May 28, 2021 | Educación

Las dificultades de la educación inicial en pandemia

En diálogo con Nota al Pie, la licenciada en Ciencias de la Educación y vicedirectora de un jardín de infantes Inés Cabrera, contó un poco sobre los obstáculos que tuvieron que sortear en esta coyuntura.
clase virtual
A pesar de la pandemia, les docentes nunca dejaron de trabajar. Crédito: ceinoticias.cl

El 28 de mayo es reconocido como el Día de los jardines de infantes y de las maestras jardineras en conmemoración de Rosario Vera Peñaloza, la fundadora del primer jardín de infantes en Argentina

A partir del advenimiento de la pandemia, todos los espacios de encuentro han tenido que reinventarse y la educación inicial no fue la excepción. En diálogo con Nota al Pie, Inés Cabrera, licenciada en Ciencias de la Educación recibida de la Universidad de San Martín, docente de nivel inicial y vicedirectora de un jardín del distrito, comentó sobre las dificultades que implicó esta coyuntura.

¿Es importante sostener el vínculo pedagógico con les chiques en este contexto? 

Es indispensable. Primero para poder continuar con la trayectoria pedagógica. Pero, más allá de eso, también son momentos muy difíciles. Soy vicedirectora de un jardín de Villa Maipú y sé que es bastante compleja la situación que viven los nenes. No es el mejor contexto, muchos de sus padres se han quedado sin trabajo. Por otro lado, en algunos hogares, se han agudizado situaciones de maltrato y demás. Entonces, es indispensable que la escuela esté cerca de estos niños. 

De hecho, a aquellos niños que no podemos ver por la falta de conectividad, otro tema complicado, les ofrecemos la posibilidad de venir al jardín a traer la tarea. Así podemos verlos y establecer un diálogo. Obviamente los docente agudizamos la mirada crítica para darnos cuenta de cómo están. Nos fijamos a nivel anímico, si están alegres, si se movilizan bien… 

Y durante los zoom también observamos qué pasa con el detrás de escena. Vemos si los nenes pueden hablar abiertamente con nosotros o si están atentos a la mirada vigilante de un adulto. Todas estas cosas las tenemos presentes. Más allá de lo que es la trayectoria pedagógica, que también es sumamente importante, está también la contención.

¿Cómo afecta la pérdida del contacto físico en la educación inicial? 

El contacto físico en el nivel inicial es imprescindible. Pero, frente a esta situación, como vicedirectora trato de hacer llegar a las maestras la posibilidad de estar cerca de nuestros alumnos a pesar de la distancia.

Obviamente nos falta todo lo afectivo, que intentamos transmitirlo a partir del contacto verbal. Participo de muchas de las clases por zoom y veo una carga de energía positiva. Todo el tiempo hay una palabra cálida, una muestra de cariño. Creo que se ha exacerbado el lenguaje verbal a falta de ese contacto físico. 

Nuestro jardín, por sus dificultades edilicias, no tuvo presencialidad este año. Nos manejamos de manera virtual. Pero sí tuvimos encuentros presenciales cuando entregamos módulos alimentarios, a los que muchos padres llevaron a sus hijos. En esas instancias es difícil para las maestras no contestar un abrazo, o un beso.  Pero los chicos lo han hecho más fácil en ese sentido, porque ellos mismos ponen los límites. Vienen muy educados desde sus hogares para tener distancia.

¿Esta coyuntura puede afectar de alguna manera en el desarrollo de les chiques?

Obviamente la pandemia va a dejar secuelas. Los aprendizajes no se van a dar de la misma manera. De hecho, los docentes estamos trabajando bajo contenidos prioritarios, entonces, estamos dando lo mínimo indispensable. No es lo mismo que estar cuatro horas todos los días. 

El desarrollo de los chicos creo que sí se va a ver afectado. Cuando sea posible un reencuentro creo que va a quedar en el inconsciente esto de pensar dos veces antes de dar un abrazo, de dar  un beso… Algo que era absolutamente espontáneo para todos. Creo que esto va a crear un precedente y va a costar volver a la normalidad cuando se pueda.

¿Es necesaria una vuelta a la presencialidad? ¿Hay condiciones?

La presencialidad que conocemos es muy importante. La actual, con estas idas y vueltas, es bastante más difícil. Por ejemplo en el nivel inicial, en el plan jurisdiccional, decía que los niños no podían estar a menos de 2 metros del adulto. Después se pasó a decir que sí podían, pero no más de 15 minutos.  Luego que, para Educación Física o artística, los chicos no pueden estar cerca de los profesores ni compartir elementos. Entonces, para algunas cosas sí, para otras no… Y esto crea confusiones. 

También sé que se hace difícil esta presencialidad porque han faltado insumos y hay que garantizarlos. Sabemos de jardines que han abierto sus puertas y se han quedado sin lavandina, sin detergente, sin alcohol en gel, materiales absolutamente necesarios. 

Por otro lado, nos preguntamos qué pasa con esto la ventilación cruzada. Nuestro jardín tiene techo de chapa, la verdad que hace mucho frío. Entonces, hay que pensar cómo van a estar estos niños en pleno invierno con estas ventanas y puertas abiertas. Es algo que nos preocupa.

«Nunca estuvieron sin clases. Nosotros estamos trabajando desde hace dos años como nunca lo habíamos hecho», aclara Cabrera. Crédito: Cuarto Salta diario

Como vicedirectora, ¿qué desafíos te impuso esta coyuntura?

Como docentes nos movilizó por todos lados, tuvimos que abrir la cabeza y ser flexibles. Fue tan rápido y vertiginoso todo… Creo que el equipo docente le puso el cuerpo como nunca a esta situación. 

Desde hacer videos, una planificación y luego adaptarla a la virtualidad, generar el material para entregarle a los chicos, trabajar fuera de horario, hasta inclusive ir a entregar bolsones a sabiendas de te estabas exponiendo, porque en aquel momento ninguna de nosotras había sido vacunada. Hemos hecho grandes esfuerzos. Inclusive para comprar computadoras y celulares nuevos, porque ninguna estaba preparada.

Ha sido un desafío y sin embargo los docentes estuvimos todos, codo a codo trabajando y acompañando. Aún habiendo perdido familiares. En ese sentido, duele mucho cuando desde la sociedad se dice ‘otra vez están sin clases’. Nunca estuvieron sin clases. Nosotros estamos trabajando desde hace dos años como nunca lo habíamos hecho.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie