Feb 11, 2022 | Cultura

La Municipalidad de Hurlingham clausuró el Teatro Brote

Tras la denuncia de un hombre del barrio, el municipio decidió cerrar el centro cultural que inició sus actividades durante la pandemia.
Teatro Brote
El Teatro Brote abrió en febrero del 2020 y debió cerrar 15 días después por la pandemia. Crédito: Facebook Hurlingham casaxcasa.

A 2 años de la apertura del Teatro Brote, situado en Sebastián Gaboto 1136, la Municipalidad de Hurlingham clausuró el lugar. Esto ocurrió por denuncias de un vecino, pese a los intentos por evitarlo. Les autoridades del espacio hicieron diversas presentaciones de la reglamentación necesaria para que permanezca abierto, pero no alcanzó.

Frente a esta situación, Juan Ignacio Blasi, líder del proyecto, busca la declaración de interés cultural y obtener una habitación vía excepción. El inquilino inició un pedido formal al Concejo Deliberante para reconocer al sitio como de índole civil y no comercial. Para ello, la Dirección Municipal de Cultura deberá reconocerlo, de acuerdo con la Ley 15.302.

El objetivo de les representantes es hacer frente a las denuncias de un vecino que no detiene su hostigamiento. Sin embargo, lejos de encontrar una solución, el fin de semana pasado desde el municipio clausuraron el lugar. Ante dicha situación, les vecines iniciaron una junta de firmas para impedir el cierre definitivo.

Teatro Brote
Las autoridades del Teatro Brote se mostraron preocupados por la clausura del lugar. Crédito: Facebook Teatro Brote.

Las acusaciones que realiza el dueño del terreno lindante van desde ruidos molestos hasta ritos umbandas. Luego, la Municipalidad dispuso el cese de actividades y la apertura de una unidad básica, según indica la faja de clausura. Así es como, lo que era una iglesia luterana, hoy permanece cerrado y el futuro se prevé algo complejo por la falta de respuestas.

En este sentido, se busca convocar a una audiencia pública para que los pedidos del teatro sean escuchados y lograr que las denuncias se desestimen. Esto se debe a que el demandante fotografió a menores dentro de la institución mientras se realizaban actividades y talleres semanales.

La situación que atraviesa el proyecto impulsó un reclamo que derivó en el expediente 17731/21 a nombre de Juan Ignacio Blasi. En este contexto, la solicitud se sustenta sobre el marco legal de las Leyes 15.302 y 24.800. 

En primer lugar, la Ley 15.302 establece requisitos para la habilitación de Salas de Teatro Independiente, Centros y Espacios Alternativos. La misma lo definiría como de interés cultural para obtener una habitación por vía excepción. Esto se debe al amparo en los artículos 1 y 3, que establecen:

Artículo 1 – Se regula la habilitación para el funcionamiento de Salas de Teatro Independiente, Centros Culturales y Espacios Culturales Alternativos dentro del territorio de la Provincia de Buenos Aires.

Artículo 3 – A los efectos de esta Ley, quedan comprendidos:

b) Los Centros Culturales, entendidos como los espacios no convencionales y/o experimentales y/o multifuncionales en los que se realicen manifestaciones artísticas de cualquier tipología que signifiquen espectáculos, funciones, festivales, danza, exposiciones, instalaciones y/o muestras con participación directa o tácita de los intérpretes y/o asistentes. 

En segundo lugar, la Ley Nacional de Teatros 24.800 reconoce su contribución a la cultura nacional. De esta forma, establece una protección por parte del Estado Nacional que entrega un blindaje ante denuncias y acusaciones de este tipo. Por esta razón, los artículos 1 y 4 afirman:

Artículo 1 – La actividad teatral, por su contribución al afianzamiento de la cultura, será objeto de la promoción y apoyo del Estado Nacional.

Artículo 4 – Gozarán de expresa y preferente atención para el desarrollo de sus actividades los espacios escénicos convencionales y no convencionales que no superen las trescientas localidades y que tengan la infraestructura técnica necesaria. 

Teatro Brote
Los espectáculos que brinda el Teatro Brote son todos a la gorra. Créditos Facebook Teatro Brote.

La historia de Teatro Brote

Inició su actividad en febrero de 2020, tras una refacción iniciada por Juan Ignacio Blasi, abogado y vecino de Hurlingham. Él decidió alquilar el terreno y cumplió su sueño. Sin embargo, la pandemia truncó su trabajo hasta que la flexibilización de los protocolos permitió la reapertura, pero debió sobreponerse a las denuncias.

Tras casi 10 años de abandono, Blasi rentó esta antigua iglesia luterana construida hace 71 años. Luego, inició remodelaciones que demandaron un año y medio de trabajo. Las reparaciones implicaron cambios en el techo, instalación eléctrica, losa y desagüe cloacal nuevo. Esto se debe a que la construcción data de 1951, pero se mantiene la estética gracias a la restauración hecha.

En la actualidad, el teatro cuenta con un estilo italiano, escenario, balcón para escenografía, telón, techos de 10 metros, piso de madera y camarines. Además, brindan talleres de danza jazz, yoga, laboratorio teatral, canto, técnica vocal, conciertos y cenas – show en vivo. Asimismo, cuenta con una variada oferta gastronómica: pizzas al horno de barro, empanadas, picadas, desayunos, meriendas, bebidas y tragos.

Los ingresos se deben a la comida porque es un espacio semiabierto que promueve la participación de les vecines sin necesidad de pagar. Por esta razón, su propuesta se amplió en los últimos meses y hasta realizan repartos de comida a domicilio para sustentarse. Es así como permanece abierto hace poco más de 2 años y lucha por impedir su clausura.

Compartir:

Seguir Leyendo

Nota al Pie | Noticias en contexto