Dioxitek, una empresa estratégica del país para generar energía nuclear, en la mira

Creada por el Ejecutivo Nacional en el año 1997, se dedica a la producción de dióxido de uranio, un valioso combustible nuclear. Ahora, corre el riesgo de ser privatizada por la Ley Bases. Nota al Pie dialogó con el ingeniero Eduardo Gigante para conocer más sobre su rol e importancia.
Dioxitek
Luego de tres días de debate y negociaciones con la oposición, Dioxitek habría quedado fuera del listado de la Ley Bases, junto con más de 40 empresas a privatizar. Créditos: Dioxitek

Dioxitek es una empresa estatal de Argentina creada en 1997 para garantizar el suministro de dióxido de uranio para las centrales nucleares argentinas. En particular, se dedica a la producción de dióxido de uranio, un combustible nuclear utilizado en las centrales nucleares de Embalse, Atucha I y Atucha II.

En este sentido, Dioxitek utiliza un proceso de producción de dióxido de uranio llamado «fluoración-reducción-oxidación». El proceso comienza con la conversión de uranio natural en uranio hexafluoruro, un gas que luego se reduce a uranio metálico. El uranio metálico se oxida finalmente para producir dióxido de uranio.

En consecuencia, la producción de dióxido de uranio es un proceso complejo y costoso. Esta es la única empresa del país que utiliza tecnología de última generación para garantizar la seguridad y la calidad de su producto.

Dioxitek
Es una de las empresas estratégicas para la fabricación de energía nuclear. Créditos: Victoria Di Biasi – Diseño Nota al Pie

¿Por qué es una empresa estratégica? 

Para conocer más acerca de la importancia de Dioxitek, Nota al Pie dialogó con Eduardo Gigante, Ingeniero Industrial de la Universidad de Buenos Aires (UBA); quien además realizó posgrados en producción de litio, gas natural y energía nuclear. El especialista en el campo, considera que “es necesaria para el normal funcionamiento de los reactores nucleares”. 

“Hay un ciclo que se llama el ciclo del combustible nuclear que consiste, básicamente, en cómo se construye ese combustible nuclear, Dioxitek es parte de ese ciclo”, dijo. Es por ello, que destacó la importancia del Estado ya que las empresas privadas pueden tener un mayor interés en rentabilidad y no, en un bien social.

“Cuando hablamos de estratégico, hablamos de que son empresas que tienen vínculos importantes para el desarrollo del país y Dioxitek es una de ellas porque, aparte de hacer el dióxido de uranio, que sirve como combustible nuclear, también procesa lo que se llama el Cobalto 60”, precisó.

Este radioisótopo se utiliza por ejemplo en el ámbito de la salud, como explicó Gigante, “el Cobalto 60 sirve tanto para el sector médico como también para el sector industrial”.  En el sector médico se utiliza para atacar tumores de distinto tipo a través de tratamientos de radiación. 


Cabe mencionar, que Argentina es uno de los 32 países del mundo que incluye la energía nuclear en su matriz energética y forma parte del selecto grupo que domina el ciclo completo del combustible nuclear.

La generación de energía nuclear desempeña un papel fundamental en la transición energética, ya que es una fuente de baja emisión de gases de efecto invernadero, asequible, confiable y sostenible, lo que permite que el país cumpla con los Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos por las Naciones Unidas.

Dioxitek, fuera de la lista de la Ley Bases de empresas a privatizar

Luego de tres días de debate de la Ley Bases del gobierno de Javier Milei, y de las negociaciones con la oposición dispuesta a firmar, Dioxitek junto a otras empresas de Córdoba fueron quitadas del dictamen. Así lo confirmó la diputada nacional de Unión por la Patria, Julia Strada.

Dioxitek
Además produce fuentes selladas de cobalto-60, un radioisótopo medicinal (el radioisótopo se produce en las central Embalse y luego procesado por Dioxitek). Crédito: Dioxitek

Por su parte, al ser consultado por las consecuencias de privatizar una empresa como esta, Eduardo sostuvo: “tiene que permanecer en manos estatales justamente porque brinda un servicio a la sociedad”. 

Como consecuencia de una privatización, consideró que: “puede llegar hasta problemas de abastecimiento o del precio de venta de estos de estos polvos para fabricar combustibles que harían que justamente se financien las centrales nucleares nuestras”.

De esta minería, la pérdida no sólo sería en términos de soberanía nacional, sino dar pasos hacia atrás en la construcción de capacidades técnicas que llevaron décadas construir. Es por ello que Dioxitek, como tantas otras empresas nacionales, son de vital importancia para el desarrollo y el correcto funcionamiento de un país.

Compartir:

Seguir Leyendo

Nota al Pie | Noticias en contexto