May 23, 2021 | Sociedad

Maira Benitez, la lucha sigue

Tras cinco años de la desaparición de una joven de 18 años en la ciudad de Villa Ángela, Provincia de Chaco.
Antonia la madre de Maira. Créditos: fmmanantial893.com.

Esta es la historia de Maira Benítez, una madre, una amiga, una vecina que desapareció un 17 de diciembre de 2016 en la ciudad de Villa Ángela, Chaco. Al día de hoy no pudieron encontrarla. 

No se pudo especificar si aún está luchando por sobrevivir, solo se puede establecer que está presente en el recuerdo del  pueblo chaqueño. La falta de certezas, va acompañada de mil hipótesis, pero ninguna brinda con exactitud qué es lo que realmente pasó con la joven. 

¿Dónde está Maira?

Es la frase que se lee en distintas esquinas de la ciudad de Resistencia, capital de la provincia. Muestran algo mucho más profundo, una lucha, una búsqueda incansable, un sentimiento compartido entre bronca, impotencia y frustración. Algunos carteles transportan al dudoso accionar policial que decía “ya va a volver”.

Ya van más de 5 veranos en que dejaron a una niña sin saber el paradero de su madre. Una abuela perpetúa sus reclamos y esperanzas para saber qué es lo que pasó. 

Hay un imputado,según lo establecido por la Cámara en lo Criminal de la ciudad de Villa Ángela. Se dictaminó culpable por  la muerte de la joven a Rodrigo Silva, pero los 21 años de prisión no conforman a esa familia, que sigue una lucha incansable por encontrarla y tener certezas sobre lo que pasó con ella. 

Antonia Leiva Morán, la madre de la joven desaparecida, es el motor de esta búsqueda. Es ejemplo de voluntad, perseverancia que tras infinitos pedidos de ayuda en la ciudad de Villa Angela, llevó sus reclamos a la capital. Tras once meses sin obtener datos certeros de la policía que dieran con el paradero de su hija; llevó sus reclamos al despacho del gobernador Domingo Peppo (quien fue por doce años el intendente del lugar) para exigirle que se solidarice y se haga cargo de la causa.

Antonia fue acompañada por el Movimiento Clasista Combativo. En cada manifestación, en cada evento, materializan en grandes pancartas el mensaje que exige su regreso. Junto con esta agrupación; acompaña el reclamo la Colectiva Transfeminista Maira Benítez, que se originó en el inicio de la búsqueda.

La última salida

Aquel 17 de diciembre, en la que Maira salió a bailar como cualquier persona, las puertas del lugar al que fue, se cerraron, y la pasaron a buscar un grupo de amigos para asistir a otra fiesta. Subió a un auto de un “supuesto” amigo, que no sabía que la iba a llevar a un destino incierto. Un Ford fiesta, que pasadas las 5 de la mañana la recoge de la vereda del boliche y en base a información brindada por testigos, se estableció que llegaron a un campo en donde trabajaba el que, hasta ahora, está imputado como el único culpable. El lugar pertenecía a un ex juez de la ciudad.

Rodrigo Silva fue condenado a 21 años de prisión. Créditos: gentedepueblo.com

En este caso a la policía le bastó el prejuicio de que “la joven se fue en un auto con cuatro amigos” para minimizar el hecho respondiendo “ya va a volver”; y retrasar la búsqueda. Cabe destacar que pasaron más de 48 horas para que inicien el operativo que derivó en la detención del hombre. Estos hechos muestran  falta de compromiso policial y judicial, con un accionar lento, en el que el tiempo es el peor enemigo. 

Los “supuestos amigos”, también involucrados en el caso por encubrimiento y el padre del imputado, Catalino Silva, incriminado como partícipe secundario; lograron quedar absueltos tras el juicio realizado en 2019. La fiscal Gisela Oñuk, del Ministerio Público Fiscal de la ciudad del interior de la provincia desde el 2018, ya acusaba a padre e hijo por “homicidio simple en grado de coautores”.

Revés judicial

La fiscal de la Cámara en lo Criminal de Villa Ángela, Silvana Rinaldis,pidió 21 años de condena  para Silva y la absolución de los demás involucrados. El abogado querellante, Pablo Vianello exigía la prisión perpetua por el delito de femicidio y privación ilegítima de la libertad. 

El tribunal que fue integrado por Ricardo González Mehal como presidente y como vocales a Hilda Beatriz Moreschi y Daniel Javier Ruiz quienes establecieron la carátula como “Homicidio simple”. Así lo determinó la justicia, que lejos de tomarlo como femicidio, lo tomaron como otra causa más que cerrar, lo más rápido posible. 

Hubo un revés judicial se vio acompañado por restos maxilofaciales; que le eran adjudicados a la víctima, que fueron encontrados por un trabajador rural en un campo a unos 10 kilómetros de la ciudad. Quizás fue un instinto, o quizás la certeza de Antonia, pero desde un primer momento dijo que eso no era de su hija. 

Lo curioso de este gran hallazgo se da debido a que fueron encontrados en un lugar que fue rastrillado durante los primeros meses de la investigación. La pericia realizada por el forense Raúl Alejandro Aguirre en la provincia junto con los datos aportados por la Fiscal de la investigación Gisela Oñuk; fue comparada con los registros odontológicos y las historias clínicas, estableciendo que esos restos eran de la desaparecida. Hoy, el tiempo le dio la razón a Antonia, esos restos óseos encontrados en el 2019, no le pertenecían, según lo estableció el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).  

Hoy Antonia continúa la espera de resoluciones judiciales que dictaminen en dónde se encuentran los restos de su hija , pero no solamente para que se dé por cerrado en caso, sino para que una ciudad, una provincia, un colectivo de personas encuentre paz.

Familiares continúan la búsqueda de la verdad. Créditos: facebook: Colectivabenitez.

“Si la lucha sigue, Maira vive y vive”

La causa sigue estacionada, y la búsqueda sin muchos avances; pero aún así, las esperanzas de una madre, de una abuela y de una hija se ven presentes en el cariño y compromiso de las personas que colaboran en hallar a la joven, que el día de hoy tendría 21 años. 

“Nadie es capaz, no pueden borrar nuestros recuerdos, nadie es capaz de matarte en nuestras almas, la lucha sigue. Ya nunca vamos a olvidarte, Maira, nunca”. 

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie