martes 23 de abril de 2024

Kennedy Jr fue censurado en redes sociales norteamericanas por cuestionar al establishment

Para analizar esta situación, Nota al Pie dialogó con Verónica Sforzin, especialista sobre la expresión de las disputas geopolíticas en las corporaciones tecnológicas de redes sociales.
Kennedy Jr
Kennedy Jr se enfrenta al globalismo financiero de Clinton, Obama y Biden. Crédito: CNN.

El precandidato a presidente de los Estados Unidos por el Partido Demócrata, Robert Kennedy Jr, denunció censura por parte de Facebook, Google y YouTube. Crítico de la asociación entre las grandes farmacéuticas, el complejo militar-industrial y las corporaciones tecnológicas, Kennedy se enfrenta a la gestión de Joe Biden y sufre un bloqueo. 

Nota al Pie dialogó con Verónica Sforzin, doctora en Comunicación y especialista en redes sociales y geopolítica, sobre la disputa de proyectos estratégicos en el plano de los datos y el dominio tecnológico.

¿Cómo se expresa la censura de Facebook, YouTube y Google a Robert Kennedy Jr?

Estos hechos nos permiten visualizar a las redes sociales como parte de los instrumentos dentro de las internas norteamericanas, como la vimos con la toma del Capitolio cuando se censuró las cuentas del presidente en funciones. Algo insólito que expresó una comunión de intereses entre todos los actores que componen Silicon Valley. Cada vez está más claro cómo las redes sociales son parte del entramado geopolítico, particularmente involucradas en el entramado industrial-militar estratégico de Estados Unidos. 

Son instrumentos que los utilizan tanto para dar las disputas dentro de su país como en el frente externo. Por ejemplo, en el marco de la guerra en Ucrania, desinformando y aplicando distintos tipos de guerra psicológica. Esto nos permite quitar el velo de neutralidad que aparece en las tecnologías e incluso con la inteligencia artificial como el Chat GPT-4.

En particular, me parece que lo que sucede con Robert Kennedy Jr (RFK Jr) es la interna de los demócratas. Hay un actor de fuerza más cercano a un Estados Unidos imperialista, pero no hacia un globalismo especulativo como es la fracción de los Clinton, los Obama o Biden. RFK Jr, al igual que Bernie Sanders, tienen una representatividad distinta, relacionada a la pequeña y la mediana industria, a grandes empresas estadounidenses que no focalizan sus negocios en la guerra, como sí sucede con los globalistas.

De hecho, en estos días Twitter, con Elon Musk, están hablando con RFK Jr proponiéndole que vuelva a la arena política porque justamente él se está pre candidateando como presidente. ¿Quién es Elon Musk? Un actor que es crítico a la globalización, que viene teniendo relaciones y negocios con China. Entonces no parece nada raro que, frente a Kennedy, a quien viene criticando por la guerra en Ucrania y antes por las vacunas, esté a favor de empezar a articular y darle aire dentro de sus redes sociales. Parece bastante lógico porque están interesados en ver qué tanto puede avanzar en la interna demócrata. 

Musk ya le dijo abiertamente “que venga a Twitter” y cuente todo el proceso de censura para que pueda expresar el bloqueo que sufre de las Big Tech y cómo este conglomerado mediático, que son los policías de la información, deciden qué está bien y qué está mal, permitiendo que corra la desinformación social e incluso instalando ciertas ideas fuerza. De hecho, RFK Jr le está haciendo un juicio a las grandes tecnológicas por esta censura que tiene desde el 2021.

Kennedy Jr
Sforzin plantea que la censura a Kennedy expresa la disputa geopolítica de diferentes proyectos estratégicos. Crédito: Verónica Sforzin.

Tucker Carlson, el ex periodista de la cadena asociada a Trump, Fox News, también viene denunciando censura de parte de estos mismos actores. ¿Cómo opera este entramado en este caso?

Creo que hay actores políticos dentro del partido Demócrata y el Republicano que hace varios años están denunciando el crecimiento desmedido de todo este conglomerado mediático que salió de Silicon Valley y pidiendo que haya regulaciones más fuertes por parte del Estado norteamericano. Son las corporaciones que mayor cotización tienen en la bolsa. Tienen una capacidad de financiar proyectos y política muy superior a la mayoría de los Estados del mundo y eso le da un nivel de autonomía que, creo, ni siquiera al propio estado profundo de los Estados Unidos les conviene. 

Entonces es una forma por parte de los demócratas de disciplinar a estas corporaciones, que no puedan tener estos márgenes y que siempre se encuadren dentro del proyecto globalista, como ya están alineados Microsoft, Apple y Amazon, principalmente. Es el proyecto estratégico de fondos financieros como BlackRock. Cuando vos empezas a ver el paquete accionario de estas corporaciones están muy condicionadas por estos fondos de inversión. 

No tanto con Facebook, y ahora Meta. Estas propuestas de Mark Zuckerberg, quien siempre fue más cercano al Partido Republicano y atado al complejo militar-industrial de Estados Unidos, nacieron en 2004 en plena estructura de la caída de las Torres Gemelas en 2001 y la doctrina de seguridad nacional de Bush. Por ende, tiene otro desarrollo. Esto se expresa sistemáticamente, más allá de que a veces juegan para un candidato o para otro. Lo que hay que ver son los negocios que tienen en conjunto y cómo se resuelven las internas en función de los distintos hechos políticos.

En el caso puntual que vos mencionas podemos analizarlo en relación a la interna dentro de los partidos republicano y demócrata, que existe más allá de las Big Tech y tiene que ver con los distintos proyectos que están en disputa. Dentro de los demócratas no son lo mismo Clinton y Obama, estructuralmente más cercanos a Soros y los Rothschild, es decir el proyecto globalista, que Bernie Sanders y la estructura de Kennedy que, históricamente, representaban a los sindicatos y la industria norteamericana.

Dentro de los republicanos tenes una línea más continentalista y militar ligada al Pentágono que también está haciendo negocios a partir de la futura reconstrucción de Ucrania, por más que sea la OTAN y los globalistas quienes conduzcan ese conflicto. Ahí hay una comunión de intereses. Y, por otro lado, hay otro proyecto que simpatiza más con los republicanos que es el de Donald Trump, pensando en un nacionalismo imperialista de vieja data.

Estas internas están todo el tiempo disputando no solamente el poder dentro del Pentágono, sino el poder dentro de las Big Tech. Por eso establecen alianzas y negocios y están permanentemente tironeadas estas empresas por diferentes líneas políticas y proyectos estratégicos dentro de Estados Unidos. No podemos establecer una linealidad. De hecho varias veces las propias corporaciones juegan con unos y con otros.

Kennedy Jr
Elon Musk le cuestiona a Mark Zuckerberg que está alineado con el Partido Demócrata. Crédito: FM 103.9.

Xi Jinping recibió en China a Bill Gates de Microsoft. ¿De qué manera se puede interpretar este hecho político? Considerando que la guerra tecnológica entre ambos países sigue escalando

La reunión de Bill Gates se da en el marco de la visita del secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken. El globalismo siempre tuvo diálogo con China, por ejemplo con Taiwán y Hong Kong, las cities financieras dentro de territorio chino, donde se siguen haciendo negocios.

Más allá de que vemos cómo en el último tiempo, sobre todo desde la presidencia de Trump, China se para como un actor con una línea claramente empujada desde el Partido Comunista y el gobierno. Pero la vieja proyección del globalismo que se venía construyendo en China desde los noventa y se vio en los 2000 continúan estando. Es decir, hay vasos comunicantes, negocios en común. 

Pero lo importante es analizar que no cambia el nivel de enfrentamiento entre el proyecto comandado por China, y que podemos ver en este organismo que se plantea de transición en términos internacionales como los BRICS, esa tensión sigue ordenando el tablero.

El globalismo hoy está enfrentado geopolíticamente a China y Microsoft es expresión de ese globalismo financiero especulativo porque es parte de eso junto con los fondos financieros. Hay que leerlo como estas visitas diplomáticas que se vienen haciendo para establecer canales de diálogo y de descompresión en términos de un enfrentamiento militar. Toda la diplomacia que se pueda realizar en estos tiempos ayuda muchísimo a diferir la posibilidad de enfrentamiento militar entre Estados Unidos y China.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

Rebelión en la Selva: el Congreso evaluará el pedido de juicio político a Javier Milei

A través de un documento formal, un grupo de juristas y activistas presentaron la solicitud ante el titular de la Cámara de Diputados, Martín Menen. Nota al Pie te cuenta quiénes firmaron el expediente y el detalle de las causales por las que busca imputar al presidente de la Nación.

En un día histórico, la Marcha Federal Universitaria defiende la educación pública de calidad

El martes 23 de abril, millones de estudiantes, docentes, trabajadores del sector educativo y defensores del acceso a la educación pública se congregaron en diversos puntos del país para respaldar el reclamo presupuestario de las instituciones, que se vieron afectadas por el brutal ajuste del gobierno de Javier Milei.

La estafa de la feminidad, un libro para hackear mandatos

Nota al Pie dialogó con Lala Pasquinelli, autora del libro y fundadora de Mujeres que no fueron tapa, quien reflexionó sobre qué implica ser mujer y las diversas formas de violencia a las que se ven obligadas a someterse para cumplir con los mandatos sociales.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto