Mar 12, 2022 | Internacional

Conflicto Rusia – Ucrania: La ONU advirtió que la guerra amenaza la seguridad alimentaria mundial

Debido al rol que ocupan ambos países en el mercado mundial de alimentos, el conflicto ruso-ucraniano trajo consecuencias negativas para la seguridad alimentaria.
Conflicto Rusia-Ucrania
La FAO explicó que el conflicto actual provocó un aumento de los precios de la energía, debido a que Rusia es uno actor principal en ese mercado internacional, que trajo consecuencias negativas para el sector agrícola. Crédito: Sputnik Mundo.

El pasado viernes, a través de un comunicado escrito por su Director General, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) indicó que el estallido bélico ruso – ucraniano puede profundizar la crisis alimentaria a nivel global. Qu Dongyu, máxima autoridad del organismo, sostuvo que “en los últimos dos años, la enfermedad por Coronavirus ha planteado muchos retos para la seguridad alimentaria mundial. Hoy, lo que está ocurriendo entre la Federación de Rusia y Ucrania añade otro importante reto”.

Los motivos de tal aseveración, sostiene la FAO, es que “Rusia y Ucrania desempeñan un papel importante en la producción y el suministro de alimentos a nivel mundial”. Según los datos ofrecidos por la institución, Rusia es el máximo exportador mundial de trigo, mientras que Ucrania se encuentra en el puesto número cinco. Entre ambos países, a su vez, proveen el 19% del total de cebada, el 14% del trigo y el 4% del maíz del mundo, números que equivalen a más de un tercio de las exportaciones de cereales a nivel global. 

Por otro lado, explicó Qu Dongyu, ambas naciones son las principales abastecedoras de colza, concentran el 52% de las exportaciones globales de aceite de girasol y, particularmente Rusia, es el principal productor internacional de fertilizantes. Debido a estos factores, la guerra puede desencadenar una crisis alimentaria a nivel mundial.

Un impacto directo

“Las perturbaciones de la cadena de suministro y la logística de la producción de cereales y semilla oleaginosas de Ucrania y de la Federación de Rusia, asi como tambien las restricciones a las exportaciones rusas, tendrán importantes repercusiones para la seguridad alimentaria”, advirtió el Director General de la institución. 

Conflicto Rusia-Ucrania
La institución advirtió que la interrupción en la cadena de transporte es uno de los principales factores que podrían llevar a una crisis de seguridad alimentaria internacional. Crédito: Argentina.gob.ar

El impacto de la guerra, en materia alimentaria, puede afectar gravemente a unos 50 países que, por ejemplo, obtienen al menos el 30% de su abastecimiento de trigo de Rusia y Ucrania.  Según desarrolló la FAO, muchos de los territorios afectados “son países menos adelantados o países de bajos ingresos y con déficit de alimentos de África septentrional, Asia y el Cercano Oriente”. En este sentido, a su vez, muchos Estados de Europa y Asia Central dependen de Rusia para alcanzar más del 50% de sus provisiones de fertilizantes y la escasez de ellos puede extenderse hasta el 2023.

Los precios de los alimentos en todo el mundo, factor fundamental para la seguridad alimentaria, alcanzaron un máximo histórico en febrero de este año “debido a la elevada demanda, los costos de los insumos y el transporte y las perturbaciones en los puertos”, sostuvo Qu Dongyu. Los precios del trigo, la cebada, los aceites de colza o girasol y los fertilizantes aumentaron considerablemente durante todo el 2021 pero, a partir de la guerra, esa tendencia creció.

La FAO, en este sentido, explicó que, al no haber ninguna certeza de cómo seguirá el conflicto, “las probables perturbaciones de las actividades agrícolas de estos dos grandes exportadores de productos alimentarios básicos podrían agravar seriamente la inseguridad alimentaria en todo el mundo”.

Las recomendaciones de la FAO

La institución elaboró una serie de puntos, en tanto medidas políticas, con el fin de que los Estados puedan mitigar los efectos para la seguridad alimentaria del conflicto Rusia-Ucrania: 

1- “Mantener abierto el comercio mundial de alimentos y fertilizantes”. Según sostuvo la FAO, se tiene que proteger las actividades de producción y comercialización para satisfacer la demanda a nivel nacional e internacional.

2- “Buscar nuevos y más diversos proveedores de alimentos”. La institución recomendó, especialmente a los países que dependen de Rusia o Ucrania en materia de alimentos, buscar países alternativos para poder abastecerse de los insumos básicos que los países involucrados en la guerra les proveían. 

Conflicto Rusia-Ucrania
“El trigo es un producto alimenticio básico para el 35% de la población mundial, y el actual conflicto podría suponer una repentina y pronunciada reducción de las exportaciones de trigo tanto de la Federación de Rusia como de Ucrania”, denunció la FAO. Crédito: Télam.

3- “Apoyar a los grupos vulnerables, incluidos los desplazados internos”. El organismo dependiente de la ONU instó a los gobiernos a ampliar las políticas de seguridad social como forma de proteger a los personas que se encuentran bajo la línea de pobreza, situación que se puede profundizar debido a la consecuencias que trae el estallido bélico.

4- “Evitar las reacciones ad-hoc en materia de políticas”. La FAO indicó que es recomendable, antes de tomar cualquier medida para asegurar el abastecimiento de alimentos, que los gobiernos consideren los efectos en los mercados internacionales. La reducción de aranceles, sean de exportación o importación, pueden mitigar los problemas en términos alimentarios en un corto plazo pero, según la institución, pueden producir un aumento de precios en el mercado mundial.

5- “Reforzar la transparencia del mercado y el diálogo”. El Director General del organismo sostuvo que iniciativas como el Sistema de Información sobre el Mercado Agrícola (SIMA) del G-20 deben ser el ejemplo para aumentar la transparencia e información sobre el mercado mundial de alimentos.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie