Oct 2, 2021 | Cultura, Sociedad

Campaña solidaria para salvar al Circuito Cultural Barracas. Parte II

NAP comparte las novedades sobre la campaña de recaudación de fondos para evitar su cierre y entrevista a la actriz Mariana Brodiano
El histórico galpón de Iriarte 2165, en pleno Barracas, está en venta. Por eso, artistas y vecines buscar reunir el dinero necesario para poder comprarlo. Crédito: diarioelapogeo.com.ar

El galpón donde funciona hace 21 años el Circuito Cultural Barracas va a ser vendido, por lo cual la histórica sede puede desaparecer. El pasado martes 28 de septiembre se llevó a cabo el lanzamiento oficial de la campaña de recaudación de fondos para lograr una compra comunitaria del inmueble. A través de un vivo de Instagram, la periodista de Página/12, Candela Gómez Diez, entrevistó a miembros de este proyecto artístico comunitario con los vecinos de Barracas. 

En esa charla abierta, el dramaturgo y Director Teatral del CC Barracas, Ricardo Talento, planteó: «No podemos ignorar lo que nos pasó y como comunidad queremos espantar el espanto. Con esta ceremonia que es el teatro, nos vamos a presentar dentro de poco al aire libre para reencontrarnos. Si uno mira este galpón, es muy especial, tiene muy poco que ver con una sala tradicional de teatro.  Creo que tiene ese espíritu de calle, de cosa de muchos, no de encierro, que eso también tiene que ver con un espíritu, con una estética».

Nota al Pie se comunicó con la actriz Mariana Brodiano. Integrante del equipo de Coordinación del Circuito Cultural Barracas. Además es Directora teatral, co-responsable del área de niñes, y adolescentes y responsable del Área de Gestión y Desarrollo de Recursos.

Sobre la puesta en venta del galpón explicó: “Esto nos pone en estado de emergencia, por un lado, ante la desesperación de quedarnos en la calle. Por el otro, Barracas se quedaría sin la única sala teatral del barrio, se quedaría sin las fiestas en la calle, sin las ferias con productores, sin los espectáculos callejeros que recorren una  parte olvidada del barrio”.

Escenario contra el tiempo

Si no logran alcanzar la cifra de $300.000, peligra la continuidad del espacio teatral comunitario. “Pedimos ayuda al Gobierno de la Ciudad y al Gobierno Nacional, ya que es muy difícil juntar tanto dinero con aportes de la comunidad. Pero hasta el momento, no manifestaron ningún tipo de posibilidad de apoyo”, señaló Mariana.

“De hecho, tampoco recibimos apoyos de forma sostenida para nuestra actividad. Todos los años debemos volver a presentarnos como si recién empezáramos, cuando hace 25 años que venimos trabajando y sosteniendo el movimiento de Teatro Comunitario de la Argentina”, acotó.

“Soñamos que en forma colectiva, la comunidad pueda unir fuerzas y logremos juntar los fondos para intentar que sea nuestra Asociación Civil  quien pueda comparar el galpón”, agregó. Han solicitado el apoyo de destacadas personalidades de la cultura para dar a conocer esta situación e intentar que les ayuden a visibilizar la situación del Circuito Cultural Barracas.

Obra: Los cortocircuitos (2000). Durante ese año, todos los meses el Circuito realizaba fiestas temáticas en las que transformaban el espacio en un club de barrio, una pensión o una kermés. En una de ellas, hicieron un casamiento. Tuvo tanta repercusión que fue el antecedente de El Casamiento de Anita y Mirko, la obra emblema del grupo. Crédito: gentileza CC Barracas

Espacio para la expresión

El Circuito Cultural Barracas es un proyecto de arte comunitario. Para Mariana, es un ámbito de trabajo colectivo para imaginar y producir ideas. También valores y prácticas que sean puentes entre las diferentes realidades, generaciones y espacios geográficos de nuestra comunidad. 

“Somos parte del barrio de Barracas y construimos junto a nuestros vecinos desde el año 1996. Participan en nuestro proyecto alrededor de 200 vecinos de 5 a 90 años”, explicó. El nombre Circuito busca que el proyecto circule y atraviese los distintos grupos socioeconómicos y culturales del barrio.

“Como vecinos nos comunicamos a través de lenguajes como la música y el teatro, ceremonia celebrativa esencialmente humana, y emitimos señales culturales desde nuestro territorio” sostuvo.

“Los Chicos del Cordel”, “El casamiento de Anita y Mirko”, “Zurcido a mano”, “El Loquero de Doña Cordelia” o “Barracas al Fondo” son algunos de los espectáculos que han producido en estos 25 años. Su última producción, realizada en el contexto de la pandemia, es el audiovisual “Barracas, un barrio en experimento Social”.

Haciendo comunidad

“El teatro comunitario nace de la voluntad vecinal de reunirse, comunicarse y organizarse para generar producciones o expresiones artísticas con incidencia en la transformación social y personal”, explicó Mariana. 

Se fundamenta en la convicción de que toda persona es esencialmente creativa y que sólo hay que crear el marco y dar la oportunidad para que esto se desarrolle. “Por eso, en nuestro proyecto los vecinos y vecinas son protagonistas del hecho cultural y generan ficciones propias donde pueden espejarse”, agregó.

Tiempos de pandemia

La llegada del coronavirus y el decreto del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio no detuvieron sus actividades. “Desde los inicios de la cuarentena, comenzamos a hacer un trabajo de creación y construcción de personajes, poniéndolos en una  situación determinada. Cada vecino debía auto filmarse y  luego compartíamos los videos en nuestros encuentros semanales”, comentó. Esta dinámica  duró unos meses. A partir de esto, empezaron a imaginar armar una producción con el soporte audiovisual que dejara un  testimonio de ese año de trabajo. 

“A partir de un texto disparador que nos dio un marco de referencia, empezamos a pedirles que se filmen en situaciones más precisas que tenían que ver con esa historia. Como vimos que había algo que empezaba a funcionar sobre lo que podíamos llamar “la temática del trabajo”, empezamos a construir una dramaturgia y armamos un guión de acciones”, explicó.

El Circuito incluye en sus espectáculos el lenguaje de la murga porteña. En ella se combinan la música, el canto, la dramaturgia, el baile, la actuación, el vestuario, el maquillaje, y permite conjugar en un solo espectáculo intereses y capacidades diversas. Crédito: gentileza CC Barracas

Inventaron un experimento social donde 50 vecinos del barrio, por razones nada claras, fueron elegidos para hacerlo. “¿Qué pasa si nos dan la oportunidad de tomar decisiones sobre el accionar general de la comunidad pero desde mi individualidad?”, se preguntó Mariana. Por otro lado, tomaron la decisión dramatúrgica que fueran les niñes y adolescentes les narradores de esta historia. Y así generaron el audiovisual “Barracas – un barrio en experimento social”.

El presente, desbordante de cultura

Actualmente tienen en funcionamiento los talleres de integración para niñes, adolescentes y adultes. “Hemos realizado varios eventos en el espacio público, frente a nuestra sede, en conmemoración del día de la niñez, para el cumpleaños de Barracas, etc. También estamos realizando ensayos para una producción para la calle, que llamamos de transición entre la etapa de la pandemia y lo que seguirá, que por el momento titulamos «Hay que espantar el espanto”, agregó.

Para comunicarse en relación a la campaña, escribir al mail: ayudanosacomprarelgalpon@gmail.com  

La forma de colaborar es haciendo un aporte en la cuenta abierta para esta campaña:
Cuenta Corriente $ 191-059-012383/3

CBU: 1910059955005901238332

ALIAS: ACELGA.ARMADA.GRAMO

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie