Jul 12, 2022 | Economía, Zona Ambiental

PBA: prohíben la producción y comercialización del trigo transgénico HB4

Mientras organizaciones medioambientales argumentan que el trigo HB4 trae graves consecuencias para la salud y el ecosistema, el sector agroexportador se preocupa por la contaminación del trigo no transgénico y su comercialización en el exterior.
trigo
El Trigo HB4 se había aprobado dos meses atrás. La decisión generó varios roces entre distintos sectores. Créditos: Agencia Tierra Viva

El Juzgado de Responsabilidad Penal Juvenil de Mar del Plata prohibió temporalmente el uso y liberación a cielo abierto del Trigo Transgénico HB4, una variedad tolerante a la sequía, en todo el territorio de la Provincia de Buenos Aires. La resolución partió de un amparo colectivo planteado por representantes de 40 entidades ecologistas, productores de establecimiento agroecológicos, organizaciones socioambientales y pueblos indígenas. 

La medida será aplicada hasta que se ponga en marcha la Comisión de Biotecnología y Bioseguridad Agropecuaria Bonaerense. Dicha comisión fue establecida por la Ley 12.822, pero nunca constituida. Este comité sería el encargado de evaluar e informar sobre el impacto de la introducción y liberación de material transgénico y anabólicos; además de poner en evidencia sus efectos sobre recursos naturales, salud, producción y comercialización.

En mayo de este año, el gobierno nacional aprobó finalmente el trigo transgénico con tolerancia a la sequía en el territorio argentino. El HB4 es de desarrollo nacional, en una colaboración pública y privada de 18 años entre Bioceres y el grupo de investigación de Agrobiotecnología del Litoral que responde al CONICET. Esta área está a cargo de la Dra. Raquel Chan, responsable de la investigación. 

No obstante, luego de dos meses de la noticia, la cual fue celebrada por el Ministro de Agricultura, Julián Andrés Domínguez, el Juzgado decidió suspenderla. La marcha atrás del visto bueno tiene que ver con la disconformidad de varios sectores.

trigo
HB4 es el primer trigo transgénico del mundo. Fue desarrollado por el CONICET en colaboración con Bioceres del sector privado. Crédito: El ABC Rural

Trigo HB4, producción nacional

El Trigo Transgénico HB4 es el primer trigo transgénico del mundo, sus semillas están tratadas con productos 100% biológicos de altísima calidad. El tratamiento incluye un biofungicida y un bioestimulante. Ambos productos están desarrollados en base a cepas especialmente seleccionadas, tanto por su alto grado de protección como por su capacidad de activar mecanismos naturales que impulsan el crecimiento de las plantas. 

El trigo HB4 había sido aprobado en octubre de 2020 por resolución del Ministerio de Agricultura de la Nación, pero una decisión semejante en Brasil condicionó la autorización definitiva para su siembra y la comercialización de las semillas. Las autoridades técnicas brasileñas no aprobaron el cultivo, pero sí el consumo de sus harinas y derivados. Aunque en primer término las autoridades nacionales dijeron que eso no era suficiente, una orden del ministro Domínguez impulsó su aprobación definitiva en mayo pasado. 

Además de estar autorizado por el Gobierno para la comercialización de sus variedades, el HB4 cuenta con avales en Brasil, Australia y Nueva Zelanda. Recientemente en Estados Unidos, la Administración de Alimentos y Medicamentos concluyó positivamente una revisión de la seguridad del cultivo.

Luego de conseguir el visto bueno para sembrar HB4, Bioceres anunció que no iba a vender la semilla, manteniendo la siembra del trigo bajo un esquema de identidad preservada. En este esquema se cede la semilla a productores particulares con los que firma un acuerdo para aplicar protocolos especiales. En las contemplaciones de estos contratos, Bioceres tiene el control de todo el proceso.

Aunque hayan sido autorizados por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), la Unión Europea lleva varios retrasos en el tratamiento legal de transgénicos. Esto desencadena en menos competitividad en el sector agrario y pone en riesgo la competitividad en el sector ganadero. 

En 2015, tras la presión de los lobbies anti-transgénicos, entró en vigor una normativa sobre los productos alterados genéticamente. Frente al corte de importaciones desde Ucrania por la guerra con Rusia; con el fin de incrementar los inventarios, Francia y España propusieron eliminar las restricciones a los granos genéticamente modificados provenientes de la Argentina, Sudamérica y Estados Unidos.

La cadena triguera

Varios sectores que componen la cadena triguera, tanto movimientos socioambientales como productores agroecológicos, se oponen a continuar con la producción de trigo transgénico. Al consultar con militantes socioambientales estos plantean que es dañino, tanto para el ambiente como para la salud; mientras que al sector agropecuario le preocupa el impacto comercial y la contaminación del trigo no transgénico. 

“Entre los argumentos figuran las consecuencias que tuvimos y tenemos por la expansión de la soja transgénica y el glifosato desde 1996 hasta la actualidad. En el aire y el agua, los residuos en la leche materna, aumento de cáncer, abortos espontáneos y en general el incremento de enfermedades diversas en los pueblos fumigados” expresó Lucas Landívar. El abogado, integrante del colectivo Generaciones Futuras, fue quien impulsó la medida cautelar.

“Se lo publicita como un diseño transgénico resistente a la sequía y un avance promisorio de la ciencia argentina, pero se oculta que en realidad se trata de un nuevo paquete tecnológico con uso de agrotóxicos”, denunciaron las organizaciones Colectivo Trigo Limpio y Científicxs Autoconvocadxs.

Por otro lado, desde el sector agropecuario expresaron una gran preocupación  frente a la decisión del gobierno nacional de permitir la siembra de trigo HB4. “Si bien estamos a favor de la tecnología, no tenemos certezas del impacto que puede tener en la comercialización del producto en los mercados externos”, indicó Nicolás Pino, presidente de la Sociedad Rural Argentina. A Pino le preocupa la potencial pérdida de mercados internacionales a partir de la contaminación que producirá sobre otros trigos no transgénicos.

La Sociedad Rural, la Federación Agraria, CRA y Coninagro se mostraron en descontento con la producción y comercialización del HB4. “Tan elevado nivel de producción hace realmente imposible su control por las autoridades oficiales, razón por la cual será inevitable que se genere un proceso de contaminación de los trigos no modificados genéticamente”, advirtieron.

trigo
Organizaciones socioambientales y el sector agropecuario bregan por la suspensión del trigo HB4. Créditos: Agencia Tierra Viva

Precios en alza

Según anunció la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAOEl), el precio mundial del trigo continúa subiendo. Tras un récord histórico en el mes de marzo a raíz del conflicto bélico en Ucrania, el índice FAO de los precios alimentarios, que sigue la variación mensual de los precios internacionales de una canasta de productos básicos, bajó 0,6% debido a la caída de los aceites vegetales y los productos lácteos.

Al cumplirse 100 días del conflicto armado que ha desestabilizado a mercados y cadenas de suministro en todo el mundo, este índice FAO se eleva a 157,4 puntos. Sin embargo, desde mayo de 2021, mantiene un 22,8% de alza anual registrada. Al mismo tiempo, los precios del trigo aumentaron 5,6%; esta alza está vinculada al anuncio de un embargo de las exportaciones de India, preocupaciones por las condiciones de los cultivos en varios grandes países exportadores y una reducción de las proyecciones de producción en Ucrania. 

Notas Relacionadas