Jul 5, 2022 | Editorial

Fin de semana turbulento

Santiago Martínez Laino reflexiona acerca de la renuncia de Martín Guzmán al gabinete de Economía y su reemplazo por Silvina Batakis.
Fuente Twitter Mario A Stella
“Los errores y la mala gestión involucran a la totalidad de los integrantes del frente gobernante”, sostuvo Laino. Créditos: Twitter de Alberto Fernández.

Pasaron 1687 minutos entre el tweet de Martín Guzmán en el que le decía al presidente Alberto Fernández que renunciaba a la cartera de Economía y la notificación en la misma red social de la portavoz presidencial Gabriela Cerruti anunciando como nueva ministra a Silvina Batakis.

Ahora bien, analicemos a modo de balance algunos aspectos del paso de este ministro, uno de los más respaldados por el presidente, en economía, y cuales pudieron haber sido las razones de su dimisión.

Martin Guzmán asumió en diciembre de 2019 con un objetivo principal: hacer frente a la gran deuda externa que dejó el gobierno de Mauricio Macri, tanto con bonistas privados como con el FMI.

Al poco tiempo de su inicio, la pandemia del COVID-19 impactó de lleno en la Argentina y en el mundo. En el 2020 el Estado Nacional intentó dar una respuesta ante esta crisis inusitada con el programa ATP (asistencia de emergencia al trabajo y la producción) y con otro tipo de ayudas como el IFE (Ingreso familiar de emergencia). Sin embargo, la implementación del IFE reveló el desconocimiento del Gobierno del Frente de Todos sobre la realidad socioeconómica de nuestro país ya que pensaban que esta ayuda sería para 2 o 3 millones de personas y fueron más de 11 millones de personas las que se inscribieron en el IFE. 

Luego sólo lo pudieron cobrar aproximadamente 9 millones de compatriotas. Un IFE bimestral que sólo se entregó en tres oportunidades por $10.000 durante el primer año de la pandemia.

Algo más que insignificante ante una realidad que iba carcomiendo el poder adquisitivo de salarios, jubilaciones y la AUH (Asignación Universal de Emergencia).

Esto derivó en la multiplicación de protestas de los movimientos sociales que veían cómo se incrementaba la asistencia a comedores y merenderos al mismo tiempo que la ayuda estatal de alimentos se iba ajustando, retrasando una semana o dos semanas por mes lo que a la larga significaba la eliminación de partidas para los sectores más humildes, en distintas bocas de distribución de todo el país.

Fuente Twitter Martin Guzman
“Nuestro pueblo ya tiene una gran memoria acumulada de lo que significa el FMI para nuestro país como para un montón de países”, señala Laino. Créditos: Argentina.gob.ar

Mientras la pandemia iba quedando atrás gracias a la masiva campaña de vacunación, la ambición remarcadora de precios por parte de formadores de precios no encontraba límites por parte del Estado. La inflación es una de las mayores preocupaciones de la sociedad en su conjunto. En 2021 los incrementos mensuales fueron superiores al 3% con un pico superior al 5% en marzo de 2021. Este año arrancó casi en 4% mensual, con un pico en marzo de 6,7% superando la marca mensual de 6,5% septiembre de 2018 y estableciendo un récord luego de treinta años.

En el medio estuvo el acuerdo con el FMI. Producto del préstamo irresponsable que generó el gobierno de Mauricio Macri por más de 44.000 millones de dólares, violando los estatutos del propio FMI. Un préstamo que derivó en la fuga de divisas y el endeudamiento asfixiante para todo un país por un objetivo meramente electoral. 

El acuerdo con el FMI al que llegó el gobierno del Frente de Todos implica diez revisiones trimestrales y sujetar la políticas del país a las metas que vaya imponiendo el organismo. Nuestro pueblo ya tiene una gran memoria acumulada de lo que significa el FMI para nuestro país como para un montón de países, del tercer mundo que han visto aumentar su pobreza, indigencia y desigualdad social, llevando sus clásicas recetas. 

El ex ministro Guzmán fue parte de un gobierno al que le faltó la sensibilidad necesaria para ponerse en el lugar de amplias franjas de la población que aún con trabajo registrado y/o no registrado no logran superar la línea de la pobreza y que ven disminuir su poder adquisitivo mes a mes. 

Guzmán fue una pieza de un gobierno al que le faltó la firmeza necesaria para enfrentar a los sectores poderosos de la economía. Poner un freno a los formadores de precios para frenar la inflación y grabar con mayores impuestos a quienes se enriquecieron durante la crisis sanitaria. Buscando los mecanismos para achicar las desigualdades de nuestro país.

El problema no solo es económico también es político

Las reiteradas turbulencias dentro del Frente de Todos también son parte del problema. 

Las disputas intestinas debilitan y deterioran la autoridad presidencial. En muchos casos con niveles de descalificación y agresividad superiores a los de otros sectores opositores.

Por más que se quiera poner una pátina de cuestionamiento ideológico al reclamo proveniente del sector de la vicepresidenta, es difícil verlo cuando sus propuestas en los reemplazos ministeriales luego de la derrota electoral de las PASO del 2021 fueron por Juan Manzur como jefe de Gabinete o Julián Domínguez en Agricultura. 

Credito AFP 2
“La implementación del IFE reveló el desconocimiento del Gobierno del Frente de Todos sobre la realidad socioeconómica de nuestro país”. Créditos: AFP.

Este último fue destacado por la vicepresidenta en su acto de homenaje por los 48 años del fallecimiento del ex Presidente Juan Domingo Perón. Sin embargo, en sus posicionamientos, Domínguez se opone casi con la misma vehemencia a los aumentos de retenciones a las exportaciones de granos que la Mesa de Enlace.  

Tampoco parece muy progresista respaldar a un ministro provincial como Sergio Berni, vinculado a las represiones de la policía de la policía de Buenos Aires en el desalojo de Guernica y en tantos otros desalojos. Berni que protege a la Policía de la Provincia de Buenos Aires ante situaciones complejas como la desaparición de Facundo Astudillo Castro, el balazo a Chano Charpentier o la represión a quienes reclamaban por el femicidio de Úrsula Bahillo.

Los errores y la mala gestión involucran a la totalidad de los integrantes del frente gobernante.  

De los 1687 minutos vibrantes y acefalía en el Ministerio de Economía, más de 1500 minutos transcurrieron sin diálogo entre el presidente y la vicepresidenta, en una muestra de desconsideración hacia la ciudadanía que con zozobra no sabía hacia dónde se dirigía la crisis económica. No pueden eludir hacerse cargo de la situación, luego de dos actos homenaje al ex presidente Juan D. Perón, utilizados como ring mediático para exponer sus diferencias. Tampoco pueden esquivar responsabilidades de allanarle el camino a Juntos por el Cambio, para que tenga más posibilidades de arribar al Ejecutivo Nacional en el 2023.

Luego de muchas especulaciones, dibujos en la arena, danza de nombres y posibles esquemas de cambio total de gabinete, se resolvió la ausencia ministerial con la designación de la ex ministra de Economía de la Provincia de Buenos Aires durante la gestión del segundo mandato de Daniel Scioli como gobernador. 

Fruto del acuerdo del Kirchnerismo, el Frente Renovador y el albertismo, Silvina Batakis asume como prenda de unidad. Sumando para su haber un amplio festejo por parte de dirigentes alineados con la vicepresidenta, que eran los más críticos de Guzmán.

Más allá de las buenas intenciones de Silvina Batakis, en sus primeras declaraciones dejó en claro que mantiene el rumbo fijado por el Presidente.  

No obstante, esta solución parece más la búsqueda de una solución de emergencia ante un reloj impiadoso que nos depositaba en un lunes frenético a nivel bancario y financiero si no había un nombre propio para el Ministerio vacante.

Quedan las dudas de cuál será el futuro, en tanto se mantenga el tironeo interno, el loteo de cargos en el organigrama ministerial y los planes de cumplimiento con el FMI.

En tanto y en cuanto no haya una decisión política firme, pensando en los sectores más desprotegidos de la sociedad, para achicar desigualdades, frenar los aumentos indiscriminados de precios y aumentar la producción nacional, es difícil ver que cesen las turbulencias.      

Compartir:

Seguir Leyendo

Nota al Pie | Noticias en contexto