domingo 19 de mayo de 2024

“Gachiakuta”: el abuso de poder y la división de clases

Kei Urana estrena su primera serie con un shonen fantástico, pero al mismo tiempo serio y profundo.
Gachiakuta
Ludo, el protagonista, tiene una construcción, que si bien cumple con los tropos habituales del Shönen, tiene algo especial. Crédito: Historia y arte de Kei Urana.

En febrero de 2022 Gachiakuta comenzó a publicarse en la Shükan Shönen Magazine de la editorial Ködansha. Su autora, la mangaka Kei Urana realiza su debut en series periódicas. Previo a esto, había publicado un One Shot (historia auto conclusiva) llamado Shikidou en 2019. Urana creció leyendo Soul Eater y fue elegida por Atsushi Ohkubo (Fire Force) como su sucesora.

Desperdicios de todo tipo

Ludo es un muchacho que vive en los suburbios, los barrios más pobres de una gran ciudad. Sus manos tienen un problema desde que tiene memoria, y su padre adoptivo le ha dado unos guantes para cubrirlas, objetos a los que tiene gran afecto. El muchacho tiene la costumbre de revisar los desechos de las personas más pudientes, porque les encuentra un gran valor.

Al ser acusado de un crimen que no cometió, se le sentencia a caer al abismo. Este lugar es el borde exterior de la urbe de la cual no se conoce lo que hay debajo. Cuando la condena se cumple, Ludo descubre que bajo su ciudad existe un mundo que desconoce, poblado por gente que vive donde la urbe arroja sus desechos.

Aquí descubre por accidente, que tiene la capacidad de utilizar el poder de los objetos, pero también que este mundo está habitado por monstruos. En la sociedad de “la tierra”, conoce a un grupo que se hacen llamar “los conserjes”, ellos son una fuerza que se dedica a “limpiar” a las criaturas. Además, también se enterará que él por ser celestial (viene del mundo de arriba) es codiciado.

Creditoss Historia y arte de Kei Urana
El primer encuentro con Ludo es en la basura, un anticipo de lo que le sucederá, y una metáfora a su lugar en la sociedad. Crédito: Historia y arte de Kei Urana.

La supervivencia en La Tierra, y la búsqueda del camino hacia el lugar de donde viene, estará plagado de peligros. No solo la sociedad de origen está podrida en sus raíces, si no que esto se repite en el mundo inferior.

“Gachiakuta”: la importancia de los objetos

El afecto por las cosas, la energía que le dedicamos a objetos inanimados y el valor que les damos, son el punto de partida para esta distopía. Desde el comienzo se habla de que cuando una persona cuida con cariño algo, este foco se puede volver en un receptáculo para un alma. Esto es un concepto con el que cualquier persona puede empatizar.

La humanización de objetos inanimados por diversos motivos, es algo que toda persona ha realizado en su vida. Sin embargo, aquí Kei Urana utiliza este concepto para llevarlo hacia el lugar de la fantasía. Ludo es un personaje que no puede soportar que la gente deseche cosas que aún sirven. Aquí nos encontramos con la idea de propósito.

Nada que pueda cumplir aún con el propósito para el que fue creado, es inservible. Cuando aplicamos esto a los seres humanos, entonces es cuando cobra un sentido aún mucho más fuerte. Si pensamos en las edades de retiro laborales, la desocupación y otras realidades, nos damos cuenta que “aún servimos” pero el sistema nos expulsa.

En la historia de Urana, Ludo tiene la capacidad de extraer poder de objetos que son atesorados por la gente. Y también vemos cómo las mismas personas son descartadas por diferentes motivos. Además de, claro, una conspiración contra el chico, que se descubrirá mientras la historia avanza.

Los desechos sociales

Creditos Historia y arte de Kei Urana
Las habilidades de Ludo son extraordinarias, pero también le traerán enemigos por todas partes.
Crédito: Historia y arte de Kei Urana.

Es rápido cómo vemos que las personas en esta historia, son tratadas al igual que los objetos. Ya sea por clase social, por ideologías o por prejuicios, todo habitante aquí lucha contra ser desechado. La venganza, y el resentimiento que estas actitudes causan se ven en todas las clases. Desde las altas esferas, a los suburbios, como también en La Tierra.

En el plano más inferior, se toma la idea del esclavismo de forma sutil. Ludo en un principio se convertirá en una especie de moneda de cambio. Un “celestial” (como le llaman en La Tierra) es un objeto codiciado, más aún, si está vivo. La misma persona que lo encuentra deberá (un muchacho llamado Engine), al observar, descubrir el valor que tiene para entender cómo utilizarlo.

Las metáforas de Kei Urana son muy fuertes, mientras cumple con todos los ingredientes que el género Shönen necesita para triunfar. La motivación del personaje es cumplir con el último deseo de un ser querido moribundo. Su sed de venganza también lo complicará, al mismo tiempo que parecerá en un comienzo ser algo sobre lo que pueda apoyarse.

Hay una clase especial de personas, llamadas “givers”, que pueden utilizar las habilidades tal cual lo hace Ludo. Ellos suelen trabajar como conserjes, aunque no tardará la historia en presentar a otros que no son demasiado amigables.

La acción grandilocuente, y la comedia, son parte importante de esta historia, como debe ser en todo Shönen. En Argentina, Editorial Ivrea publicó el primer tomo recopilatorio de la serie que al momento lleva 5 editados en Japón. Gachiakuta es, definitivamente, una historia a la que prestar atención.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

Una visión distinta del futuro y cómo leer la era digital para la tercera semana de mayo

Nota al Pie trae a colación autores europeos y argentinos como: Slavoj Žižek, Analía Cobas, Juan Villoro y Gabriela Radice.

El gobierno porteño avanza con los desalojos y peligra el hogar de 20 mujeres y sus hijes

En la Ciudad de Buenos Aires se autorizó el desalojo de 10 familias que viven en "La Galería Sin Fronteras" en la Villa 31, un espacio que originalmente estaba destinado a alojar a mujeres víctimas de violencia de género.

La cortina de humo de Pettovello, inacción y ajuste a los más humildes

La eliminación de programas sociales y el recorte a los comedores comunitarios desde el Ministerio de Capital Humano son apenas una parte de un modelo económico que profundiza la desigualdad y la pobreza en Argentina a favor de los intereses económicos concentrados.

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto