Oct 7, 2023 | Sociedad

¿Cómo manejar la ansiedad en época de elecciones?

Miedo, enojo, angustia e impotencia son emociones que se presentan ante la incógnita sobre quién presidirá el país y las posibles consecuencias sociales y económicas. Para conocer más sobre esta problemática, Nota al Pie dialogó con la Licenciada en Psicología Silvina Zecler.
En el último tiempo aumentaron las consultas psicológicas, pero también las dificultades para poder abonar el tratamiento. Crédito: Psicología y mente
En el último tiempo aumentaron las consultas psicológicas, pero también las dificultades para poder abonar el tratamiento. Crédito: Psicología y mente

Frente a la incertidumbre de lo que vendrá, es frecuente que predominen la ansiedad y el miedo. En este contexto de campaña electoral, no saber quién asumirá como presidente y lo que pasará en el país puede alterar las emociones. Poder aprender a manejarlas puede permitir atravesar este intenso período de una mejor manera. 

La situación socioeconómica del país, donde los salarios no alcanzan para vivir, contribuye a un malestar general de la población. El miedo a perder el trabajo, la angustia por no llegar a fin de mes y por el aumento constante de precios, se volvieron emociones cotidianas. A esto se le suma la aparición de una tercera fuerza política, dejando de lado la grieta de dos frentes. Esta nueva fuerza política también es un factor que influye en tener ansiedad por ese futuro que no se sabe cómo será, y que manifiesta la necesidad social de un cambio.

Esta situación de incertidumbre es algo que engloba a todes les argentines, como lo que sucedió en la pandemia. En las próximas elecciones parecería que todo puede pasar, que cualquiera de los tres candidatos puede ganar. 

Nota al Pie conversó sobre las emociones en tiempos electorales con la Licenciada en Psicología Silvina Zecler.

“La ansiedad, el miedo y la incertidumbre están instalados hace un tiempo, no es algo nuevo lo que está pasando. Lo inédito que se está manifestando son algunos síntomas que están apareciendo como consecuencia de la angustia, del enojo y del miedo”, expresó la Licenciada Zecler. Crédito: Instagram Silvina Zecler
“La ansiedad, el miedo y la incertidumbre están instalados hace un tiempo, no es algo nuevo lo que está pasando. Lo inédito que se está manifestando son algunos síntomas que están apareciendo como consecuencia de la angustia, del enojo y del miedo”, expresó la Licenciada Zecler. Crédito: Instagram Silvina Zecler

Manejar las emociones como la ansiedad en la incertidumbre

Sobre qué poder hacer con el miedo, la angustia, el enojo y la bronca que todo esto produce, Zecler indicó que depende de cada caso particular. “A mi, que soy psicoanalista, me cuesta la generalización. Como siempre digo, si bien estamos todos en el mismo mar, hay algunas personas que están en un yate, otras en una lancha, otras en un bote y otras que están nadando. Me parece interesante la metáfora para pensar que las maneras de afrontar todo lo que esto nos produce va a depender en qué situación nos encontramos en ese mismo mar que estamos los argentinos”, expresó.

Según cuál es la coyuntura de cada persona, serán las herramientas que va a poder tener frente a la incertidumbre. Esta situación también se vive, por ejemplo, con el avance tecnológico y los nuevos medios de comunicación. El manejo de las emociones depende, por lo tanto, “de cómo sea tu estado anímico, qué herramientas vayas teniendo en tu vida, las experiencias previas, el medio en el que te muevas, la estabilidad emocional”. 

Una situación particular se da en el caso de aquellas personas que tienen graves problemas económicos, o que tienen miedo de que los despidan por reducción de personal. En ellas, “hay cosas concretas que no tienen que ver con una fantasía o una percepción medio fantasiosa de lo que podría pasar.  En este sentido lo que podría recomendar es hablar con otros. Si uno ve que está sobrepasado de estrés, de angustia o de una sensación de mucha apatía, no dude en consultar a un profesional”, indicó la Licenciada. 

“También si al consultar con el médico clínico o con el especialista de la dolencia que esté teniendo puede recomendar una asistencia emocional o psicológica. Si esto no es posible, lo recomendable es hablar con un otro significativo, que nos pueda escuchar sin juzgarnos y de manera empática sobre lo que nos está pasando”, resaltó.

No saber quién asumirá como presidente y lo que pasará con el país puede generar emociones como la ansiedad y el miedo. Poder aprender a manejarlas permite atravesar este período de una mejor manera. Crédito: Nota al Pie
No saber quién asumirá como presidente y lo que pasará con el país puede generar emociones como la ansiedad y el miedo. Poder aprender a manejarlas permite atravesar este período de una mejor manera. Crédito: Nota al Pie

La situación del país y el ánimo de la población

“La tercera fuerza política es algo nuevo a lo que no estábamos acostumbrados. Creo que es un síntoma social, emerge la figura de Milei como un síntoma de pedido de la sociedad de que algo tiene que modificarse”, indicó. “Por un lado está la necesidad del cambio, por otro la resistencia al cambio y por otro lado el miedo al cambio. Quedarnos en la zona de confort nos da seguridad, ya sabemos de lo que trata”, indicó. 

“Estamos acostumbrados. Somos resilientes, cumplimos con caernos y levantarnos, caernos y levantarnos, pero esto trae mucha consecuencia social, económica, cultural. Este empobrecimiento de la educación, de la seguridad, de la salud, y repercute a niveles enormes, y a todos. Es muy difícil que hoy encuentres a alguien, que por más que esté en ese barco, pueda sentirse pleno. En un contexto de tanta tristeza, angustia, incertidumbre y todo lo que eso genera, es muy difícil sentirse bien, cuando el de al lado está mal”, sostuvo.

Por ejemplo, la inseguridad “genera un estado de alerta, unos niveles de cortisol elevadisimos en el cuerpo porque estamos todo el tiempo en alarma, en cualquier momento nos puede pasar algo, concretamente”, mencionó

Respecto de las consultas, han aumentado pero también hay un deterioro en la posibilidad de poder afrontar un tratamiento psicológico. “Por un lado hay mucha demanda. Hay un sector de la población que puede acceder a grandes profesionales y hay otra parte de los pacientes que hacen mucho esfuerzo para poder costear el costo del tratamiento privado. Las instituciones también están abarrotadas porque la demanda cada vez es mayor”, expresó.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota al Pie | Noticias en contexto