Jun 26, 2021 | Pueblos Originarios

Año nuevo y rituales de la cosmovisión andina

Tras la celebración del Inti Raymi, las mujeres quechuas comienzan un ciclo de preparación en diversos aspectos de su cultura.
Según Mamay Kantuta Killa Mayu, la transmisión de la cosmovisión andina incluye la enseñanza de “cómo caminar en dualidad”. Foto: argentina.gob.ar.

Este lunes 21 de junio se celebró, en algunas comunidades originarias que habitan lo que actualmente es territorio argentino -así como otras partes de la región-, el Inti Raymi. Esta es una festividad andina que se realiza cada solsticio de invierno en honor a Inti, el Padre Sol, y hace referencia al ciclo solar finalizado, en este caso el año 5528. Tras esta ceremonia, comienza para las mujeres un ciclo de preparación en distintos aspectos de su cultura. 

Nota al Pie dialogó al respecto con Mamay Kantuta Killa Mayu, mujer quechua de la comunidad urbana Ayllu Mayu Wasi, de la actual Buenos Aires, quien remarcó: “somos quechuas del Tahuantisuyo, los hijos del Sol, hijos de los Incas”.

Talleres en la comunidad

La también amauta (hamawt’a en quechua) y guía espiritual, explicó que en su comunidad realizan distintos talleres, entre los que se encuentra la educación sexual desde un punto de vista integral; haciendo referencia a la familia, la crianza y la cosmovisión andina en su totalidad.

“Nosotros tenemos preparaciones, las mujeres el Qoya Raymi Killa, que inicia ahora después del Inti Raymi, después del 21 de junio, hasta el 21 de septiembre, que es la fiesta de las mujeres”, manifestó; y agregó: “Hacemos una preparación de muchos aspectos de las mujeres”.

Por otro lado, la también integrante de la Mesa Técnica de Salud Indígena del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires, comentó que la preparación de los hombres es “a partir del 21 de septiembre, después del Qoya Raymi Killa, hasta el 21 de diciembre, que es el Qhapaq Ñan”. En este sentido, hizo énfasis en que la formación de mujeres y varones se da por separado.

“La salud sexual es importante como forma parte de toda la salud, es algo natural, se conversa naturalmente porque nosotros somos como la tierra, y eso es fundamental, es muy importante”, comentó la mujer. Además, explicó que en este período se hacen ofrendas para la fertilidad, para el cuidado y para “el buen funcionamiento de los órganos”.

Mamay Kantuta Killa Mayu, integrante de la comunidad Ayllu Mayu Wasi. Foto: YouTube Factor Biótico.

Adentrándose en la cosmovisión andina

Si bien la educación sexual es parte de la formación que se da en la comunidad, cabe remarcar que ésta se encuadra en un amplio marco de enseñanzas de la cultura andina. “Lo que hacemos es del mes de julio a septiembre se dan talleres de formación de warmis, de mujeres; y después de septiembre a diciembre, de hombres, pero de formación en todos los aspectos de la cosmovisión de nuestro pueblo”, explicó la hamaw’ta.

“Hay códigos, formas, formas de vestimenta, de cómo caminar en dualidad, cuáles son las energías que manejan las mujeres, cuáles son las que manejan los hombres, los distintos roles dentro de la comunidad indígena”, agregó Mamay Kantuta Killa Mayu. 

Además, la guía espiritual manifestó: “Creemos que nuestras guaguas deben estar acostumbradas a tener el conocimiento de toda la vida, y de forma natural, sin tabú de ninguna especie, pero con sus límites”.

“Nosotros lo que sí acostumbramos es hablarlo las mujeres con las mujeres, los hombres con los hombres. Porque hay una mayor confianza, hay una intimidad compartida, es en círculo”, explicó Killa Mayu; y agregó: “Una vez que ya lo sabemos nos resulta más fluido el poder conversarlo abiertamente en Ayllu, en forma comunitaria”.

Además, la mujer se refirió a las cerámicas de su cultura, cuyas imágenes son testimonio de la “libre sexualidad de nuestro pueblo en un marco de afecto y de respeto”.

Ella y su esposo o “dualidad” Wari Rimachi, también son guías de su comunidad, y atienden el centro intercultural de salud Waka Luna Hampi Wasi. Se trata de una Escuela Milenaria de Pensamiento Andino, donde realizan ceremonias y medicina ancestral; además de brindar cursos y talleres como los mencionados en esta nota.

Ceremonia por el Inti Raymi. A la derecha se encuentra Mamay Kantuta Killa Mayu. Foto: Facebook Qantu Kantuta.

Sobre las lenguas ancestrales

Por otro lado, la mujer hizo referencia a las lenguas indígenas y su lugar en la sociedad. “Hoy por hoy se les está dando más espacio”, comentó; pero recordó que “en muchos lugares no, en los lugares institucionales cuesta”.

En este sentido, hizo hincapié en que “no hay un censo actualizado; el que hay es el de 2010 revela un número irrisorio de la población indígena acá en Argentina, que es un 2,38%, cuando en realidad somos muchos más”.

“Por eso estamos pidiendo que se haga un censo como corresponde, incluyendo a las lenguas maternas”, pidió la mujer.  De esta forma, remarcó su importancia y opinó que “todo parte desde el interés, si hay grupos interesados que pujan por esto las cosas surgen y se hacen. Pero falta interés, porque todavía falta concientizar y despertar la identidad”.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie