Oct 16, 2022 | Cultura

“Vigilante”, otro true crime creado por Ryan Murphy

La miniserie de Netflix trae una tenebrosa historia real sobre una familia que recibe cartas inquietantes de un extraño y la convierte en una producción que desborda suspenso.
DESTACADA Cred Netflix 1
Mia Farrow y Terry Kinney interpretan a dos de los vecinos un poco perturbadores de los Brannock. Crédito: Netflix.

Durante 2014 comenzaron a aparecer cartas anónimas en el buzón de Derek y Maria Broaddus, quienes acababan de comprar una casa en 657 Boulevard en Westfield, Nueva Jersey, firmadas por alguien que se hacía llamar “Vigilante”.

En estas notas, el acosador detalló su aparente conocimiento de la propiedad y del poco tiempo que la familia pasó en ella, ya que si bien habían comprado la casa aún no se habían mudado.

En la primera carta agradece a la familia por traer niños a la casa, “sangre joven”, como lo expresaba de manera tan aterradora, y decía que una vez que el Vigilante supiera sus nombres, llamaría a los niños y los acercaría a él.

Después de que los Broaddus recibieron dos cartas aún más espeluznantes, se inició una investigación policial sobre el asunto. La pareja nunca se mudó a la casa y gastó innumerables cantidades de dinero en pagos de hipoteca e impuestos a la propiedad mientras intentaba deshacerse de ella. 

Su historia fue relatada por The Washington Post a mediados de 2015, luego de lo cual el caso se volvió muy publicitado. Aún así, entre una investigación local, detectives privados y detectives aficionados, nunca se encontró a ningún culpable.

Una nueva adición al Murphyverse

Ryan Murphy marca con “Vigilante” la segunda miniserie sobre un true crime para Netflix  en menos de un mes, después del lanzamiento gigantesco de “Monster: The Jeffrey Dahmer Story”

Murphy y el co-creador, Ian Brennen, adaptaron el artículo a una miniserie de siete episodios, tomando los núcleos importantes de la historia de los Broaddus para crear una narración ficticia que se extiende más allá de los confines de los eventos reales. Su mayor táctica creativa: preguntarse qué podría haber pasado si la familia se hubiera mudado.

Y aunque no siempre puede escapar de los adornos de memoria de su creador, “Vigilante” emplea un gran poder estelar y suficiente suspense escalofriante para tener éxito no solo como un thriller ajustado, sino como una de las mejores entregas de Murphy en años.

También ambientada en los suburbios de Nueva Jersey, la miniserie está protagonizada por Naomi Watts y Bobby Cannavale como Nora y Dean Brannock, quienes buscan mudarse de la ciudad de Nueva York a los suburbios para tener un ambiente más tranquilo donde puedan criar a sus dos hijos. 

Cred Netflix 2 1
“Vigilante” se basa en una historia real, sin embargo Ryan Murphy amplía la narrativa creando una historia de suspense. Crédito: Netflix.

La casa de tus pesadillas

657 Boulevard es idílico; posee molduras en los techos, una piscina e incluso un montacargas antiguo que le da a la casa un encanto bucólico. Todos los vecinos parecen un poco excéntricos, pero por lo que los Brannock pueden ver, las únicas desventajas de la casa son las encimeras de mármol de Carrara, que tendrán que ser reemplazadas para que Dean pueda cocinar sin manchar toda la cocina.

La venta se cierra rápido, gracias a la agente de bienes raíces demasiado ansiosa de la pareja, Karen (Jennifer Coolidge), una antigua compañera de Nora de la escuela de arte. 

Pero no mucho después de mudarse, los Brannock comienzan a recibir cartas amenazadoras, las primeras de las cuales son textuales de las notas en la historia real. El Vigilante perturba de inmediato a la pareja con su tono atrofiado pero familiar, y hace preguntas como: “¿Ya han encontrado [los contratistas] lo que hay en las paredes? Con el tiempo, lo harán”.

De repente, los vecinos de la calle ya no parecen tan encantadoramente chiflados. Mitch (Richard Kind) y Mo (Margo Martindale) acechan en la medianera de la propiedad; mientras que Pearl (Mia Farrow) y Jasper (Terry Kinney) tienen algo contra la pareja, irrumpen en la casa y luego los denuncian a la sociedad histórica local cada vez que la familia trata de modificar la casa o el terreno en el que se encuentra.

La serie está disponible en Netflix. 

Una vez que ‘El Vigilante’ alcanza los límites de su inspiración, se vuelve loco, pero aún se aferra a la tensión abrasadora en el corazón del verdadero misterio. Afortunadamente, Murphy modera su típica sobreexcitación. Él y Brennan se han endurecido, resistiendo la tentación de verter todos los ingredientes temáticos posibles en la serie, evitando otra mezcla de mediocridad demasiado cocida y superpoblada.

Ritmo impecable acompañado de performances inmensas

Cada episodio dura solo alrededor de 47 minutos. Con el tiempo justo de ejecución en cada una de las siete partes, aumenta de manera inquietante la sospecha. Hay una paranoia palpable, ya que Murphy y Brennan superponen nuevas teorías de antiguos residentes poco fiables e investigadores inútiles. Todo crea una incomodidad hipnótica para la audiencia.

El fantástico elenco destaca, mientras que Murphy acompaña. Cannavale y Watts tienen una gran química. Esta producción es otro vehículo para que Watts muestre su tremenda habilidad para hacer que los personajes que navegan por peligros extremos se sientan completamente reales y tridimensionales. 

Cannavale es tanto carismático como gracioso, lanzando frases sarcásticas con la misma facilidad de extrapolar la asfixia y la angustia por sentirse acosado. Coolidge, Martindale y Farrow son ladronas de escenas, como era de esperar. 

Cred Netflix 1 1
El elenco estelar crea performances únicas, aunque toda la atención se la llevan las cartas anónimas del Vigilante. Crédito: Netflix.

El miedo a una amenaza desconocida

Pero la estrella más grande de todas son  las cartas del Vigilante, que son narradas en la serie por una voz inquietante y distorsionada, y siguen siendo la parte más aterradora del espectáculo. 

Son el temor fundamental que ancla la serie, incluso cuando tropieza con un territorio extravagante; un recordatorio enfermizo de que todo esto está inspirado en una historia real. “Vigilante” entiende que lo más espeluznante en la era moderna inundada tecnológicamente es alguien que observa cada uno de tus movimientos, sin dejar ningún rastro digital o presencia física.

“Vigilante” es una rara creación de Ryan Murphy que en realidad se beneficia de su perverso sentido del humor y su afición por el apasionante drama de suspenso. Posee una urgencia escalofriante que se siente tanto moderna como perversamente fresca. 

Compartir:

Seguir Leyendo

Nota al Pie | Noticias en contexto