sábado 20 de julio de 2024

El Caballero de la Noche a través de la mirada surrealista de Andy Warhol

Batman Drácula marcó la primera entrada del superhéroe en una película. Filmada por el artista sin autorización de DC Comics, el largometraje de 1964 enfrentó al popular personaje contra el vampírico transilvano en un auténtico duelo de murciélagos
Batman, Andy Warhol
Andy Warhol fue director de cine, fotógrafo, pintor y escultor. Exploró todos los medios de expresión a su alcance para posicionarse como el padre del pop art. Crédito: Getty Images

El género de los superhéroes no tuvo reparos en mutar de vez en cuando y jugar con el estilo para crear algo original. Sin embargo, por mucho que se intenten experimentar con la ´subversidad´, difícilmente una película o serie de superhéroes fue tan lejos como para romper la línea de vanguardia. 

Incluso cuando cineastas con visiones artísticas únicas como Todd Phillips, Guillermo del Toro, Christopher Nolan, Taika Waititi o Chloé Zhao encabezaron alguna producción de una superfranquicia, las convenciones de la fórmula del género regresaron en el tercer acto de sus películas.  

A pesar de esta tendencia, una entrada perdida en las adaptaciones iniciales de cómics vio aparecer una de las primeras encarnaciones en pantalla de Batman en un ejemplo hiperestilizado, con una narrativa ambigua y posmoderna, dirigida por quizás el más definitivo vanguardista de todos los tiempos, Andy Warhol.

El Caballero de la Noche es el superhéroe por excelencia. Tuvo más de una docena de películas live action desde que el personaje apareció por primera vez en las páginas de Detective Comics en 1939. 

Sus representaciones en pantalla van desde el cursi protagonizado por Adam West hasta la reinvención gótica de Tim Burton encarnada por Michael Keaton a finales de los años 80, pasando por las interacciones modernas retratadas por Christian Bale, Ben Affleck y Robert Pattinson. De todas estas adaptaciones, ninguna es tan misteriosa como Batman Drácula, el audiovisual experimental filmado en 1964 por Warhol.

Andy Warhol, el padre del pop art

Warhol es conocido por su poderosa influencia en el arte de vanguardia, por sus extravagantes lecciones de sexo, por sus pinturas en latas de sopa Campbell y por los retratos de Marilyn Monroe y Muhammad Ali

Este estatus proviene en particular de la experimentación de Warhol en el cine de vanguardia, con obras como Sleep (1963), Blow Job (1963) y Empire (1964). Sleep tiene una duración de 521 minutos y consta de tomas largas que muestran al amigo y amante de Warhol, John Giorno, durmiendo.

Creditos IMDB
Batman Drácula aplica el concepto warholiano a uno de los íconos más importantes de la cultura pop. Crédito: IMDB

Para hacer Sleep, Warhol combinó 22 tomas, durante las cuales se centró en retratar diferentes partes del cuerpo de Giorno, desde la cara hasta las nalgas. El resultado es una película obsesivamente voyerista, cuya cualidad aburrida subraya de manera paradójica la intensa fascinación que el objeto de deseo puede tener para un observador.

Dentro de esta obra creativa, Warhol decidió abordar la historia de Batman. Batman Drácula se traslada a través de los rascacielos de Nueva York a Long Island y a ese momento en el que Bruce Wayne se enfrenta a su mayor miedo: un monstruo romántico y la quintaesencia de los vampiros, Drácula.

Batman Drácula, un duelo de murciélagos

Batman Drácula en realidad es anterior a la histórica serie de televisión Batman protagonizada por Adam West (1966). Sin embargo, algunos críticos sugirieron que la estética propuesta por Warhol para el personaje impregnó de forma significativa la versión televisiva posterior cuyo impacto fue mundial. 

El actor Jack Smith, amigo de Warhol, interpretó los papeles tanto del millonario Bruce Wayne como del Conde Drácula, lo que le da a la pareja protagonista un paralelismo inquietante: el miedo más profundo se tiene a alguna forma de une mismo.

Creditos Getty Images
The Factory, el lugar en el que Warhol explora su arte en todas las formas. Crédito: Getty Images

A diferencia de la mayoría de las adaptaciones de Batman y Drácula, la película no tiene una estructura narrativa tradicional y presenta imágenes surrealistas. Aunque la película nunca se estrenó comercialmente, fue objeto de una cierta cantidad de atención crítica e histórica. 

En general, se la considera una obra de arte que refleja la estética y los intereses del movimiento pop art de los años 60. También es conocida por su estilo de filmación experimental y su uso de efectos visuales.

Además, fue objeto de controversia debido a su contenido explícito, incluida la desnudez frontal masculina y las referencias sexuales. Como resultado, fue clasificada como una obra de «culto» y se convirtió en un objeto de fascinación para muchos cinéfilos y fanáticos del arte contemporáneo.

El destino de la película

DC Comics, propietaria de los derechos de Batman, no otorgó ningún permiso para la filmación, por lo que el trabajo terminado se considera oficialmente una fanmovie. A la compañía no le gustó ni siquiera las proyecciones privadas de Batman Drácula y prohibió que se hicieran copias. Es por eso que Warhol solo la exhibió en un puñado de lugares a lo largo de los años. 

De hecho, la película nunca se completó. Durante décadas, se pensó que se había perdido o que estaba enterrado en las profundidades de los archivos de Warner Bros, actual titular de los derechos de DC Comics. En 2006, una parte de la filmación apareció en un documental sobre Jack Smith. Sin embargo, estaba muy dañada.

En este video musicalizado por la Velvet Underground y Nico, la cantante alemana novia de Warhol, se pueden observar algunos minutos de metraje de la película perdida.

Como hizo con muchos elementos icónicos de la cultura pop, Warhol quiso incorporar a Batman en su trabajo. Las pocas imágenes que trascendieron se sienten apropiadas para una producción de Warhol, pero muy lejos de como se conoce hoy el género de superhéroes. Para el momento en que el artista filmó su película, solo existía una versión del personaje en pantalla, el de Lewis Wilson en la serie de 15 episodios Batman, que se transmitió en 1943. 

La película de Warhol no fue la única que se hizo sobre el Caballero de la Noche y el vampiro más famoso de la literatura. El 3 de junio de 1967 se estrenó en los cines filipinos Batman Fights Dracula, una parodia escrita por Bert R. Mendoza y dirigida por Leody M. Diaz. Al igual que la película de Warhol, se hizo sin el permiso de DC.

Años más tarde DC Comics publicó tres novelas gráficas en las que Batman lucha contra Drácula en la década de 1990. Ambos personajes se volverían a encontrar en la pantalla, ahora de forma oficial, en la película animada Batman vs Drácula de 2005.

Compartir:

Nota al Pie es un joven medio alternativo y autogestivo. Precisamos tu aporte para sostener el día a día de un periodismo popular que encuentra cada día más dificultades para mantenerse independiente. Con tu suscripción mensual nos ayudás muchísimo. Podés cancelarla cuando quieras. Por mail te iremos informando de los beneficios de ser parte de Nota al Pie.
¡Muchas Gracias!

Notas Relacionadas

Seguir Leyendo

Cien años de la Masacre de Napalpí: un delito de lesa humanidad y la memoria indígena que clama territorio

Fue el 19 de julio de 1924, cuando la Gendarmería y la Policía fusilaron a cientos de hombres, mujeres y niños del Pueblo Qom y Moqoit. Los responsables materiales e intelectuales tuvieron impunidad. Se trató de un delito de lesa humanidad perpetrado por una política estatal. El trasfondo, al igual que hoy, los territorios indígenas.

Identidad digital: el nuevo aliado contra la ludopatía infantil

En un contexto donde esta problemática continúa en ascenso, ¿existen opciones que puedan contribuir a proteger a los menores? En esta nota te contamos.

Teatro Eureka, un puente cultural entre Buenos Aires y Madrid

Una escuela de teatro argentina conquista Madrid con un ambicioso programa de intercambio denominado "Experiencia Gira".

Ultimas Noticias

Más del autor

Nota al Pie | Noticias en contexto