historia de Gastón Flores, arte de Lisandro Estherren.

Para lograr su cometido, contrata a Parker, un detective privado ex policía experto en rastreo. Parker en un comienzo le traerá noticias que duelen escuchar, y Antón huye sin pagar el trabajo.

En la carrera por alcanzar al muchacho, se topan con un grupo de punks que quieren secuestrar a Antón. Aquí se hace presente Ilena, una misteriosa chica, hábil en el uso de las armas, y ducha en las artes del combate. Ella salvará a Antón, pero ¿cuál es su propósito?.

Antes de darse cuenta, Antón, Ilena y Parker se encontrarán atrapados en medio de una guerra política. Una batalla entre dos ciudades, Imperia y Arcadia, que tiene que ver con el pasado de todes, y con el futuro de muches más. Un gran drama familiar.

Combinando los elementos de forma correcta

Gastón Flores entiende lo que hace al introducir la obra con imágenes de la gran ciudad, y una estación de trenes. El viaje es uno de los elementos más habituales en el estilo noir. 

Al avanzar, conocemos Circa, una ciudad sucia, mal oliente, entramos en un bar, y conocemos a Parker. Un cliché desde los años 20. Un ex policía recio que se volvió investigador privado.

Tekton
Parker es un tipo duro, pero de buen corazón. Créditos: Historia de Gastón Flores, arte de Lisandro Estherren.

A esta altura, las y los lectores no lo saben, pero ya se han presentado varios elementos clave para la historia. La entrada de Antón, propicia las preguntas para que la persona que tenga el libro frente a los ojos comience a conocer el mundo. 

El chico tiene amnesia, y además de ser otro elemento típico del género, es la tercera pata fundamental dentro del desarrollo del conflicto.

La femme fatale en el rol de Ilena, los malvados goons en este caso representados por Punks secuestradores son elementos típicos. Al igual que las grandes conspiraciones desde las altas esferas. 

Pero todo cambia cuando se introduce la noción de los portales. Circa es una ciudad nexo entre Arcadia e Imperia, y la única forma de acceder, es mediante estos pasajes.

Con los portales se introduce la ciencia ficción, no es de forma sutil, si no, brusca, pero apenas estamos viendo la punta del iceberg. No es Antón el único a quien la memoria se le ha arrebatado, a Ilena también. 

Tekton
Llena es una femme fatale punk que brinda la primera secuencia de acción de la obra. Créditos: Historia de Gastón Flores, arte de Lisandro Estherren.

Los recuerdos que Parker guarda de forma celosa hasta la resolución del acto final, serán la clave del desenlace. Todos los elementos están trabajados con sumo cuidado.

El estilo visual de Tekton

El arte de Lisandro Estherren narra la historia en forma visual y efectiva. Los altos contrastes realizados con puras líneas y negros sólidos son propios del género. 

Las estructuras y los diseños de personajes son realizados con sumo cuidado, algo que se notará en una relectura. Para dar una pista, Antón e Ilena comparten un rasgo en común, y sus narices son testigo de ello.

La acción se desarrolla de manera fluida, utilizando las líneas para conducir la vista de las y los lectores. Como se ve en la imagen sobre este párrafo, unen al Punk de la viñeta grande vertical con la del medio arriba. 

Así mismo, el brazo y el movimiento del goon del cuadro superior derecho, fluye con el movimiento en el sector inferior.

Tekton
Arcadia, la ciudad ideal, construida sobre el sacrificio más grande. Créditos: Historia de Gastón Flores, arte de Lisandro Estherren.

El cuidado movimiento de los cuadros es algo que se mantiene en toda la obra. El diseño arquitectónico de Circa, lo que se llega a ver de Imperia y Arcadia dota de personalidad a la obra. 

Y allí Estherren cuida muchos planos picados sugiriendo la idiosincrasia de los personajes. Por ejemplo, en Imperia, el consejo es visto desde el punto de vista de una estatua de César.

El cierre de la obra es algo que dará a las y los lectores que pensar, porque sugiere una idea a debatir. No solo como final de obra, si no del concepto mismo que se trabajó, algo que Flores y Estherren han logrado con fineza y soltura. Una obra compleja contada en 72 páginas capaz de abrir un buen debate.

La edición de Tekton fue publicada en 2017 por la editorial Términus Libros del colectivo editorial Big Sur. Se realizó con el apoyo del Ministerio de Innovación y Cultura de Santa Fe.

Notas Relacionadas