May 14, 2021 | Internacional

Fuego cruzado entre Israel y Hamás en Gaza

En las últimas horas Israel bombardeó la franja de Gaza.
Mujer llora la muerte de niño palestino. Créditos: Télam.

Se podría citar el inicio de las conflictividades en dos hechos concretos. El primero los desalojos por parte de las fuerzas israelíes en el barrio de Jerusalem Oriental, Sheikh Jarrah

El segundo, la brutal represión por parte de las fuerzas de seguridad israelíes en el último viernes del mes sagrado del Ramadán en la explanada de las mezquitas, donde al menos 300 palestinos resultaron heridos, encontrándose 7 de ellos en estado grave. 

Un poco de historia 

Desde 1948, luego de la primera guerra árabe-israelí, la ciudad de Jerusalem quedó dividida en dos partes. La parte occidental bajo control israelí y la parte oriental bajo control palestino. 

Del lado este de la ciudad han quedado los lugares más sagrados para tres de las religiones monoteístas más importantes del mundo. El monte del templo y el muro de los lamentos para los judíos. La mezquita de Al-Aqsa y la cúpula de la roca para los musulmanes y el santo sepulcro para los cristianos. Todas estas ubicaciones se encuentran en lo que se denomina la ciudad vieja. 

Fuera de los muros de la ciudad vieja se ubica el barrio de Sheikh Jarrah, bajo control palestino. Israel continúa sus esfuerzos de colonización sobre este barrio con el amparo de dos leyes unilaterales.

La Ley de prioridad de ausentes permite a israelíes tomar las casas de los palestinos que huyeron durante el conflicto árabe-israelí y la ley de asuntos legales que permite a los judíos que puedan demostrar título de propiedad anterior a 1948 y retomar esas propiedades. 

Bombardeo israelí sobre Gaza. Créditos: Télam.

Desalojos y represión

En este contexto, la semana pasada el Estado israelí llevó adelante desalojos y amenazas a pobladores palestinos. Las manifestaciones pacíficas por parte de los habitantes musulmanes de Sheikh Jarrah no se hicieron esperar, ni tampoco la represión por parte de la policía israelí. 

Estos disturbios terminaron con corridas, autos incendiados y más de 15 palestinos detenidos. Todo esto en vísperas de la celebración del último día del Ramadán, el mes sagrado de ayuno para los musulmanes. 

El segundo hecho concreto se dio este último viernes, luego de semanas de constantes enfrentamientos por los desalojos forzados en el barrio de Sheik Jarrah; musulmanes palestinos, que se encontraban en la explanada de la mezquita Al-Aqsa celebrando el último día del mes sagrado del ramadán fueron reprimidos brutalmente por la policía israelí.

El uso desmedido de la fuerza, la utilización de balas de goma y granadas aturdidoras dejaron como saldo los ya mencionados 300 palestinos heridos. Respecto a la violencia desmedida un testigo afirma: Las fuerzas israelíes habían empezado a disparar gas lacrimógeno desde los tejados antes de que llegaran más efectivos por la Puerta Mugrabí e irrumpieran en la Explanada de las Mezquitas.

“Empujaron a la gente al interior de la mezquita de Al-Aqsa y bloquearon las puertas con cadenas […] después rompieron una ventana y lanzaron gas lacrimógeno al interior sobre la gente, que estaba literalmente encerrada y apenas tenía espacio para respirar o recibir asistencia médica […] Además de eso, empezaron a disparar balas de goma contra los fieles en el interior”, contó.

Respuestas y consecuencias

Hamás, que tiene su base en Gaza y controla políticamente la zona,  bombardeó Tel-Aviv con más de 130 misiles tipo Scud y Jerusalem con al menos 6 proyectiles. Uno de ellos cayó sobre un ómnibus dejando 2 israelíes y 28 palestinos muertos.  

Las respuestas de las FDI  no se hicieron esperar y atacaron la franja de gaza, bombardeando objetivos militares entre los que se encontraba un edifico de 13 plantas atribuido a servicios de inteligencia de Hamás. El saldo fue de 28 palestinos muertos. 

Represión israelí contra ciudadanos palestinos. Créditos: Télam.

Al mismo tiempo que se desataron disturbios en la ciudad de Lod, dentro de las fronteras israelíes entre palestinos e israelíes, lo que presagia una conflictividad civil en aumento.

La preocupación internacional aumenta cada día y con cada respuesta. Una escalada de violencia en la región más inestable del mundo con reclamos territoriales totalmente contrapuestos es siempre una latente guerra en puerta. Si bien los acuerdos de Abraham parecían fungir un poco de paz en la región, sus resultados parecen haber sido lo contrario. 

Por otro lado la frágil situación política que vive el estado parlamentario israelí  con 4 elecciones generales en poco más de 2 años; sumado a las causas de corrupción contra Netanyahu y su inminente encarcelación una vez deje el poder impiden la conformación de gobierno y la posible salida política y diplomática del conflicto. 

La presencia internacional se torna fundamental  para desactivar la escalada de violencia y posible foco de conflicto. 

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie