Jul 29, 2022 | Fact-Checking

Crisis en Sri Lanka: el impacto de las fake news

La guerra de la desinformación golpea al país asiático e incrementa la delicada situación económica tras las protestas y la renuncia del presidente, Gotabaya Rajapaksa.
sri lanka
Verité Research elaboró un libro conocido como “Información desordenada y medios tradicionales en Sri Lanka” que expone las consecuencias políticas y perjudiciales que ocasiona la falsa narrativa de los medios de comunicación en este país. Créditos: Goethe.de.

En los últimos días, Sri Lanka vive un momento muy complejo debido a la crisis económica, financiera e institucional. El presidente de la nación, Gotabaya Rajapaksa, renunció y huyó en un avión hacia Maldivas; y luego a Singapur. En este marco, el rol de los medios de comunicación y las redes sociales incide en la propagación de fake news de todo tipo. 

La escuela de periodismo Poynter, el Instituto de Investigación Verité Research, el medio indio The Print y la organización Internacional de periodismo, Rest of World analizaron el rol de las desinformaciones. Así, en pleno contexto de crisis, el peso de estos datos erróneos es aún mayor.

El país ubicado al sur de la India atraviesa una compleja situación económica, y vive la etapa más crítica en materia financiera desde su independencia. Tras la finalización de sus vínculos con Reino Unido en 1948, Sri Lanka jamás vivió un momento como este. La escasez de combustible, alimentos, medicamentos y la alta inflación golpean a la población.

Las reiteradas manifestaciones y la irrupción de miles de ciudadanos en la oficina presidencial determinaron la huida del entonces mandatario. En pocos minutos, Rajapaksa tomó un avión para refugiarse y el primer ministro, Ranil Wickremesinghe, asumió como presidente interino. 

Con un panorama tan incierto, la creación de noticias falsas incrementó el miedo. Por ello, en Nota al Pie repasamos las principales fake news y el rol que jugó cada intérprete en este escenario crítico. 

sri lanka
El 9 de julio, miles de manifestantes ocuparon el palacio presidencial y el presidente debió exiliarse en el extranjero. Créditos: Independent

El rol de los medios

Poynter señaló la investigación desarrollada por Verité Research. En este sentido, Deepanjalie Abeywardana, directora de investigación de medios, aseguró que «no fueron solo las redes sociales las que contribuyeron, produjeron y difundieron información errónea y maliciosa». Además, recalcó el rol de los medios en el conflicto.

Asimismo, la especialista observó una tendencia a deslegitimar los reclamos realizados por les manifestantes. La circulación de diversos memes fueron un claro ejemplo de esta propagación de fake news. “Algunos medios de comunicación cingaleses llamaron a los manifestantes grupo de jóvenes inexpertos”, dijo. 

Por esta razón, Abeywardana ratificó que “más que desinformación, fue un encuadre mediático”. En consecuencia, las protestas que buscaban la destitución del presidente por corrupción acabaron ridiculizadas. Además, remarcó que hay intereses políticos y económicos en la difusión de desinformaciones.

Ahora bien, la académica lidera una investigación dedicada a recolectar noticias falsas. En 2020, Verité Research halló que los medios de comunicación son los principales difusores de fake news. “Los medios convencionales a menudo se posicionan como distribuidores inadvertidos de contenido falso y dañino”, concluyó.

La difusión de noticias falsas ante la huida de Rajapaksa

El rol adoptado por los medios de comunicación en el mundo tuvo incidencia absoluta en la confección de noticias falsas. Tan es así, que The Print descubrió una fake news promovida por el Daily Mirror, de Reino Unido. El diario británico publicó una noticia a las 10:51 hs del pasado 13 de julio.  

De acuerdo con el periódico, un grupo de manifestantes reclamaba frente a la casa del presidente de Maldivas, la expulsión de Rajapaksa. El entonces mandatario de Sri Lanka estaba exiliado en esta nación tras los incidentes en las oficinas presidenciales.

Ahora bien, Maldives Voice, un medio de comunicación de Maldivas, ratificó que este hecho sucedió horas más tarde. No obstante, la repercusión de estas desinformaciones alcanzó a Ashok Swain. El presidente de la Cátedra de Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) sobre Cooperación Internacional en Agua, compartió la noticia falsa a través de un tweet en su cuenta personal.

Por otra parte, la protesta inició cerca de las 16:15 hs, pero el Daily Mirror y usuaries confirmaron la noticia antes que sucediera. De hecho, The Print halló que Ali Sulaiman, miembro de medios de comunicación en Maldivas, y Shumba Gong, activista social, confirmaron que se trató de una noticia falsa.

sri lanka
“Estas páginas (que comparten y difunden noticias falsas) están haciendo algo bastante siniestro e insidioso”, aseveró Hattotuwa en Rest of World Créditos: The Night Watchman Society

El rol de las redes sociales

La organización Rest of the World rastreó una serie de desinformaciones en redes sociales que tenían por objetivo criminalizar a les manifestantes. Sanjana Hattotuwa, periodista especializado en fake news y miembro del El Proyecto de Desinformación, analizó el tema.

De esta forma, observó que las cuentas y páginas de Facebook asociadas con la familia del presidente Rajapaksa compartían memes para restarle valor al reclamo. “Hay un intento en curso [para desacreditar las protestas] que ha sido diseñado por un grupo de páginas vinculadas a la familia”, afirmó Hattotuwa ante Rest of the World.

Por este motivo, el especialista señaló que en redes sociales, usuaries aseguraron que las marchas comenzaron gracias a un financiamiento de fuerzas “externas”. Así, Hattotuwa lo definió como un acto de “corrupción narrativa”. Incluso, el 3 de abril, el gobierno prohibió el uso de redes sociales como WhatsApp, para desalentar las protestas.

Hattotuwa halló que las noticias falsas promovidas por la familia Rajapaksa iniciaron en 2018. En aquel año, observó 2800 páginas, grupos y sitios web que difundían desinformaciones. Además, estas noticias promovían el odio y el racismo, en particular hacia los musulmanes y tamiles, grupo étnico nativo de Sri Lanka.

En consecuencia, el académico aseguró que “el objetivo de las páginas es desviar la atención y la ira de la Primera Familia; mientras que en el pasado era para generar odio, dolor y daño contra una comunidad específica”.

Notas Relacionadas