Sep 5, 2022 | Cultura

Estreno de «Mármol», una obra de la irlandesa Marina Carr

Este jueves 8 de septiembre a las 20, en el teatro El Tinglado, se presentará la obra, dirigida por Oscar Barney Finn. El director dialogó con Nota al Pie para contar el profundo interés que tuvo hacia la autora y su relato, y lo que fue para él darle vida.
Mármol
Una obra que según la escritora es “Una premonición de un desastre inminente que precede a una colisión entre la vida consciente y la subconsciente de dos parejas casadas”. Crédito: Diario Crítico.

El próximo jueves 8 de septiembre a las 20, en el teatro El Tinglado (Mario Bravo 948, CABA), se estrenará la obra “Marmol”. Escrita por la autora irlandesa Marina Carr, es dirigida por el prestigioso director, guionista y productor argentino Oscar Barney Finn. Su reparto estará conformado por Cecilia Chiarandini, Diego Mariani, Pablo Mariuzzi y Alexia Moyano

En la sinopsis, se describe a la flamante obra como: “Una premonición de un desastre inminente que precede a una colisión entre la vida consciente y la subconsciente de dos parejas casadas. Las fantasías y pasiones ocultas entran en conflicto con los llamados de la amistad y la fidelidad. Las existencias cotidianas de los personajes y sus luchas por aceptar la mortalidad brindan el telón de fondo de la exploración de MÁRMOL de la tragedia de morir con el corazón vacío”. 

Mármol
El director, Oscar Barney Finn, resalta que la obra es “de una escritora que quiere escapar a las limitaciones de la sociedad; y que tiene la intención de desafiar el status quo, sobrevolando todo y haciendo un trabajo libre”. Crédito: Rumbo Sur.

“Mármol” y Marina Carr

Según explicó la escritora en una entrevista, la historia de “Mármol” nació mientras se encontraba leyendo unas traducciones de poesía islandesa; una de sus amigas le relato una historia que decía: “Había un granjero islandés y un pescador islandés; eran grandes amigos. Y el granjero le dijo al pescador: “Sabés, anoche soñé que le estaba haciendo el amor a tu mujer”. El pescador se da la vuelta y dice: “Eso es muy raro porque anoche mi mujer soñó que te hacía el amor”. Por lo cual Fiona, su amiga, le exclamó “que sería una apertura fantástica para una obra de teatro”. De allí surgió.

Sin embargo, Carr describe su escape en la escritura como una manera de sobrevivir a un trauma: “Las cosas pasan y tratás de lidiar con ellas lo mejor posible”. Por eso “escribo a través del teatro. Porque es drama, es realzado y es artificial”. Aun así, concluye: “Creo que el trauma es un hecho de la vida y el teatro trata sobre el conflicto.”

Por otro lado, Nota al Pie dialogó con el director de la obra, Oscar Barney Finn, quien expresó el profundo interés que tuvo hacia la historia que relata la autora, y lo que fue para él darle vida. 

¿Qué lo inspiró para querer dirigir una obra de Marina Carr? 

Mis búsquedas teatrales siempre tienen motivos que van más allá de un texto. En este caso me inspira y conduce a caminos conocidos y cercanos a la identidad irlandesa. Hace años me dediqué a investigar parte de mis raíces en empecinados viajes que fueron abriendo puertas de una historia familiar; y permitiendo la frecuentación de una cultura que no conocía en profundidad. 

La vida en Irlanda cambió en la década de los 90; y algunos paradigmas fueron dejados de lado por las nuevas generaciones que accedieron al teatro. Los cambios económicos generaron cambios culturales; en donde muchos valores de esa sociedad se vieron reflejados en autores jóvenes que expresaban rebeldías y rupturas. Fue allí cuando me topé con Martin MacDonagh y su “Reina de la belleza de Leneanne”; y luego con Marina Carr y sus primeras obras.

Los dos formaban parte de lo que se denominó el Teatro irlandés de la era del Céltic Tiger y sus Estéticas de la destrucción. Esto generó que la experiencia con Mac Donagh en mis dos versiones de su obra fueran inolvidables experiencias.

La primera a fines de los 90 en el teatro Ateneo; y la segunda antes de la pandemia en los teatros El Tinglado y Andamio. Quizás esto fue lo que retrasó la puesta de Marina Carr, ya que la primera obra elegida fue “Mujer espantapájaros”; pero se dejó de lado para encarar “Mármol”, estrenada en 2007. 

¿Qué nos puede decir sobre la última frase de la sinopsis: “La tragedia de morir con el corazón vacío”?

Es un pensamiento oscuro, ya que Marina cree que la vida es un trauma y nosotros los sobrevivientes; por muy poco tiempo que dure ese trauma. Sin saber cómo será nuestra salida de este mundo, los cuatro protagonistas entrecruzan sus vidas y caminan hacia un punto sin retorno; donde la autora se vale de ellos para hablarnos de la crisis de la mediana edad en donde el vacío y la desolación van ganando terreno. Habitando bajo un mismo techo que los guarece de tempestades en un mundo que cambia y los acosa, pero también los desnuda frente a deseos y angustias del vacío de su corazón frente al interrogante de la muerte presentida.

Mármol
La escritora describe su escritura como “una manera de sobrevivir a un trauma. Donde las cosas pasan y tratás de lidiar con ellas lo mejor posible”. Es por eso que elige al teatro, “ya que es drama, es realzado y es artificial”. Crédito: Financial Times.

¿Tuvo colaboración de Marina Carr para llevar adelante la obra?  

Estoy en contacto con ella y era nuestro deseo, junto con la Embajada de Irlanda, que  viajará a presentar sus obras. Pero este buen deseo se vio postergado por la pandemia; y por sus compromisos en Londres y Dublín, donde está estrenando nuevas obras. 

Solo algunas cartas y consultas estuvieron de por medio ante el trabajo de traducción de Cecilia Chiarandini y la versión que pude establecer. Siempre una obra establece desafíos cuando uno quiere trasladarla a un espacio escénico.

¿Cómo pudo darle vida a la historia? 

Como es costumbre en mí, defino el espacio escénico de una puesta al conocer la sala; debido a que no es lo mismo la sala Martín Coronado o la María Guerrero, que el Centro de la Cooperación o El Portón de Sánchez. En “Mármol” mi especialidad tendrá más que ver con la síntesis que había logrado con otras investigaciones. Si bien la trama determina espacios que nos llevan a casas, bares o terrazas, mi tarea estará guiada a liberarse de esa convención; estableciendo un espacio amplio y liberador que de dinamismo al pasaje de las escenas y al juego de los intermedios, sostenidas por los cuatro personajes. 

¿Qué podría destacar de Mármol? 

Que es la obra de una escritora que quiere escapar a las limitaciones de la sociedad; y que tiene la intención de desafiar el status quo; sobrevolando todo y haciendo un trabajo libre. Sin duda esto es lo que me sedujo y me posibilitó encontrarme con una obra reveladora de situaciones cotidianas; pero con posibilidades de bucear en otras aguas; con sus protagonistas sumergidos en humor, ironía; y diálogos que expresan muy bien las situaciones y el carácter de sus cuatro protagonistas.

Notas Relacionadas