Jun 23, 2022 | Deportes

La nadadora Álvarez se desmayó en el agua y la rescató su entrenadora

Al finalizar su rutina en el Mundial de Budapest, se hundió y rápidamente la española Andrea Fuentes se zambulló para salvarla. La competidora se encuentra fuera de peligro y continuará en el certamen.
Álvarez
Fuentes al ver que su alumna no respiraba la puso de costado e intentó reanimarla. Crédito: Telam

El pasado miércoles, el mundo del deporte se llevó un gran susto. La nadadora estadounidense Anita Álvarez perdió el conocimiento mientras realizaba una prueba. Tuvo que ser rescatada por Andrea Fuentes, su entrenadora. Este hecho fue en el marco de la final del Campeonato Mundial Acuático organizado en Budapest, Hungría por la Federación Internacional de Natación (FINA).

La performance de la joven de 25 años arrancó sin ningún problema con su rutina en el suelo y luego se sumergió a la piscina en donde continuó con su presentación. No obstante, cuando estaba finalizando se desvaneció. 

La competencia de solo libre de natación fue conquistada por la japonesa Yukiko Inui, quien se quedó con la medalla de oro. Por su parte, el podio lo completaron la ucraniana Marta Fiedina, medalla de plata, y la griega Evangelia Platanioti, que obtuvo la de bronce.

Álvarez no respiraba

En una entrevista con el programa El Larguero de la Cadena Ser, la entrenadora de Álvarez narró cómo fue la secuencia y su desesperación al ver que los “socorristas no se tiraban al agua”. 

Comentó que desde la otra punta de la pileta les gritaba que tenían que ir a ayudarla, pero al ver que no reaccionaban y ver cómo su alumna se hundía decidió tirarse e ir a socorrerla.

“Yo nadaba lo más rápido que podía”, dijo la coach española y confesó que realizó la “apnea más rápida de mi vida, más que cuando me preparaba para los Juegos Olímpicos”.

Al llegar a su alumna se dio cuenta que “no respiraba y tenía la mandíbula cerrada y súper dura”. Fue en ese instante en donde intentó hacerla reaccionar y le dio dos cachetadas y le gritó “¡Anita, respira!”, pero no había respuesta. 

Álvarez
Mientras que los rescatistas intentaban reaccionar, Fuentes ya estaba sumergida para ayudar a su pupila. Crédito: Télam.

A su vez, describió la desesperación porque el socorrista no sabía nadar bien y dificultó el rescate. Aunque aseguró que lo entendía y que ella, al ser una deportista olímpica, podía nadar más rápido.

Cuando la sacaron del agua, Fuentes insistía en que Anita no estaba respirando y tenían que ponerla de costado. Pero “al cabo de dos minutos es cuándo ha empezado a respirar”. La entrenadora compartió en un comunicado que “Anita está bien, los médicos revisaron todos los signos vitales y todo está normal”.

Necesitan autorización de los árbitros

A través de un mensaje, la FINA informó que los socorristas que se desempeñan en los campeonatos mundiales necesitan ser autorizados por los árbitros para entrar en acción. Es por este motivo que, en el incidente de Anita, Funes fue la primera en tirarse a la piscina.

Béla Merkely, director del servicio de salud de los mundiales, remarcó que “según los reglamentos, (los socorristas) sólo pueden saltar a la piscina tras recibir una señal del cuerpo de árbitros”. 

Es por esto que anunciaron que se revisarán los protocolos para que los auxiliares no tengan que esperar a que el árbitro los autorice.

Escuchá el testimonio completo de Andrea Fuentes. Crédito: El País.

El caso Álvarez no es la primera vez que sucede

Una de las razones por las Fuentes reaccionó tan rápido fue porque ya había visto esta situación en otras oportunidades. Además, admite que esto es debido a que “los deportistas buscamos el límite del cuerpo y a veces lo encontramos”.

La propia Álvarez ya había sufrido un episodio parecido el año pasado durante los Preolímpicos. Asimismo, durante los Juegos de Pekín 2008, la japonesa Hiromi Kobayashi también sufrió un desvanecimiento. 

A pesar de lo acontecido el pasado miércoles, la nadadora se mantiene en la alineación prevista del equipo estadounidense para disputar la final de los Mundiales de Budapest en la jornada de este viernes.

De entrenadora a rescatista

Álvarez
En la foto se ve el momento en el que Fuentes y el auxiliar logran llevar a la superficie a Álvarez. Crédito: Télam

Andrea Fuentes fue fundamental para evitar que este suceso termine con un peor final. A lo largo de su carrera como nadadora, se transformó en la española más laureada de la historia de este deporte. Conquistó tres medallas plateadas y una bronce en los Juegos Olímpicos.

Por su parte, en las competencias mundiales logró cosechar 13 preseas mundialistas y 11 en campeonatos de Europa. En 2013, tomó la decisión de retirarse, pero nunca dejó de hacer lo que más amaba y decidió empezar a entrenar.

Ya en 2018, después de brindar un campus en España a varias de sus nadadoras, Fuentes fue contratada por el equipo de Estados Unidos


En una entrevista con El Mundo, contó que su objetivo es clasificarse entre las ocho mejores en los Juegos de París 2024 y que ella va “año a año, como Guardiola en el Barça”.

Notas Relacionadas