viernes 24 de mayo de 2024

El Día del Panadero, una fecha con origen anarquista

Cada 4 de agosto se celebra en nuestro país una jornada para honrar a quienes realizan productos de panadería, infaltables en las mesas argentinas. Nota al Pie te cuenta el origen de esta conmemoración y el trasfondo de los nombres de algunas de las facturas más famosas.
El Día del Panadero, una fecha con origen anarquista
En 1957, por decisión del Congreso Nacional, se determinó que todos los 4 de agosto se celebre el Día Nacional del Panadero. Crédito: Sindicato de panaderos.

En 1957, el Congreso Nacional decretó el 4 de agosto como el Día Nacional del Panadero, en conmemoración al primer sindicato establecido el 18 de julio de 1887 en Buenos Aires: la Sociedad Cosmopolita de Resistencia y Colocación de Obreros Panaderos.

Este reconocimiento tiene como principal objetivo resaltar la labor de les panaderes, quienes llevan “el pan de cada día” a los hogares, ámbitos educativos e incluso al rubro gastronómico.

Es importante destacar que esta fecha está estrechamente vinculada al anarquismo, ya que fue promovida por los italianos Errico Malatesta y Ettore Mattei, quienes también la llevaron a cabo con el fin de establecer un espacio de resistencia y lucha para obtener más derechos laborales.

De hecho, esta fue la primera asociación de resistencia y solidaridad de clase en el país, fundamentada en los principios de la acción directa y la huelga revolucionaria. Con el tiempo, otros sindicatos se inspiraron en los principios establecidos por Mattei y Malatesta.

En consecuencia, llevaron a cabo movilizaciones masivas para reclamar mejores condiciones laborales. En ese momento, les trabajadores enfrentaban jornadas extenuantes de más de 10 horas por salarios muy bajos.

Además, el crecimiento urbano de Buenos Aires generó una mayor demanda de alimentos, incluidos los productos de panadería. Les inmigrantes, que ocuparon muchos de los puestos en el sector, trajeron consigo recetas europeas.

El Día del Panadero, una fecha con origen anarquista
De la harina al horno, una labor que merece reconocimiento mundial. Crédito: Cocinando con Catman.

El origen sarcástico del nombre de las facturas

Como forma de protesta ante sus condiciones de trabajo, les integrantes del primer sindicato de panaderes adoptaron nombres irónicos para las facturas y masas de repostería, en alusión burlesca a temáticas religiosas y militares. 

Fue así que surgieron denominaciones como “vigilantes” para referirse a los bastones policiales, “cañoncitos” y “bombas” como una burla a las armas militares, y “bolas de fraile”, “suspiros de monja” y “sacramentos” para ridiculizar al clero.

En enero de 1888, el sindicato realizó una huelga de aproximadamente 15 días, una de sus primeras acciones contundentes para mejorar sus condiciones laborales. Durante ese tiempo, les trabajadores buscaron una estrategia efectiva para difundir sus reclamos y hacerlos visibles a la población. 

Fue entonces cuando decidieron cambiar los nombres de las facturas más populares para generar un impacto en la sociedad. Cada mañana, al comprar su pastel matutino, la gente se encuentra con términos anarquistas que critican al poder militar, al Estado y a la Iglesia. Esta táctica ha perdurado hasta la actualidad.

El Día del Panadero, una fecha con origen anarquista
Las ocurrentes historias de los nombres de las facturas son más que una anécdota ya que siguen vigentes en el rubro. Crédito: MDZ Online.

Entre las facturas renombradas, se encuentran los cañoncitos, que hacen referencia a la violencia ejercida por los militares y el Estado. Además, las bolas de fraile o suspiros de monja son una crítica irónica hacia la Iglesia. 

Por otro lado, los sacramentos también son utilizados como nombre de un pastel, lo cual resulta bizarro e incluso irrespetuoso, al considerar el gran poder que tenía la Iglesia en ese momento.

Otras facturas renombradas incluyen los vigilantes, una clara burla hacia la policía y las fuerzas de seguridad. También están las cremonas, que tienen una forma circular formada por varias letras A, simbolizando el anarquismo. Y luego están los libritos, un homenaje a la educación y la lectura, aspectos indispensables para los anarquistas. En el caso de las medialunas, son las únicas facturas que no tienen nada que ver con esta historia.

Esa huelga fue muy exitosa ya que consiguieron un triunfo que fue ejemplo y un impulso para las demás clases obreras argentinas. De esta forma, se empezaron a sentar las bases del movimiento anarquista que durante la primera mitad del siglo XX tuvo un protagonismo fundamental.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

Especialistas del CONICET investigan una proteína que busca conservar a la especie panterina

Un reciente estudio del organismo, enfocado en el ADN del yaguareté y otros felinos como las panteras, plantea como una posibilidad concreta la hibridación entre estas especies para su conservación.

Con buenas sensaciones para el futuro, Las Panteras vencieron a Corea del Sur en La Plata

La selección femenina de vóley superó 3 a 1 al combinado asiático y cerró con dos triunfos la serie de amistosos. Nota al Pie estuvo presente y dialogó con Bianca Bertolino, máxima anotadora del cotejo.

Sin Pacto y con protestas: Javier Milei celebra el 25 de Mayo en Córdoba

El Presidente se quedó sin la aprobación de la Ley Bases, por lo que debió reformular su idea original. En ese contexto, ATE anunció medidas de fuerza en las rutas cercanas al lugar donde se realizará el evento.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto