May 3, 2022 | Sociedad

La Matanza: iniciativa para impulsar la seguridad alimentaria

Desarrollo Social dicta talleres presenciales sobre huertas agroecológicas para comenzar un camino hacia la consciencia alimentaria.
huertas agroecológicas
La huerta busca impulsar experiencias de agricultura de pequeña escala en ámbitos urbanos y rurales, produciendo alimentos saludables. Crédito: Bueno y vegano.

Los talleres sobre huerta fueron dictados por el ingeniero Gonzalo Parés, del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) del Área Metropolitana de Buenos Aires. Los encuentros partieron como iniciativa del Desarrollo Social de La Matanza, son presenciales y duran ocho clases. Además, cada miércoles suben a su cuenta de Facebook una parte de la clase y transmisiones en vivo para que todes puedan formar parte de ella.

A su vez, comparten virtualmente fascículos de sus cuadernillos y fragmentos destacados donde tratan los diferentes grupos de alimentos, los aportes que brindan cada uno y recomendaciones para su consumo. Dentro del cuadernillo, se pueden encontrar recetas saludables para compartir en familia.

En la última clase, el tema tratado fue “Compost y abono”. Allí, les alumnes aprendieron la importancia de enriquecer la tierra, el tratamiento de los residuos orgánicos, los tipos de compostaje, la humedad, temperatura y tiempo de descomposición.

huertas agroecológicas
Contar con una huerta es en algún sentido tener un ‘laboratorio vivo’ que permite acércanos a la biodiversidad. Crédito: Mitre y el campo.

¿Qué es una huerta orgánica?

Una huerta orgánica es una forma de cultivo que se basa en la fertilidad del suelo y diversidad de especies. Su fin es obtener plantas sanas que se conviertan en alimentos saludables y sobre todo confiables de consumir. 

En síntesis, busca aprovechar todos los recursos que brinda la naturaleza para producir vegetales sanos. Por este motivo se evita el uso de productos químicos como pesticidas o fertilizantes que dañan nuestro suelo.

Entre los múltiples beneficios de crear una huerta, se puede destacar que la huerta orgánica garantiza el acceso a alimentos saludables. Además, es una excelente forma de realizar actividad física y combatir el sedentarismo y el estrés. En lo social, la actividad en la huerta ayuda al desarrollo de todos los integrantes de la familia. 

Por otro lado, en cuanto a la faceta económica, alivia el presupuesto familiar ya que una pequeña huerta de 1 m2 puede producir 216 plantas de lechuga o 200 tomates al año. Lo que evitaría las compras usuales en las verdulerías o supermercados. 

Otro factor muy importante es el beneficio hacia el medioambiente porque las huertas orgánicas permiten gestionar el agua de lluvia, reducen las inundaciones y crean suelo sustentable para aumentar la absorción. A su vez, ayudan a equilibrar la temperatura, aumentar el oxígeno y mitigar la contaminación ambiental.

Huerta orgánica y su relación con la naturaleza

Por otro lado, además de ser una garantía de alimentos sanos, naturales y llenos de nutrientes, brinda la oportunidad de conectarse a la naturaleza. Esto se relaciona estrechamente con la salud y el bienestar físico y psicológico de todes. 

Un aspecto a destacar es que no se necesitan grandes espacios para realizarla. En la actualidad, existen muchos recursos para que todo el mundo pueda tener su propia huerta, desde canteros en el suelo hasta huertas verticales, también cajones o macetas colgantes.

huertas agroecológicas
También implica un trabajo de paciencia ya que lleva un tiempo determinado producir el alimento, es un trabajo sostenido en el tiempo. Crédito: El periodico.

¿Qué es la soberanía alimentaria? 

Se trata del derecho de los pueblos, comunidades y países a definir sus propias políticas alimentarias que sean ecológica, social, económica y culturalmente apropiadas a sus circunstancias, reclamando la alimentación como un derecho. 

Por otro lado, los aspectos necesarios para la creación de una huerta orgánica son: mínimo cuatro horas de sol pleno; una fuente de agua cercana; semillas de temporada; tierra fértil; recipientes/canteros; herramientas (laya, pala, rastrillo); regadera o manguera y guantes de jardinería.

También se precisan almácigos, que son el dispositivo transitorio donde estará la planta hasta su trasplante definitivo. Algunas semillas pueden sembrarse directamente en el lugar definitivo, como el maíz y el zapallo, o las raíces y tubérculos como la zanahoria.

Esto puede realizarse reutilizando vasos de yogurt, o cualquier tipo de envase de cartón. El único requisito es que debe tener un orificio en la base para permitir el drenaje y estar cubierto con tierra, dejando un centímetro en el borde.  

Luego del dispositivo transitorio, almácigos, los especialistas recomiendan trasplantar los cultivos al lugar definitivo, ya sea una maceta o cantero, siempre y cuando los plantines tengan entre tres y cuatro hojas.

Recomendaciones para realizar la huerta

En otro aspecto, es recomendable incorporar una variedad de plantas aromáticas para controlar plagas y enfermedades, sin limitarnos solo a plantaciones vegetales. Algunos ejemplos de ellas son orégano, tomillo, salvia, ciboulette, lavanda. De esta forma, también se amplían los beneficios de la huerta.

Al momento de la cosecha, se debe tener en cuenta durante las horas más frescas del día. En la mañana o en las últimas horas de la tarde, cuando refresca. También, tomar con cuidado los productos de la cosecha ya que no se deben golpear, ni apretar, ni romper con las uñas. Usar un cuchillo con buen filo es un factor importante para cortar las verduras de hoja y para separar los frutos de las plantas.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota al Pie | Noticias en contexto