Feb 27, 2022 | Zona Ambiental

Animales e incendios: la ardua tarea de rescatar y rehabilitar

Ya son miles los animales quemados o lastimados como consecuencia de los focos ígneos en Corrientes. En este marco, Nota al Pie conversó con Sebastián Di Martino, de la Fundación Rewilding y Catalina Mancedo, del Centro de Conservación Aguará.
Animales e incendios
Antes de que el fuego llegue al Centro de Reintroducción de Yaguareté (CRY) y de Nutria, en San Alonso, corazón de Iberá, los animales que se encontraban en los corrales de presuelta fueron trasladados a sitios seguros. Crédito: Fundación Rewilding Argentina

Si bien la lluvia trajo algo de calma a Corrientes, algunos focos de incendios todavía perduran. También quedaron heridas y quemaduras de la fauna silvestre, en su intento por escapar del fuego. Las consecuencias son graves, ya que muchos animales han muerto y otros tantos necesitan tanto atención veterinaria como agua y comida. En ese intento de huir, algunos son atropellados en las rutas y otros terminan como mascotas, como suele suceder con las crías de carpinchos.

Ante esta situación, Nota al Pie dialogó con Sebastián Di Martino, director de Conservación de la Fundación Rewilding Argentina; y con Catalina Mancedo, guardaparque y coordinadora del Área de Difusión y Educación Ambiental del Centro de Conservación Aguará

El proceso de restauración del Iberá

La Fundación Rewilding trabaja en la restauración de ambientes naturales mediante la reintroducción de especies clave como el yaguareté; el oso hormiguero; la nutria gigante; el pecarí de collar; el venado de las pampas y el guacamayo rojo. Además, donaron las tierras que hoy están protegidas dentro del Parque Nacional Iberá. En distintos sectores de la provincia poseen instalaciones con corrales de presuelta, donde los animales próximos a liberar aprenden a vivir en libertad. Lamentablemente, uno de estos espacios sufrió los efectos del fuego ya en la primera semana de enero. Desde entonces, según avanzaron los focos de incendios, comenzaron la tarea de trasladar a ejemplares de diferentes especies a un sitio seguro.

Desde la fundación cuentan con brigadistas propios que se suman a les de Parques Nacionales de Corrientes y otras provincias. “El fuego, que puede llegar a ser algo natural en estos ambientes y en algunos casos beneficioso para el paisaje de Iberá, hoy está totalmente descontrolado. Hace dos años y medio que Iberá sufre una sequía importante, sumado a altas temperaturas”, explicó Di Martino. Otra cuestión que sucede en Corrientes es que la actividad ganadera obtiene pastos tiernos a partir de la quema de pastizales, por eso la mayoría de los incendios son intencionales, y sólo muy pocos por rayos. “Esos focos anteriormente se frenaban en una cañada o en una laguna, pero hoy no paran en ningún lado”, aclaró. 

Respecto a los animales lastimados o muertos, Di Martino comentó que todos esos datos se van a saber con exactitud más adelante. “Hay animales que hemos reintroducido hace un tiempo y que viven en completa libertad, ya no los controlamos tanto. Otros, viven libres naturalmente como carpinchos, ciervo de los pantanos y yacarés; y están siendo afectados por el fuego, hay muertos, heridos y quemados”, añadió.

Animales Corrientes
Son miles los animales quemados, heridos o que han muerto a causa de los incendios, mientras que otros son atropellados al cruzar las rutas mientras intentan escapar del fuego. De encontrar un animal silvestre, lo que primero se debe hacer es comunicarse con el Centro Aguará para asesorarse de cómo proseguir. Crédito: Fundación Rewilding Argentina.

Traslado de animales a sitios seguros

Antes de liberar a los animales a reintroducir, permanecen un tiempo en corrales de presuelta. “Son corrales muy grandes con ambientes naturales donde se les enseña a vivir en libertad para después poder soltarlos. Esos animales son los más vulnerables de todos, porque si llega el fuego quedan encerrados en un lugar que, si bien es grande, no tiene escapatoria”, explicó el referente de la Fundación Rewilding. Por eso, a medida que avanzaba el fuego tuvieron que trasladarlos hacia sitios seguros.

Ya han evacuado a los muitúes, un ave parecida a una pava de monte, donde el fuego destruyó su corral de presuelta. En la zona de San Alonso tuvieron que evacuar a las nutrias gigantes y a la única hembra de yaguareté que está en corral.


Cuando los animales son liberados, durante el primer tiempo se los monitorea de forma constante mediante collares satelitales. “Hemos liberado osos hormigueros, pecaríes, yaguaretés y todos están bien”, comentó. Además, los yaguaretés liberados comenzaron a arrojar sus ubicaciones desde sus collares satelitales, lo cual indica que están activos.

En el caso de guacamayos rojos y muitúes, claves para restaurar el ecosistema al diseminar semillas, están en época reproductiva. “Los guacamayos tenían pichones en el nido, por los que se los sacamos y los estamos alimentando a mano, excepto a unos que los trasladamos con sus padres porque no querían moverse del nido, defendiéndolos. Nosotros alimentamos a los padres y ellos a los pichones”, continuó explicando Di Martino. “Los muitu estaban incubando sus huevos, se los sacamos y los estamos incubando en una incubadora”, agregó. Todos esos animales, una vez que pasen los incendios, vuelven a ser liberados.

Rescatando animales heridos

Catalina Mancedo, coordinadora del Área de Difusión y Educación Ambiental del Centro de Conservación Aguará ubicado a 30 km de Paso de la Patria, comentó que están recibiendo un número mayor de animales que en otros años en esta época. “Esto no es solamente a causa de los incendios, aunque esto elevó la problemática de nuestra fauna silvestre. Venimos atravesando una sequía extrema donde los animales ya desde el año pasado venían movilizándose, buscando refugio, cuerpos de agua y alimento”, explicó. 

Los incendios incrementaron el número de ingresos, no solo por quemaduras sino también por atropellamientos en las rutas, al intentar huir del fuego. “También hay casos de caza furtiva, mascotismo y de maltrato animal, las personas no están acostumbradas a la presencia o a coexistir con la fauna silvestre y tenemos que aprender hoy más que nunca a convivir con ellos”, señaló. Además, agregó que en estos dos meses vivieron situaciones en donde las personas rescatan carpinchos o sus crías, o pichones que fueron separados de sus padres, y las toman como mascotas.

Respecto a las especies que reciben ahora, Mancedo comentó que no varía respecto a lo que ya venían trabajando. “Muchas personas nos están conociendo ahora, pero venimos trabajando desde el año 2013. Hay especies que a veces hacemos un rescate esporádicamente y ahora vemos más casos seguidos. Por ejemplo, nunca tuvimos un ingreso de tres osos meleros juntos víctimas de incendios y atropellamientos”, añadió.

Animales Corrientes
El Centro de Conservación Aguará recibe animales heridos y quemados para su rehabilitación y posterior liberación. En este caso, un pichón de tucán rescatado de un incendio inició su rehabilitación bajo el cuidado del área de Atención y Alimentación de Animales Huérfanos y se encuentra en buenas condiciones. Crédito: Centro de Conservación Aguará.

Los monos carayá y las aves son los de mayor ingreso durante todo el año. “Son las que tienen conflicto con el cambio climático, con la sequía, con la destrucción de su hábitat y otros factores”, resaltó Mancedo.

“También tuvimos el ingreso de dos carpinchos adultos, un atropellado y otro con quemaduras, y crías de carpinchos encontradas sobre las rutas, que están todos en rehabilitación”, agregó. Además, entraron dos ciervos de los pantanos, monumento natural de la provincia, que fueron atropellados. “Es común que los animales silvestres ingresen con deshidratación, y con quemaduras en particular los que provienen directamente de los focos de incendio. Nos llegó una cría de guazuncho que lamentablemente no la pudimos salvar por sus condiciones; tenía muchas quemaduras en su cuerpo y en sus patas, y tenía bajo peso”, comentó.

“Es importantísimo que las personas, ni bien encuentren un animal silvestre, por favor se comuniquen con el Centro Aguará. Así nosotros las podemos asesorar en la alimentación y en el manejo porque son animales silvestres y nos pueden lastimar”, informó. También se debe aclarar que, más allá de la empatía con los animales, no hay que tratarlos como mascotas porque eso justamente no es algo favorable para ellos. “Se pueden improntar, es decir, encariñarse por así decirlo con la presencia del hombre, y pensar que el hombre le va a dar de comer y no es así. Los animales se deben rehabilitar para que puedan vivir libres en la naturaleza sin depender de las personas”, señaló.

Equipo de rescate

El Centro Aguará posee un equipo de rescate de fauna que se moviliza por toda la provincia. “Como desde hace unos meses no damos abasto, empezamos a trabajar con la policía de Corrientes, quienes nos traen animales de todas las localidades. Siempre, por supuesto, trabajamos con la Dirección de Recursos Naturales, que también nos traslada animales”, acotó. A su vez, reciben animales del centro de bomberos e inclusive de vecines que se encuentran con animales lastimados en nuestras rutas. “Por eso pedimos por favor solidaridad con estos animales que quieren cruzar la ruta”, agregó.

Actualmente, cuentan con una nueva camioneta 4×4 destinada específicamente al rescate de animales que fue donada gracias a la solidaridad de las personas en una campaña impulsada por el abogado y proteccionista Fernando Pieroni.

La fauna silvestre juega un rol fundamental en la restauración de ecosistemas dañados por la acción del ser humano y para amortiguar los efectos del cambio climático. Reintroducir especies y rescatar y rehabilitar es clave para que los ambientes sean resilientes. 

Cabe mencionar que se necesitan donaciones de insumos veterinarios, cajas transportadoras de animales y también para reparar alambrados y corrales. En estos momentos, la ayuda de todes es indispensable porque todas las vidas importan.

Notas Relacionadas