Mar 30, 2022 | Cultura

Un Libro Quemado: una mirada feminista a principios del siglo XX

El libro que reúne los trabajos periodísticos de la escritora Alfonsina Storni tendrá su tercera reimpresión y estará disponible en abril.
Reeditan libro de Alfonsina Storni1 fuente AGN
En 1920 Alfonsina Storni ganó el Primer Premio Municipal de Poesía y el Segundo Premio Nacional de Literatura por Languidez.Crédito: Fuente AGN.

Alfonsina Storni es una de las autoras más relevantes en nuestro país. Conocida por su poesía y su trágica muerte. Sin embargo, entre sus escritos también se puede observar una perspectiva crítica e irreverente a las costumbres y normas de su época. 

La escritora nació en 1892 en Suiza pero creció en Argentina. Ingresó al mercado laboral desde temprana edad desempeñándose en una fábrica de gorras, luego se desempeñó como actriz a la edad de los 13 años lo que le permitió recorrer varias provincias del país. Se formó además en la carrera de maestra, profesión que ejerció en conjunto con su faceta de poeta en las revistas  Mundo Rosarino y Monos y Monadas.  Una vez llegada a Buenos Aires en 1911, trabajó como cajera en la tienda «A la ciudad de México», como  maestra y en la revista Caras y Caretas. Mientras a su vez se ocupaba del rol de madre soltera.  

En los años activa como escritora Storni incursionó en distintos géneros como el humor y buscó romper con los estereotipos en torno a lo femenino.  Su primer libro, fue La inquietud del rosal, publicado en 1916. A  los dos años publicó El dulce daño.  En pocos años posteriores publicó Irremediablemente en 1919  y Languidez  en 1920. 

Manifestación feminista 

Durante los primeros años de publicaciones asiduas de la poeta, también se dedicó al periodismo como colaboradora en la revista La nota dentro de la sección Femeninades y Vida femenina. Asimismo lo hizo en el diario La Nación con Bocetos Femeninos. 

Reeditan libro de Alfonsina Storni2 fuente AGN
Alfonsina Storni fue parte de la creación de la Sociedad Argentina de Escritores.Crédito:Fuente AGN.

La autora usaba las típicas columnas femeninas que se enfocaban en el mundo de las tareas del hogar relacionadas a la crianza de hijes, la cocina, la limpieza entre otras.Como un espacio en el cual incorporó temas polémicos tales como la presencia de la mujer en el mercado de trabajo y su rol en la sociedad moderna. Su escritura crítica la ubican dentro de una contracorriente de voces como las de Virginia Woolf, Clarice Lispector y Silvina Ocampo.

Un Libro Quemado

Los relatos publicados en esas columnas son estudiados y tomados para la conformación de «Un libro Quemado» el cual tuvo su primera edición en el 2014 bajo la editorial Excursiones

 Un libro Quemado reúne escritos que fueron publicados entre 1919 y 1921 en la revista La Nota y el diario La Nación, donde se publicaron títulos como  “¿Quién es el enemigo del divorcio?”, “Los defectos masculinos” o “¿Por qué las maestras se casan poco?” 

Es a partir de sus relatos que se puede reconstruir fragmentos de las vivencias femeninas de los primeros años del siglo xx. Época en la que el feminismo por lejos  llegaba a la movilización actual, misma suerte corría que se hablaran de temas que implican una opresión a las mujeres en su vida cotidiana o el lugar que ocupaban en lo social. Por ejemplo en Femenidades Alfonsina Storni incorporo dos temas polemicos en marzo de 1919, la candidatura de la diputada Julieta Lanteri, fundadora del partido Feminista Nacional y la huelga de las telefonistas que exigian mejores condiciones salariales. 

Reeditan libro de Alfonsina Storni3 fuente AGN
El 18 de octubre de 1938 escribió último poema: Voy a dormir. Crédito: Fuente AGN.

Textos criticos 

Los textos de la escritora fueron criticados por su abordaje y a su vez, sucedió lo mismo por su manera de encarar la maternidad soltera sin complejo alguno. 

De la mano y mirada de Alfonsina Storni, en conjunto con las recopiladoras  Mariela Mendez, Graciela Queirolo y Alicia Salomone se pone en la mesa la construcción sociocultural en la que los discursos legales, médicos educativo y publicitarios normaron la identidad femenina centrada en el cuerpo, lo doméstico y la maternidad. Las selectoras en una de sus ediciones explican que  Storni realizaba sus relatos críticos  desde diferentes estrategias discursivas como la ironía, la sátira, la parodia y la construcción de un narrador que la enmascara. 

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota al Pie | Noticias en contexto