lunes 15 de abril de 2024

“Arde Troya”, la identidad social en tiempos de destrucción

La obra a estrenarse en marzo narra una tragedia clásica fusionada con géneros como el clown y lo grotesco argentino en un marco de guerra. Nota al Pie dialogó con Cristian Palacios, director del espectáculo, para conocer cómo fue el proceso de composición.
Arde Troya
Cristian Palacios es escritor, dramaturgo, actor, doctor en Letras e investigador en las áreas de la lingüística, los estudios del teatro y el arte en general. Crédito: Mutuverria.

Arde Troya se estrenará en el teatro Hasta Trilce el 2 de marzo a las 21 en Maza 177, barrio de Almagro. La obra podrá ser vista todos los sábados de marzo. Las entradas se encuentran disponibles en Alternativa Teatral

La obra relata la historia de las Troyanas de Eurípides con una versión ligeramente payasa. Debido al próximo estreno del espectáculo experimental, Nota al Pie dialogó con el director y dramaturgo Cristian Palacios para conocer más sobre la pieza teatral.  

¿Qué te motivó a realizar una obra como “Arde Troya”, basada en tragedias griegas? 

Hace mucho que quería hacer tragedia. Estudié en la Universidad de Buenos Aires el primer tramo de mi carrera. Me interesé por las materias clásicas, ahí me interiorice más sobre la tragedia y todo lo que implica.

Me seduce que un texto después de 2500 años siga teniendo vigencia. Yo creo que el equivalente más contemporáneo de lo que era la tragedia griega en el pasado es el cine de terror actual. Nosotros imaginamos la tragedia más bien como algo dramático y, en realidad, se parecía mucho más al horror

Entonces, me interesa trabajar con ese género a parte de también trabajar con las 3 actrices que son clowns, y que son las troyanas en la obra. Ellas son las viudas que sobrevivieron a la masacre de la guerra de Troya.   

¿Por qué consideras que la tragedia de “Las Troyanas” continua vigente?

Ese es el gran misterio de las tragedias y de los clásicos. Hay muchas posibles respuestas, ninguna del todo satisfactorias. Una de ellas es que de ahí venimos, de esa forma cultural, de esa historia. Los grandes clásicos son exponentes de una cultura que de alguna manera u otra se acerca a la nuestra. Hay una especie de supervivencia a lo largo de los siglos de ciertos temas que permanecen.

Las troyanas es la destrucción de una ciudad y de una patria. Para los griegos las polis eran la patria. Entonces, eso sigue interpelándonos hoy en día, es pensar en la destrucción de un país frente a una guerra o un hecho social como el que incluso podemos estar viviendo ahora. En tanta crisis uno puede pensar que estamos enfrentados a la destrucción. 

Arde Troya
La obra se ubica en las ruinas de la ciudad, habitadas solo por mujeres y unes niñes a la espera de que sus enemigos decidan la suerte que les tocará. Crédito: Mutuverria.

Por otro lado, ¿por qué sostenes que la tragedia griega se asemeja al cine de terror actual?

Es porque se suele relacionar al melodrama o lo triste. Cuando digo cine de terror no me refiero al gore sino a una película más como El Exorcista, estados que producen horripilancia. Por ejemplo, el incesto de Edipo o un parricida. 

¿De qué forma se introduce una versión payasesca y porque decidiste darle esa impronta?

En lo terrorífico y lo payaso está el experimento que hicimos, pero desde un punto de vista en que lo clown no necesariamente tiene que ser chistes o hacer reír, sino que es un lenguaje, una forma de abordar la teatralidad. Eso es lo que hacemos, abordar escénicamente una tragedia donde también fueron apareciendo otros géneros. 

Se nos iban cruzando géneros como el grotesco realismo italiano, y la comedia argentina, con un fuerte referente como es Esperando la Carroza. Parece que no tiene nada que ver con una tragedia pero de repente aparece una forma seudo trágica e incluso del grotesco argentino. Es recuperar lo grotesco, que se entrecruza con lo gracioso, lo trágico y terrorífico

La obra fue parte del Festival Experimental de Artes Escénicas Fronteras Invisibles, ¿cómo fue la experiencia?

En este caso nosotros presentamos el proyecto, lo tomó TACEC, quién lo financió, por eso fue estrenada la obra en ese marco. Estuvo buenísimo, el festival tuvo todo tipo de artes escénicas desde un espectáculo trágico con lenguaje clown hasta un espectáculo con poemas de Juliana Salazar, que mezcló bandas en vivo con actuación.

Fue un festival muy interesante que duró de junio a diciembre. Fue una gran experiencia, a la gente le gustó mucho la obra, se llenaron todas las funciones quedando gente afuera. Así que muy contentos con esa experiencia. 

Arde Troya
Las troyanas son interpretadas por Mercedes Lía Hernández, Lucía Nuñez Lodwick y Micaela Picarelli. Crédito: Mutuverria.

¿Qué expectativa tienen con el estreno del 2 de marzo? 

Poder llegar a la mayor cantidad de público eso es lo que más nos interesa. Somos un grupo del conurbano que tiene determinada trayectoria. De hecho una de las actrices fue parte principal del Circo Soleil. El que podamos llegar a Capital con toda la oferta que hay significa pelearla un poco y mostrarnos en otro lado. 

Para cerrar, ¿qué opinas sobre las medidas del Gobierno con respecto a la cultura?

Yo creo que Arde Troya habla de eso, no podemos dejar de pensar que es una obra que habla de este momento como una especie de gran catástrofe a nivel político y cultural. Estamos absolutamente en desacuerdo con cualquier cierre o ajuste a la cultura. Sobre el “no hay plata”, si hay plata para pagarle a jueces, contadores, y subsidios a empresas millonarias. 

Para la cultura debería haber mucha más plata. Es una de las formas de mover el consumo, porque tiene un costado de negocio. La gente que va al teatro después va a un restaurante, para la obra se hacen escenografías, vestuarios, se gestionan pasajes para ir a otros lugares, y con ello hoteles y comida. En las ciudades que hay festivales se mueve un montón. El argumento de que no hay plata contra la cultura no es válido bajo ningún punto de vista. 

Además, creemos que alguien como Javier Milei que haya llegado a la presidencia es una catástrofe en un montón de sentidos. Alguien que niega las cosas básicas en nombre de una fantasía absurda como que si dolarizar el país va a andar mejor y todos sabemos en el fondo que es una absoluta mentira. Hay que preguntarse por qué llegamos a esto y cómo. En ese sentido, Troya habla un poco de eso.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

Reforma del Consejo de Seguridad: Brasil e India lo trabajarán en el G20

Lula y Narendra Modi consensuaron una propuesta para discutir en la próxima cumbre del Grupo de los 20, que se desarrollará en Brasil. ¿Se avecinan cambios sustantivos?

Javier Milei pone a la Argentina en el centro de un conflicto lejano

El Presidente expresó su preocupación por la escalada de tensiones en Oriente Medio, pero privilegia el alineamiento con Estados Unidos e Israel. Volvió antes desde su viaje privado a Estados Unidos y suspendió la ida a Dinamarca, donde se iba a terminar de concretar la compra de aviones F16 de origen estadounidense.

Cuentitos, política y análisis en esta nueva edición de la agenda literaria

Nota al Pie vuelve a traer un popurrí de temas que atraparan al lector con relatos infantiles, líneas de auto ayuda y escritores de “aquí y de allá”.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto