Jun 3, 2022 | Cultura

“Superman: las cuatro estaciones”, un estudio sobre el ser humano

Jeph Loeb y Tim Sale exploran la vida del superhombre desde el punto de vista de sus allegades y ponen bajo la lupa a la humanidad misma.
Superman: las cuatro estaciones
Superman se representa como un hombre humilde. Frente a su figura magnánima, se contrapone un texto que permite ver a través de él. Crédito: Guion de Jeph Loeb / Arte de Tim Sale.

En 1998, Jeph Loeb y Tim Sale fueron un faro de luz en una década oscura para DC Comics. La dupla que ya había trabajado en Batman El Largo Halloween (The Long Halloween) tomó las riendas en la creación de Superman: las cuatro estaciones. Esta historia de cuatro números es un estudio sobre el personaje como ser humano que al día de hoy se considera una de las mejores historias del Hombre de Acero.

Antes de los cómics, Jeph Loeb se desempeñó como guionista en Hollywood. El salto al noveno arte lo dio en 1991 con una serie limitada de los Challengers of the Unknown. Esto también supuso su primera colaboración con Tim Sale, con quien luego, en 1996, realizarían The Long Halloween. Esta secuela no oficial de Batman Year One (1987) es la primera de una exitosa lista de trabajos.

Superman: las cuatro estaciones

Dicen que podemos reconocernos de verdad, solo a través de la mirada de aquellos que nos rodean. Superman no es un ser humano, en lo que a especie se refiere, pero lo es en todo lo demás. Como un chico criado en una granja en Kansas, ha crecido educado por dos de las personas más maravillosas que una pluma ha escrito alguna vez.

A lo largo de las cuatro estaciones, se puede observar cómo crece para abandonar su hogar y mudarse a Metrópolis. Se verá su trabajo en el Daily Planet (el mítico periódico), y su relación con Lois Lane, quien está destinada a ser el amor de su vida. También se explorará al hombre que se cree dueño de la ciudad, y verá a Superman como una amenaza, el magnate Lex Luthor.

Se podrá ver, llegado el invierno, cómo vuelve al hogar para buscar consejo luego de que Luthor lo derrote; no de forma física, sino en espíritu. El hogar es el alfa y el omega de esta historia, al igual que el de la mayoría de los lectores que recorran estas páginas.

Superman: las cuatro estaciones
La primera gran derrota de Superman ha sido apelar a que conozca por primera vez sus limitaciones. Crédito: Guion de Jeph Loeb / Arte de Tim Sale.

Los puntos de vista como eje narrativo

Con espíritu de novela gráfica más que de cómic, cada episodio de Superman: las cuatro estaciones será narrado por un personaje cercano a Clark Kent/Superman. Los cuatro números estarán nombrados como las estaciones del año, comenzando desde la primavera para terminar con el invierno.

En primavera, como el nacimiento de la vida, la personalidad de Clark será retratada desde el punto de vista de Jonathan, su padre. En este episodio, Loeb y Sale buscarán mostrar la calidez del hogar y todo lo que conlleva para esta pareja criar a este muchacho tan diferente. No se verá como algo fácil, pero se volverá más difícil verlo partir a hacer su vida.

En verano, Lois Lane, la gran periodista del Daily Planet, contará cómo es ser reportera en una ciudad que convive con Superman. En este aspecto, las y los lectores pasan a ser cómplices de Clark mientras Lois explica el día a día de su trabajo. La narrativa se vuelve atrapante y exquisita.

Otoño se verá tras los ojos de Lex Luthor, y cómo su ego es amenazado por este ser que llegó para robarse “su” ciudad. Es aquí cuando todo lo bueno conocido en primavera, es convertido por este genio, en el punto débil de Superman. Su humanidad lo hace realmente vulnerable, Loeb no requirió siquiera el recurso de la kryptonita.

En invierno, Lana Lang explicará cómo comprende a Clark alejándose completamente de él para compararlo con el mundo. En este episodio final, la vecina y secreta enamorada del granjero nos enseña cuáles son los valores detrás de los cuales, él se vuelve un ejemplo. Superman vuelve a Smallville, su pueblo, y se conoce el motivo que hace que él sea realmente quién es.

Superman: las cuatro estaciones
La guía paterna para Clark define gran parte de la obra. Crédito: Guion de Jeph Loeb / Arte de Tim Sale.

El trabajo en equipo como clave maestra

La colaboración entre Loeb y Sale es motivo del impacto de Superman: las cuatro estaciones. Ambos artistas saben comunicarse a la perfección y conocen cómo se desempeña su compañero. Para esta obra, Loeb aprovecha el estilo pictórico de Sale y utiliza una narrativa en el texto que se funde con las contraposiciones visuales del dibujante.

Podemos ver a un Clark enorme, en comparación con cualquier otra persona. Hasta se puede ver cómo los brazos de su madre pueden abarcarlo. Los colores que Sale eligió también se funden con los textos de ensueño de Loeb. Las piezas de arte son cuadros que, si bien parecen acuarelas, al acercar el ojo se nota el trazo del lápiz que colorea.

Los artistas logran desarrollar una historia, que asemeja a una fábula, y termina con una gran moraleja. Esto se retrata perfectamente en el diseño y arte de las páginas. Las Cuatro Estaciones comienzan como un cuento sobre Superman, para terminar como un reflejo de la humanidad misma.Recientemente, Editorial OvniPress ha lanzado una edición nacional de esta historia. Anteriormente había llegado al país de mano de Salvat, importada desde España en el tomo 17 de la colección “Batman y Superman”.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota al Pie | Noticias en contexto