Ene 11, 2024 | Deportes, Destacada del Día

Billetera mata proyección: cuando los jugadores juveniles se ven tentados por los dólares de Europa

Debido a las recientes ventas de Claudio Echeverri y Valentín Barco, repasamos otras ventas de futbolistas jóvenes a clubes del exterior.
Billetera mata proyección: cuando los jugadores juveniles se ven tentados por los dólares de Europa 1
Las ventas de Echeverri y Barco demuestran lo frágil que está el mercado argentino ante una oferta europea.
Créditos: Collage Nota al Pie.

Las recientes ventas de Claudio Echeverri, la joya de 18 años de River Plate que firmó con el Manchester City, y de Valentín Barco, figura de Boca Juniors que jugará en el Brighton, dejan en evidencia cómo los jugadores juveniles priorizan irse a Europa, sin la certeza del éxito, pero con la confirmación de un progreso en cuanto a lo económico. Ambos jugadores se encuentran afectados al Preolímpico que jugará Argentina.  

No son nuevos los casos de jugadores juveniles que se van a Europa con un puñado de partidos en primera. Los futbolistas se ven seducidos por la oportunidad de un progreso tanto deportivo como familiar. Muchas veces la propuesta no es muy buena para los clubes, pero deben aceptarla por la necesidad económica que se vive en los últimos años en Argentina. 

Claro ejemplo de esto es la venta de Valentín Barco. El Colo se fue al Brighton sólo por 10 millones de dólares, escaso precio para una de las figuras de Boca en el último tiempo. Barco apenas jugó 35 partidos en Boca y con 19 años ya fue vendido. 

Repasamos casos de jugadores juveniles que fueron vendidos con pocos partidos en primera y contaremos futbolistas que se marcharon por la “patria potestad”, dejando a sus clubes sin pan ni pedazo. Además, compararemos las ventas argentinas con las brasileñas.

Jugadores juveniles a Europa, ¿una decisión apresurada?

Son varios los jugadores juveniles que se ven tentados por los dólares y la posibilidad de jugar en el extranjero, y progresar. Hoy en día los jugadores, muchas veces presionados por sus representantes, aceptan la oferta, que supone un avance para su familia —y para el mismo representante también—, que cobra una buena suma. 

Facundo Buonanotte surgió de las inferiores de Rosario Central y con 17 años y sólo 34 partidos en primera, fue vendido al Brighton, mismo club al que irá Barco. Fue vendido por seis millones de dólares. 

Máximo Perrone surgió de Vélez y fue vendido al Manchester City cuando tenía 20 años y 33 partidos en primera por sólo 9 millones de euros. Por otro lado, Gianluca Prestianni, otro juvenil de Vélez, debutó a los 16 años y fue vendido luego de 39 partidos, por sólo 9 millones de dólares ofrecidos por el Benfica.

Como Buonanotte, Alejo Véliz también surgió de las inferiores de Rosario Central. Jugó 63 partidos y fue vendido al Tottenham por 11 millones de dólares. 

Carlos Alcaraz se mantuvo un par de años de Racing y jugó 83 partidos. Luego, fue vendido al Southampton por 15 millones de dólares.  Otro caso es el de Lucas Román, juvenil surgido de Ferro, quien se fue al Barcelona con 27 partidos jugados por sólo 4 millones de dólares.

Billetera mata proyección: cuando los jugadores juveniles se ven tentados por los dólares de Europa 2
5 partidos son los que le bastaron a Nicolás Balerdi para ser vendido al exterior.
Créditos: Diario Panorama.

Darío Sarmiento debutó a los 16 años en Estudiantes de La Plata. Jugó 21 partidos y fue vendido al City Group por sólo 6 millones de dólares. Mientras que Facundo Farías jugó 95 partidos en Colón de Santa Fe y actualmente comparte equipo con Lionel Messi en Inter Miami. Fue vendido a los Estados Unidos por 6 millones de dólares. 

Thiago Almada, campeón del mundo con Argentina en 2022, fue vendido al Atlanta United, desde Vélez, por 16 millones de dólares. Alan Velasco fue vendido al Dallas de la MLS, desde Independiente, en sólo 8 millones de dólares. Gino Infantino surgió de Rosario Central y fue vendido a la Fiorentina por 3.5 millones de dólares, luego de jugar 74 partidos en el Canalla.

Marco Pellegrino jugó apenas 17 partidos en la primera de Platense y luego fue vendido al Milán por 3.5 millones de euros. Tomás Avilés tuvo que jugar apenas 20 partidos en Racing para ser vendido al Inter Miami en 9 millones de dólares.

Leonardo Balerdi sólo jugó cinco partidos en la primera de Boca y, a sus 20 años, el Borussia Dortmund lo compró por 12 millones de dólares.

En todas las ventas se repite un patrón: un puñado de partidos para los jugadores juveniles, poca plata invertida por los compradores (que para la economía de nuestros clubes es mucha) y la imposibilidad de resistirse, tanto para el jugador que ve la posibilidad de progresar, como para los clubes que ven la chance de sumar dinero fresco a sus arcas.

¿Qué es la patria potestad?

La patria potestad está reglamentada en el artículo 264 del código civil. Se trata del “conjunto de derechos y deberes que le asisten a los padres sobre las personas y bienes de los hijos, mientras sean menores de edad y no se hayan emancipado”. En el fútbol se traduce cómo la posibilidad de que los jugadores se radiquen junto a su familia en otro país, casi siempre con el pretexto de haber conseguido trabajo o mejores condiciones de vida fuera de Argentina.

Los primeros casos de patria potestad fueron los hermanos Esteban y Nicolás Cambiasso, quienes dejaron Argentinos Juniors en 1996 para irse a las inferiores del Real Madrid. En los 2000, Fabricio Coloccini dejó Boca Juniors para irse al Milán. 

Matías Soulé fue otro caso conocido. El juvenil de Vélez, de 16 años, se fue a la Juventus. A River Plate le pasó con dos jugadores: Giuliano Simeone, quien a los 17 años se fue al Atlético Madrid; y Tiago Geralnik, un enganche de 16 años, que se fue al Villareal. El club español también adquirió a Francisco Bonfiglio, goleador de la reserva de San Lorenzo, y a Leonardo Suárez, de Boca. 

Benjamín Garre salió de Vélez, también, vía patria potestad, rumbo al Manchester City. Santiago Ramos Mingo salió libre de Boca rumbo al Barcelona B

Billetera mata proyección: cuando los jugadores juveniles se ven tentados por los dólares de Europa 3
El caso Endrick demuestra lo distintas que son las ventas en Brasil y en Argentina.
Créditos: Marca.

Acá a los jugadores juveniles se los llevan por pocos dólares, ¿y en Brasil? 

Haciendo una comparación con otro país “exportador” de talentos juveniles, tenemos el caso de Brasil. 

Cuna de grandes talentos históricamente, ahora último no ha sido la excepción y Brasil ha sacado verdaderos cracks que triunfarán en el viejo continente, y vendidos por muy buen dinero a grandes equipos.

En primer lugar, tenemos a Vitor Roque. El goleador que hasta hace días jugaba para el Athletico Paranaense, ahora defiende los colores del Barcelona. La operación, por el jugador de 18 años, se hizo en 30 millones de euros, que pueden llegar a los 60 si se cumplen ciertos objetivos.

En 2012, París Saint Germain pagó 43 millones de euros al San Pablo por un Lucas Moura, de 20 años en ese entonces. 

Endrick es el hombre del momento en Brasil. El juvenil de 17 años del Palmeiras se unirá al Real Madrid cuando cumpla la mayoría de edad. El club español desembolsó 70 millones de euros al club carioca por el joven talento brasileño.

Compartir:

Seguir Leyendo

Nota al Pie | Noticias en contexto