Jun 15, 2021 | Zona Ambiental

Neuquén: avanza la construcción del proyecto multipropósito Nahueve

La represa sobre el río Nahueve supone la destrucción ambiental, social y cultural del territorio mediante un extractivismo que no cesa.
“Que los ríos corran libres”. Foto: gentileza de Natalia Carzoglio.

El 3 de junio de 2020, el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, aprobó el proyecto para construir una represa sobre el río Nahueve; ubicado al noroeste de Neuquén. La obra implica una inversión de más de 1100 millones de pesos. 

El proyecto, según la Agencia de Inversiones de Neuquén (ADI) producirá energía y fomentará el turismo. La idea es construir un ojo de agua de seis hectáreas, cría de peces no nativos y una cascada de 100 metros de ancho.

Por su parte, las Asambleas del Agua del Norte Neuquino (Chos Malal, Andacollo, Huinganco, Tricao Malal y Las Ovejas), se oponen a su construcción. También lo hacen las comunidades mapuches y pobladores de la cuenca Alta del Río Neuquén. 

La lucha por la defensa del medioambiente continúa, esta vez contra el proyecto multipropósito, dañino para el ambiente y la población. El río Nahueve tiene a su alrededor corredores de bosques nativos; y sus aguas están completamente limpias. Esta obra implica la destrucción de los mismos; la alteración del arroyo Caripil, afluente del Nahueve; y la posible desaparición del Cementerio Ancestral Caripil. 

Una lucha colectiva incansable

Las asambleas del agua, como primer paso, entregaron una nota firmada por vecines al gobierno local de Los Carrizos. En ella se pidió información de la obra, una audiencia y su suspensión; hasta que no se les consulte a los pueblos si están dispuestos a aceptar el proyecto.

La docente, ingeniera agrónoma e integrante de la asamblea del agua de Chos Malal, Natalia Carzoglio, aclaró a Nota al Pie que “la obra implica un canal del río que en realidad es una tubería forzada de seis metros en profundidad y 12 de ancho en donde va a ir el río Nahueve; eso es lo que estamos tratando de frenar”. En otras palabras, explicó que la idea es “entubar el río Nahueve y atravesar todo el pueblo de Los Carrizos”. 

Esa misma nota, con otras firmas, fue presentada también al gobernador de la provincia de Neuquén, quien dio el visto bueno a la obra. Asimismo, se presentó a la secretaría de ambiente y a la intendencia de Andacolla. No hubo respuesta de ninguna de las entidades del gobierno ni las instituciones correspondientes. 

Después de la negativa, las asambleas del agua realizaron el 19 de agosto de 2020 un recurso de amparo colectivo ambiental. Este recurso fue firmado por vecines de Los Carrizos y les asambleístas.

Cabe mencionar que el gobierno de Neuquén no informó sobre el inicio de la obra, sino que les integrantes de las asambleas se enteraron “por una noticia de Facebook de un periodista”, dijo la activista ambiental.

Construyendo la represa sobre el río Nahueve.
Construyendo la represa sobre el río Nahueve. Foto: gentileza de Natalia Carzoglio.

Situación actual del recurso de amparo

Actualmente el recurso de amparo fue rechazado “en Zapala, por el juez civil de acá, Carlos Choco, ahora lo tuvo que volver agarrar; porque Zapala le rechazó que se excuse; pero igualmente con mucha lentitud por todos los plazos y prórrogas que hay en la justicia por el covid”, puntualizó la docente.

Al mismo tiempo, aseguró que “el juez está priorizando todo lo que es procedimental ante los derechos constitucionales que se están violando en esta obra que son varios”. Con respecto al rechazo a la obra, la ingeniera agrónoma argumentó que “no tiene estudios de cuenca, eso está determinado por la Ley Nacional de Obras Hidráulicas; y no se hizo la consulta popular que es la Ley de Acceso a la Información Pública”.

En el recurso de amparo, las asambleas por el agua piden la consulta vecinal, el estudio ambiental completo; y el cese de las obras como medida cautelar “basado en el principio precautorio que tiene la Ley General de Ambiente; que es justamente prevenir daños irreversibles en el ambiente”. De igual modo, ya se están produciendo daños ambientales “que nosotres venimos denunciando”, ratificó Carzoglio. 

Al mismo tiempo, la Justicia “rechaza cédulas de notificación porque las empresas no dan los domicilios reales, entonces tardan meses en notificar a una empresa”. La realidad, según la ingeniera, es que el juez “no necesita de todo esto para tomar las decisiones; si él quiere está habilitado por ley para pedir los estudios que faltan o suspender la obra”.

“En principio nos dan lugar al amparo, porque el ADI que es la agencia de inversiones que busca el financiamiento de este proyecto; no presentó los papeles que nosotros estamos diciendo que incumplen. Supuestamente entonces se iniciaría el juicio; esto fue el año pasado, pero la realidad es que no avanza en nada, ni en el llamado de los peritos”, subrayó.

“Ríos libres, Nahueve sin represas”. Foto: gentileza de Natalia Carzoglio.

Largo trayecto de lucha y resistencia

Las tres empresas que ganaron la licitación en el 2020 fueron Rovella Carranza SA, de San Luis, Cantera CN-SAPAG e Industrias Metalmecánicas Especiales (IME).

El año pasado las asambleas por el agua decidieron acampar en lo de los Sepúlveda; familia ubicada en el sitio donde quieren realizar el paredón del embalse. La idea era informarles a las empresas que la obra es ilegal y obstruirles el paso sólo a les dueñes de las mismas. A los tres días de iniciar el acampe les reprimieron. 

“A partir de esa represión se activa un expediente de mediación penal, pero en la mediación el ADI nunca se presentó”, explicó Carzaglio. Este año se continuó con la mediación; y en la misma “dijeron que ellos tienen montado un observatorio ambiental en Nahueve, no existe ese observatorio”. Un mes atrás “se iban a sentar a dialogar, pero nunca vienen porque no quieren suspender la obra”.

A su vez, muches pobladores en contra de la represa que son empleades de la comisión de fomento, han sido intimidades y algunes incluso despedides. “En este último momento a la familia Sepúlveda la quieren desalojar”, advirtió la ingeniera agrónoma. 

Igualmente “una intimidación a desalojar firmada por el presidente de la comisión de fomento, Carlos Burgos, no es legal; las órdenes de desalojo tienen que venir emitidas de la Justicia, no de una institución política”, enfatizó. Si bien la explotación ambiental es sistemática y opera mediante múltiples formas de violencias; existe también un pueblo cada vez más consciente, el cual sigue en la lucha y habita, incluso, la vida y la tierra de formas distintas. La activista se encuentra “muy esperanzada” a pesar del avance extractivista. En este sentido, remarcó que la situación medioambiental “se está problematizando y hay mucha gente sumándose”.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie