May 29, 2021 | Política

A 52 años del Cordobazo: cambios en América Latina

Transformaciones en las relaciones de fuerza que tuvieron lugar luego de la movilización. ¿Cómo pensarla al día de hoy?
Video de Nota al Pie.

Este 29 de mayo se cumplen 52 años del comienzo del Cordobazo, la revuelta popular que supuso un gran cambio paradigmático en el país. Este histórico evento generó una serie de modificaciones en las relaciones de fuerza entre los distintos actores políticos. Es preciso entender cuáles eran las condiciones anteriores a este acontecimiento; cómo se vieron modificadas y de qué forma se vincula con lo que está ocurriendo hoy en día en Latinoamérica.

Antecedentes del Cordobazo

Corría el año 1969, durante el gobierno de Juan Carlos Onganía, quien había ascendido a la presidencia mediante un golpe de estado ejercido tres años atrás, cuando se dio inicio a la llamada “Revolución Argentina”.

Desde el comienzo de este proceso, la dictadura había resuelto una asociación con el gran capital y el “establishment” en busca del desarrollo pleno. Esta nueva alianza terminó generando la exclusión de los partidos políticos y sindicatos, a quienes se les redujo la capacidad de participación y planificación del direccionamiento del país.

De esta manera, se configuró un gobierno con características autoritarias, que percibía a estos actores de la escena política como amenazas. La coyuntura política del país se empezó a llenar de tensión desde el comienzo del gobierno de facto, lo que se iba a ir acrecentando con el pasar de los años.

Tensionamiento del contexto político y actores

El fracaso del Plan Krieger Vasena para controlar la inflación fue uno de los detonantes que impulsó a los sectores más vulnerados por esta política, conformado por las pequeñas y medianas empresas y les trabajadores, a empezar una oleada de manifestaciones contra el gobierno.

Movilización del Cordobazo. Foto: Radio Eme.

La conformación de la Confederación General del Trabajo (CGT) de los Argentinos y la corriente Clasista, refleja este tenso clima de la época. Ante el rol pasivo de la burocracia sindical frente a la crisis social y económica, estos nuevos sindicatos radicalizados canalizaron el descontento obrero. 

Otro actor a destacar es el de les estudiantes, el cual con el pasar de los años se empezó a acoplar a las manifestaciones populares contra Onganía, asistiendo a planes de lucha de los principales sindicatos. Influides por el Mayo Francés, protagonizaron importantes medidas de fuerza como tomas de universidades, huelgas de hambre, entre otras, mostrando su rechazo ante los múltiples intentos de intervención estatal en la educación.

También la CGT de los Argentinos resultó importante para les estudiantes, ya que ambos sectores empezaron a colaborar mutuamente, creando lazos de solidaridad y compromiso que se vieron más tarde concretados en el Cordobazo y otras movilizaciones. Dentro de este sector, a raíz de la radicalización del contexto general, se empezó a discutir en torno a la alternativa de reforma o revolución. 

A su vez, durante este periodo se fue consolidando el brazo armado que buscó combatir directamente a Onganía por la vía de la revolución. La conformación del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), las Fuerzas Armadas Peronistas (FAP), el Ejército de Revolución Nacional (ERN) entre otros, reflejan esta tendencia hacia la acción armada, propia de la época.

Cambios estructurales post Cordobazo  

El Cordobazo fue el inicio de la caída del régimen de la “Revolución Argentina”. A través de la unión de trabajadores y estudiantes, esta manifestación supuso el momento en que la protesta obrera se transformó en rebelión popular, y empezó a aparecer esta nueva modalidad de lucha más directa y menos conciliadora. Lo que se había comenzado a gestar durante toda la década del 60 tuvo su punto de quiebre en este acontecimiento. 

La movilización generó una mística que estuvo presente en las siguientes medidas de fuerza de la década, vinculada con la idea de que los tiempos de espera habían acabado y se tenía que dar paso a la acción directa. La misma empezó a ser vista como una herramienta para revertir la situación. 

Un grupo de estudiantes movilizándose en el Cordobazo. Foto: Alerta Militante.

De esta manera, el Cordobazo puso en manifiesto la crisis de autoridad del gobierno, generando un ciclo de protestas en diferentes partes del país. La nueva actitud de cooperación entre diferentes sectores también se vio reflejada en lugares como Rosario. En pleno contexto de tensión, centrales de todas las provincias enviaron trabajadores para combatir allí, y se solidarizaron declarando paro general, durante la gran movilización que fue conocida por el nombre del “Rosariazo”.

La gravedad de la situación llevó al gobierno a creer que debía haber cambios profundos para combatir el descontento popular. A partir de ese momento, se volvió más flexible ante las solicitudes sindicales, aumentando su participación.

Presión de organizaciones armadas y fin de la dictadura

A pesar de esto, muchas organizaciones armadas como ERP y el Frente Argentino de Liberación (FAL) empezaron a gozar de más popularidad. Las mismas empezaron a buscar adheridos en las fábricas, intentando ganar espacio entre los sindicatos. Más tarde también se fundó una de las organizaciones armadas más importantes de la Argentina: Montoneros.

Su primera aparición pública fue durante el aniversario del primer año del Cordobazo. Está agrupación secuestró y asesinó al ex Presidente Pedro Eugenio Aramburu. Diez días después de este suceso, el presidente Juán Carlos  Onganía resultó reemplazado del cargo por Roberto Marcelo Levingston.

A pesar de esta modificación, las protestas continuaron. En la ciudad de Córdoba, les trabajadores obreros, estudiantes y las organizaciones armadas protagonizaron el Viborazo, una nueva manifestación masiva que culminó con el recambio de Levingston por Alejandro Agustín Lanusse. El nuevo presidente anunció el lanzamiento del Gran Acuerdo Nacional (GAN), que sirvió para que los partidos electorales pudiesen volver a la escena política. 

Cómo pensar el Cordobazo en el presente

Se puede observar que las características principales del cooperativismo entre los distintos sectores que enmarcaron la etapa histórica del Cordobazo, se encuentran actualmente presentes en diversos países de América Latina. Un gran ejemplo de esto es Chile, donde en estos momentos se está debatiendo la reforma constitucional que reemplazará a la anterior reglamentación del año 1980, aprobada durante la dictadura militar de Augusto Pinochet.

Estudiantes chilenos marchando a fines de 2019. Foto: La Izquierda Diario.

Es importante recordar que, si bien esto es consecuencia del modelo económico neoliberal que lleva años desgastando a los sectores populares, este momento histórico se gestó fundamentalmente a partir de las protestas estudiantiles por el aumento de los transportes. Las medidas de fuerza terminaron contagiando a otros sectores, los cuales se unieron a la lucha, y permitieron pensar en reformas con tintes más estructurales sobre el país.

Otro caso cercano es el de Colombia, donde también se nuclearon diversos reclamos de distintos actores sobre el estado. Ejemplos de esto son el rechazo a la reforma laboral y pensional en un cuadro de aumento de pobreza, el reclamo de les estudiantes por terminar con el arancelamiento de la educación y el de les campesines por el acceso a la tierra. Las medidas de fuerza, como en el Cordobazo, consiguieron la renuncia de importantes funcionarios de gobierno, como el ministro de Hacienda de Colombia, Alberto Carrasquilla. Aun así, el pueblo colombiano se mantiene firme en su lucha.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie