Mar 21, 2023 | Cultura

“Cocaine Bear”, con B de bizarro

En su tercer largometraje como directora, Elizabeth Banks reimagina la historia de Pablo Eskobear y presenta un carnaval gore y absurdo en el que su protagonista es un oso drogado. La película se estrena el jueves 23 de marzo en cines nacionales.
“Cocaine Bear”, un oso con cocaína 1
«Cocaine Bear», de la directora Elizabeth Banks, se estrena en cines el 23 de marzo.
Créditos: Universal Pictures.

En septiembre de 1985, Andrew Thornton III, también conocido como “Cocaine Cowboy”, realizaba su último “narco vuelo”. Andrew fue un paracaidista del Ejército de los Estados Unidos que se convirtió en piloto de avión, entrenador de caballos, policía de narcóticos, agente de la Administración de Control de Drogas (DEA) y, finalmente, en narcotraficante. En ese fatídico y final viaje, transportaba 400 kilos de cocaína.

Posiblemente bajo los efectos de las drogas, y convencido de que los federales lo estaban persiguiendo, decidió deshacerse de parte de su cargamento mientras sobrevolaba el Bosque Nacional Chattahoochee de Georgia.

Puso el avión en piloto automático y saltó con un paracaídas. Sin embargo, algo salió mal y no sobrevivió. Cuatro meses después, encontraron el cadáver de un oso negro en el desierto de Chattahoochee. Había muerto por una sobredosis, que le causó una combinación de hemorragia cerebral, hipertermia, insuficiencia respiratoria, insuficiencia renal e insuficiencia cardíaca.

El oso, ahora bautizado como Pablo Eskobear, fue disecado y exhibido en el Kentucky For Kentucky Fun Mall. Esta historia puede que no sea muy divertida, pero sirve de base para una comedia gore sobre una bestia que enloquece al consumir cocaína en un parque nacional. Esta obra es llamada Cocaine Bear (Oso Intoxicado).

Los osos sólo quieren divertirse

Dirigida por Elizabeth Banks y escrita por Jimmy Warden, la película comienza presentando al traficante Matthew Rhys, que está volando alto en más de un sentido. No está del todo claro por qué se está deshaciendo de las 40 bolsas de lona, cuyo contenido vale millones de dólares cada una, pero es una secuencia divertida.

Los últimos momentos de Thornton son los primeros de Cocaine Bear, pero todo lo que sigue en la película es una invención del guionista. Warden usa la potente configuración de la historia para representar una matanza increíblemente gráfica y divertida.

La película se inspira en un hecho real para traer un festival gore sangriento.
Créditos: Universal Pictures.

Cuando el oso ingiere millones de dólares en cocaína desencadena una serie de eventos que involucran a un grupo de personajes excéntricos, interpretados por Keri Russell, Alden Ehrenreich, O’Shea Jackson Jr y el difunto Ray Liotta, que tratan desesperadamente de navegar a través de la matanza sangrienta que inicia. 

El tercer largometraje de Banks se apoya en las cualidades bizarras de película clase B que tiene el material de origen, tratando esta extraña película slasher como una comedia negra que, algunas veces, es tan inteligente como cree que es. La verdadera estrella de Cocaine Bear es la irreverencia y la premisa deliberadamente tonta de la historia.

Con la producción, Banks ha vuelto a realizar una película cuyo objetivo principal es ofrecer puro escapismo. Si bien algunos de los ataques del oso pueden ser espantosos, el tono no es sombrío, con Banks burlándose tanto de los thrillers de terror sobre ataques a la naturaleza como la, cursi y de bajo presupuesto, saga Sharknado.

El retorno de Banks 

Ya sea componiendo secuencias traumáticas para canciones de Depeche Mode o alentando al compositor Mark Mothersbaugh a crear temas dramáticos exagerados, la directora quiere que la audiencia se ría y se asuste al mismo tiempo.  El gore se usa para resaltar lo divertido que es ver a los tontos personajes secundarios de la película siendo asesinados. 

“Cocaine Bear”, un oso con cocaína 2
Ray Liotta, quien falleció antes del estreno de “Cocaine Bear”, fue homenajeado en la avant premiere del film.
Créditos: Universal Pictures.

Desafortunadamente, las tramas que involucran a las personas son bastante olvidables hasta que aparece el oso. No obstante, el CGI (imágenes generadas por computadora) utilizado para dar vida al animal resulta convincente y Banks hace un buen uso de los primeros planos para enfatizar la mirada sedienta de sangre del oso y sus terribles dientes afilados

Cocaine Bear ahorra en cuánto muestra a su protagonista, lo que permite que cada aparición sea lo suficientemente aterradora, incluso cuando su llegada indica que es hora de reír. La mayoría de sus víctimas mueren de manera repugnante, aunque Banks siempre hace hincapié en la emoción de la casa de la diversión, recordándonos constantemente que no nos tomemos demasiado en serio los procedimientos más extraños de la ficción.

Cuando el talento no alcanza

Los personajes en Cocaine Bear están diseñados para satirizar los estereotipos de género, pero en lugar de ser divertidos clichés, son un tanto planos. Ehrenreich logra dotar a su personaje de cierta empatía, pero el detective veterano interpretado por Isiah Whitlock Jr. es un estereotipo agotado con un humor inexpresivo. Liotta, por su parte, interpreta a un criminal predecible.

En última instancia, todos los personajes parecen estar hechos de cartón, lo que hace que el público espere ansiosamente la siguiente aparición del oso digital para que algo emocionante suceda.

“Cocaine Bear”, un oso con cocaína 3
El oso de Elizabeth Banks tiene un final distinto al de Pablo Eskobear.
Créditos: Universal Pictures.

A pesar de esto, el guion presenta algunos detalles ingeniosos, como una secuencia de persecución brutalmente efectiva que involucra a una ambulancia y al oso, y algunas bromas acertadas.

A pesar de sus esfuerzos por ofrecer una experiencia pulp obscena, Cocaine Bear a menudo se queda corta en la simulación de los placeres culpables, que son tan malos que son buenos, como lo han logrado otros artistas menos talentosos. En comparación con su protagonista, la película de Banks carece de energía y no logra entusiasmar al público.

La película se estrena el jueves 23 de marzo.

Compartir:

Seguir Leyendo

La tormenta imperfecta de Javier Milei

La tormenta imperfecta de Javier Milei

La semana del ajuste eterno, con su combinación de inflación y caída del consumo, demuestra cómo se agrava el panorama a diario. Las respuestas sectoriales se suman en todo el territorio nacional y evidencian la incapacidad del Gobierno de generar un consenso para el saqueo. Las crisis institucionales que se avecinan y la presión internacional, que el Presidente festeja desde su cuenta de X.

leer más
Nota al Pie | Noticias en contexto