Mar 29, 2023 | Cultura

“Saludos Amigos”, la película de propaganda estadounidense de Walt Disney

En el año del centenario de Disney Studios, algunos aspectos de su historia aún permanecen en segundo plano. En particular, su colaboración con el gobierno de Estados Unidos para utilizar el cine como medio de difusión para mejorar las relaciones con América Latina durante la II Guerra Mundial.
Walt Disney
Walt Disney sostuvo que la gira era una gran oportunidad para estrechar los lazos entre América Latina y Estados Unidos. Crédito: Puro Diseño.

En 1941, durante la Segunda Guerra Mundial, algunos países de América Latina mostraron simpatía por las potencias del Eje, lo que preocupó al presidente de los Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, quien temía que la ideología fascista pudiera propagarse por todo el hemisferio. En ese contexto, el Departamento de Estado necesitaba un embajador que pudiera “orientar” a Latinoamérica hacia los intereses estadounidenses. Necesitaban a Walt Disney.

Walt Disney Animation Studios se encontraba en una situación precaria. Tras el éxito de Blancanieves y los siete enanitos en 1937, la empresa se expandió y adquirió una nueva propiedad, el Burbank Studio, más grande, lujoso y caro. 

Fue una gran inversión, que Disney esperaba compensar con las ganancias de sus próximas películas. Sin embargo, el mercado cinematográfico europeo se secó debido a la guerra, por lo que Pinocho (1940) y Fantasía (1940) resultaron ser pérdidas económicas.

Estas luchas financieras culminaron en la disputa laboral más infame en la historia de la empresa. Disney solo podía prometer seguridad laboral a una pequeña fracción de sus 1200 empleades, y los despidos eran inminentes. Esto fue un punto de inflexión para el personal de Disney Studio.

Aunque Walt Disney demostró su valía como dibujante y cineasta, su habilidad para los negocios estaba subdesarrollada. Dirigía su gran empresa como una pequeña, sin delegar tareas ni dividir en departamentos, lo que provocó grandes discrepancias en los salarios y beneficios del personal. 

Disney, que no simpatizaba con las quejas de sus empleades, se negó a modificar sus prácticas. La huelga de animadores que siguió duró desde el 29 de mayo hasta el 14 de septiembre de 1941. Como resultado de la reducción de personal y los despidos en represalia, Disney Studios salió de la huelga con sólo 694 empleades, la mayoría de les cuales estaban indignades por la terrible experiencia.

Disney necesitaba tres cosas para mantener su empresa a flote: suficiente dinero para sostener una producción financieramente estable, un nuevo mercado para vender sus películas hasta que Europa volviera a ser viable, y abstenerse de la lucha laboral hasta que la animosidad se calmara. El Departamento de Estado de los Estados Unidos podría proporcionar los tres.

El trato fue sencillo. Disney se embarcaría en una gira de buena voluntad de 10 semanas por América Latina financiada por el Gobierno estadounidense. De esta forma, visitaría Argentina, Brasil, Uruguay, Bolivia, Perú, Chile, Ecuador, Guatemala y México

Su objetivo era convencer a la población, los medios y la clase política de que Estados Unidos era un aliado que valía la pena conservar. Por su cooperación, Disney recibió garantías de préstamos federales que evitaron la bancarrota de su estudio.

Walt Disney
El magnate de la industria cinematográfica veía al cine como un lenguaje universal capaz de unir a personas de diferentes países y culturas. Crédito: Radiopogo.

La Política del Buen Vecino

Durante la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos implementó un programa político, económico y cultural para mejorar las relaciones con América Latina. Este programa, conocido como Política del Buen Vecino, tenía dos objetivos principales: asegurar que las naciones latinoamericanas se unieran a los Aliados y no se asociaran con el Eje o simpatizantes comunistas, y permitir la entrada de USA a los mercados hispanohablantes como proveedor de materias primas, incluyendo películas.

La Política del Buen Vecino rompió con el patrón histórico de intervención de Estados Unidos en América Latina, pero siguió siendo una forma de mantener la hegemonía estadounidense en el Hemisferio Occidental. En lugar de recurrir a la fuerza militar y la intervención, USA confió en su fortaleza económica y diplomática. Para ello, desarrolló un enfoque personalizado para cada país vecino y se hizo amigo de países cooperadores como México, Colombia y Venezuela, quienes respondieron positivamente a esta iniciativa.

Una de las estrategias clave fue la realización de giras de “buena voluntad” por América Latina con actores y directores famosos como Orson Welles, Carmen Miranda y Walt Disney. Además, otro objetivo importante era alejarse de las narrativas fílmicas de las películas de Hollywood que denigraron temas latinoamericanos a través de su representación insensible de personajes, temas y lugares.

Asimismo, la Política del Buen Vecino buscó trabajar con los jefes de los estudios de Hollywood para crear una serie de películas de temática latina que fueran bien recibidas por las audiencias estadounidenses. De esta manera, Estados Unidos mejoró sus relaciones con Latinoamérica y logró sus objetivos sin recurrir a la fuerza militar y la intervención.

Walt Disney
La gira fue utilizada con fines propagandísticos pero con la máscara de buscar un mundo más “unido y pacífico”. Crédito: Noticias de Bariloche.

Walt Disney y el Grupo de viaje por Latinoamérica

Disney llevó consigo a 16 leales empleados en su viaje a América Latina. Entre ellos se encontraban animadores, escritores y compositores, y su misión era sumergirse en la cultura, la atmósfera y la influencia de la región. El objetivo final era utilizar estas inspiraciones para crear dos películas especialmente diseñadas para el público latinoamericano: Saludos Amigos (1942) y Los tres caballeros (1944).

Saludos Amigos está compuesta por cuatro cortos independientes, cada uno centrado en una región diferente de América del Sur: las tierras altas peruanas, los Andes chilenos, las pampas argentinas y Río de Janeiro.

En el segmento “Lago Titicaca”, el Pato Donald se encuentra de vacaciones en Perú, donde experimenta el mal de altura y se divierte con una llama. También se muestran imágenes de la cultura andina, lo que permite a les espectadores conocer más sobre el país y su gente.

En “El Gaucho Goofy”, el personaje es presentado como un gaucho argentino que lucha contra un toro y demuestra sus habilidades como bailarín de tango. Por su parte, “Aquarela do Brasil muestra la ciudad de Río de Janeiro y la música popular brasileña. 

También se presenta al personaje de José Carioca, un loro brasileño que enseña al Pato Donald sobre la cultura y las costumbres del país. Este segmento ofrece una visión general de Brasil y su estilo de vida a través de la música y la danza.

Todos los segmentos muestran la cultura y la vida cotidiana de la región a través de animaciones, música y bailes. Además, la película incluye imágenes reales de Disney y su equipo recorriendo el continente, lo que da un sentido de realidad a las caricaturas.

Sin embargo, el corto sobre el país trasandino, “Pedro”, fue criticado por muchos chilenos. El segmento cuenta la historia de un pequeño avión llamado Pedro que trabaja entregando correo en los Andes chilenos. Aunque el presenta la belleza natural de los Andes y la valentía del personaje, muchas personas se quejaron de que la representación de su país fue muy limitada y estereotipada.

La Embajada de Chile en los Estados Unidos también expresó su descontento con la representación del país en la película. Alegaron que el film lo presenta como un Estado subdesarrollado y atrasado, cuando en realidad estaba en un momento de crecimiento económico y modernización.

“Walt & El Grupo” se encuentra disponible en Disney Plus.

“Saludos Amigos”, propaganda que se apoya en la diversidad cultural

Saludos Amigos fue concebida como una herramienta de propaganda y una deducción de impuestos improvisada en menos de nueve meses. Con una duración de apenas 42 minutos, carece de coda, final o despedida, terminando abruptamente con una simple tarjeta de título que dice “El fin”. Esta falta de estructura dejó a muches espectadores confundides en el cine, esperando que la película continuara.

Aunque tiene algunos elementos individuales para disfrutar, no posee nada destacable. Si hubiera sido realizada por cualquier otro estudio que no fuera Disney, habría caído en la oscuridad. La historia detrás de su producción, sin embargo, es más interesante que la película misma.

El documental de 2008 Walt & El Grupo (Theodore Thomas) detalla la gira sudamericana de Disney y su equipo de animadores. Si bien queda claro que The Walt Disney Company tuvo el control creativo de la producción, el audiovisual también hace mención de los problemas internos y las deudas financieras que enfrentaba la compañía en ese momento. A pesar de la falta de recursos y la presión de cumplir con los plazos, Disney y su equipo lograron completar la película.

Esta tuvo un impacto significativo en las relaciones entre USA y Latinoamérica, ayudando a fortalecer los lazos entre los países, al tiempo que evitó que se extendiera la simpatía hacia Alemania e Italia en el continente y la quiebra del estudio.

Compartir:

Seguir Leyendo

Las guerras que mueven al mundo

Las guerras que mueven al mundo

Un nuevo aniversario del conflicto Rusia – Ucrania, la adhesión de Kiev a la OTAN e incluso la propuesta de Israel para el futuro de la Franja de Gaza, en una nueva edición del resumen internacional de cada semana de Nota al Pie.

leer más
La tormenta imperfecta de Javier Milei

La tormenta imperfecta de Javier Milei

La semana del ajuste eterno, con su combinación de inflación y caída del consumo, demuestra cómo se agrava el panorama a diario. Las respuestas sectoriales se suman en todo el territorio nacional y evidencian la incapacidad del Gobierno de generar un consenso para el saqueo. Las crisis institucionales que se avecinan y la presión internacional, que el Presidente festeja desde su cuenta de X.

leer más
Nota al Pie | Noticias en contexto