Ene 30, 2023 | Internacional

Monedas comunes, una respuesta al imperio del dólar

Cada vez más países buscan la creación de mecanismos alternativos para prescindir de la moneda estadounidense.
Nueva Sociedad
Hugo Chavez, ex presidente de Venezuela, propuso la creación de una moneda común para Latinoamérica en el 2007. Créditos: Nueva Sociedad.

La VII Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), tanto en la previa como en su desarrollo, dejó importantes anuncios. Uno de ellos, casi de manera instantánea, impactó de lleno en la agenda mediática internacional: la intención argentino-brasileña de construir una moneda común denominada “Sur”.

Cómo se desarrolló en Nota al Pie, la iniciativa funcionaria como un instrumento financiero que pretende agilizar el comercio bilateral entre ambos países sin reemplazar al peso ni al real. Del mismo modo, se encuentra abierta para que cualquier nación del continente pueda sumarse a construirla.

La incipiente propuesta no solo representaría un enorme salto en términos de integración regional sino que a su vez, es parte de una discusión igual de profunda: la actual arquitectura financiera global. Mientras el Unipolarismo Financiero intenta mantener el viejo orden internacional, las naciones multipolares emergentes buscan alternativas para no depender del tutelaje estadounidense.

Fuente La Republica
Los acuerdos de Bretton Woods, firmados en 1944, establecieron al dólar como moneda de referencia internacional. Créditos: La República.

Un objetivo estratégico 

No es la primera vez que en nuestro continente se discute la creación de una moneda común destinada al comercio entre los Estados de la región. Sin embargo, a diferencia de otras oportunidades, por primera vez están dadas las condiciones geopolíticas para avanzar en ese camino.

Como señalaron las autoridades de los países impulsores de Sur, uno de los objetivos estratégicos más importantes de la propuesta es la desdolarización del continente. Tamaño objetivo no podría siquiera ser una posibilidad si no hubiera una tendencia global que se animase a discutir la hegemonía del dólar a nivel mundial.

Según preciso el Fondo Monetario Internacional (FMI), hasta el año 2021, la moneda estadounidense representó casi un 60% de todas las reservas de divisas en los bancos centrales del mundo. No obstante, para citar un ejemplo de la tendencia desdolarizadora global, en el año 1999 el porcentaje era de un 70%.

En este sentido, en los últimos años, cada vez son más los países o bloques regionales que plantean la creación de mecanismos financieros – comerciales alternativos a la moneda norteamericana. Y si bien es poco probable que en el corto plazo exista una divisa con la capacidad de reemplazar al dólar como moneda hegemónica, la arquitectura financiera global actual convence cada día a menos Estados.

Lo cierto es que, en la práctica, la divisa norteamericana ha funcionado como un método de extorsión para aquellos que rechazan las recetas del unipolarismo financiero. El sinfín de sanciones impuestas por EEUUOTAN contra Rusia, a raíz del conflicto en Ucrania, ha servido como ejemplo de lo que les espera a quienes no se alineen con los intereses globalistas. En este marco, mientras el imperio del dólar se debilita, los nuevos polos emergentes de poder impulsan la construcción de un nuevo sistema monetario con una lógica multipolar.

AMBITO 2
Los BRICS representan el 25% del PBI mundial. Créditos: Ámbito.

Los BRICS en busca de una moneda común

El pasado 25 de enero, en declaraciones a la agencia de noticias rusa RIA Novosti, el canciller ruso, Serguei Lavrov, confirmó que los BRICS también debatirán la creación de una moneda común. Según sostuvo el diplomático, el tema será parte de la agenda de la Cumbre del bloque en Sudáfrica, a finales de agosto de este año.

“Los países serios, que se respetan a sí mismos, son conscientes de lo que está en juego”, sostuvo el funcionario ruso. En la misma línea, Lavrov sostuvo que los anuncios de monedas comunes se fundamenta en que estos países “ven la intratabilidad de los dueños del actual sistema monetario internacional, por eso quieren crear mecanismos para garantizar el desarrollo sostenible, libre del dictado exterior”.

Días atrás, en el marco de una gira por el continente africano, el canciller aseguró que no se puede confiar en los mecanismos de Occidente, debido a que “está dispuesto a hacer trampas en cualquier momento para conseguir un objetivo momentáneo”. Del mismo modo, Lavrov se mostró optimista frente a la propuesta de la creación de una moneda común: “La proporción de monedas nacionales entre los pagos de los BRICS está creciendo activamente”, afirmó.

Compartir:

Seguir Leyendo

Nota al Pie | Noticias en contexto