Ago 24, 2021 | Política

Patoteo y apriete a militantes de Libres del Sur

Nota al Pie dialogó con la candidata a Concejal Graciela Noblecilla para hablar sobre los hechos acontecidos.

Integrantes del Frente de Todos, quienes participaron en el apriete. Crédito: Graciela Noblecilla

Este lunes por la mañana, algunes militantes de la lista “Vamos con Vos” del movimiento Libres del Sur, fueron atacades en la estación de Sarandí, partido de Avellaneda, en la provincia de Buenos Aires. En ese momento, les colaboradores de la lista se encontraban repartiendo volantes en la calle cuando integrantes del partido Frente de Todos irrumpieron sus trabajos, sufriendo un apriete con la intención de sacarlos del lugar.

Bajo esta situación de querer ganar territorio y de colocarse a menos de cinco metros del partido de “Vamos con Vos”, la candidata a Concejal en Avellaneda Graciela Noblecilla se acercó hasta el lugar para hablar con quienes estaban volanteando y lograr “las paces”. Pese a esto, desde el Frente de Todos avisaron que iban a ir al siguiente día.

Para conocer en detalle dichos acontecimientos, Nota Al Pie dialogó con la candidata Noblecilla.

¿Es la primera vez que sucede este tipo de situaciones?

Nosotros venimos a la estación de Sarandí  a volantear y a poner los banners hace ya quince días y ayer vinieron ellos. Nos dijeron que esa zona es de ellos y que políticamente tienen un acuerdo con el municipio y les correspondí. La coordinadora y un compañero me llamaron […] les dije que no digan nada, que simplemente sigan volanteando.

No trabajamos así, no es la primera vez que tengo un ataque de ellos. Hace dos años tuve muchísimos ataques […] y lo dejé pasar porque no es la forma correcta. Los vecinos nos conocen,  si todavía mantenemos a Libres del Sur, es porque estamos creciendo cada vez más en la zona. Con nuestros merenderos, con nuestros talleres de costura, con las manualidades, con los compañeros que hacen carpintería […] No les di bolilla porque nosotros seguimos trabajando.


Es un distrito grande en el que podemos trabajar todos los movimientos que quieran. Nadie saca compañeros de ningún lugar; los compañeros están avisados que no tienen por qué contestar ni hacer ninguna represalia porque no nos manejamos de esa manera.

Es más, les dije que sí había mucho quilombo nos retiramos y listo. No voy a exponer a mis compañeros porque volantean en una zona en donde pueden exponerse. No lo hago y no lo voy a hacer nunca.

Ayer vinieron los chicos que cuidan la zona del municipio y nos preguntaron de qué movimiento éramos, hasta que ayer llegaron ellos con ímpetu de que nos vayamos. Porque como ellos tienen un acuerdo político con el municipio se sienten con derecho a hacer y deshacer todo el distrito.

¿Cómo futura concejal qué opinas acerca de estas situaciones?

Yo creo que esto no viene de arriba. Si vos les hablas mal a tus compañeros del otro grupo, ellos van a tener una perspectiva diferente, entonces vienen a atacar. Eso viene desde la dirigencia. Nosotros cuando tenemos las reuniones siempre hablamos de evitar que los compañeros, que vienen a trabajar, eviten estos problemas.

Pese a la situación de buscar pelea por quien volantea, los del FDT se colaron apenas a unos metros de Libres del Sur 

Yo creo que si desde la dirigencia se manejan como si fueran los dueños del distrito, me parece que los propios compañeros asumen ese rol y está mal. Porque es enfrentar a pobres con pobres, y para mi es utilizar la pobreza del compañero, es utilizar la necesidad del compañero y enfrentarse a esto.

Nosotros estamos haciendo una política diferente a esta grieta que hay, nosotros queremos una política diferente. Esto hace que, si vos no pensás igual se convierta en tu enemigo, y eso está mal. Desde Libres del Sur hay muchos compañeros que no están de acuerdo y se respeta esa opinión. Porque si comenzamos a apretar a los compañeros para que piensen igual, entonces no estamos haciendo lo correcto.

Notas Relacionadas

¡RECIBÍ LA MEJOR INFO!

Mantenete al día con las noticias que más te importan

Bienvenido a la actualidad