Ene 26, 2022 | Sociedad

Coronel Suárez: ¿el regreso de la “perrera”?

El intendente dio la orden de capturar a todos los animales sueltos en la vía pública. En rechazo, la Asociación Alerta Galgo Argentina realizó la denuncia judicial correspondiente. Nota al Pie dialogó con Elba Tiburzi, una de las denunciantes, para conocer la situación
Nadie está de acuerdo con que los animales estén en la vía pública, pero lamentablemente es una realidad en Argentina por falta de políticas públicas efectivas por parte del Estado. Crédito: www.schnauzi.com

Hace unos días, el intendente de Coronel Suárez, provincia de Buenos Aires, Ricardo Moccero anunció que todos los animales que deambulen por las calles van a ser llevados al refugio municipal. Lo cierto es que, en los últimos 2 meses, el número de animales encerrados ascendió a 55, según cifras oficiales. Esto causó el descontento de grupos proteccionistas y vecines que se oponen a la captura, e incluso, a una posible eutanasia.

Esta medida implementada por el gobierno local comenzó después de que una mujer falleciera de rabia luego de ser mordida por un gato callejero, tal como lo informó Nota al Pie. Pero los dichos del funcionario fueron emitidos después del sacrificio de dos dogos argentinos tras haber mordido a varias personas. Sin campañas de castración y sin vacunación antirrábica masivas y efectivas, la solución parece estar en el regreso de las “perreras”. 

Si bien en un primer momento el Intendente aseguró que los animales no iban a ser devueltos a sus dueñes; cambió de parecer ante el repudio generalizado. A través del pago de multas, que van desde los 5 mil hasta los 20 mil pesos, pueden regresar a sus hogares. Pero les proteccionistas se preguntan qué pasará con aquellos animales cuyos dueñes no estén en condiciones de afrontar tal gasto.

El domingo 23 de enero la asociación Alerta Galgo Argentina realizó la denuncia penal en la UFI 9 de Instrucción y Juicio de Bahía Blanca, donde se inició una investigación penal preparatoria. Al día siguiente presentaron las pruebas que les acercaron vecines y proteccionistas; incluso de otras localidades que conocen la situación que se vive en el refugio. Ahora buscan poder constituirse como particulares damnificados.

En una charla con Nota al Pie, Elba Tiburzi comentó cuáles son las causas por las que, desde Alerta Galgo Argentina, decidieron denunciar penalmente al intendente Ricardo Moccero.

Incumplimientos legales

“De ninguna manera nosotros, como organización nacional, vamos a permitir la captura de animales de manera indiscriminada”, aseveró Tiburzi. Agregó que: “Este señor va contra todos los animales, castrados o no, con o sin dueños, su intención es otra: erradicar a los animales”.

Explicó que una de las leyes que incumple es la Ley N° 14.346 o Ley de protección animal. “El intendente responsabilizó a les vecines que alimentan a perros callejeros; ya que, según él, eso impide que desaparezcan de la calle, con lo aberrante que implica el término desaparecer”, indicó.

Lo cierto es que, en el artículo 2 inciso 1 de dicha ley, se considera un delito penal no alimentar en cantidad y calidad suficiente a los animales. Entonces, “si los animales están en situación de calle, tienen el mismo derecho a este cumplimiento de ley que aquellos que están dentro de un hogar”, aseveró Tiburzi. Por lo tanto, “esto representa una apología a cometer un delito, que es que la gente los deje de alimentar para que desaparezcan”. 

Además, también estaría incumpliendo la Ordenanza municipal 7.516 que habilita a retirar de la vía pública a aquellos animales que puedan significar un riesgo, como una mordedura o un accidente. “Según sus dichos, él pretende levantar a todos los animales, representen un peligro o no”, señaló.

Tiburzi aclaró que esta ordenanza tiene una salvedad referida a los perros comunitarios, que son los alimentados por vecines. “La ordenanza indica que se los tiene que castrar y regresar a esos lugares donde son atendidos, cosa que este señor no pretende hacer”, expresó. “Él dijo que va a levantar a todos los animales que encuentre en la vía pública por lo que hay falta de deberes de funcionario público, abuso de poder, y apología al delito”.

En la localidad de Coronel Suárez, el intendente busca el regreso de la “perrera”, ya que indicó erradicar de la calle a todo animal que esté suelto. Crédito: www.redderadios.com

55 animales encerrados en caniles

Desde la asociación Alerta Galgo Argentina realizaron un pedido de informes.  “El refugio debe presentar la documentación correspondiente a cada animal. Tienen que constatar motivo por el que ingresó, situación actual y los que no estén deberán presentar documentación de lo que ha pasado con ellos”, insistió Tiburzi. 

Informó, además, que van a solicitarle a la Fiscalía una pericia veterinaria por parte de veterinarios de la Policía de la provincia de Buenos Aires. Con esto buscan certificar el estado de cada uno de los animales que se encuentran en ese lugar, si las condiciones higiénicas y sanitarias del albergue son adecuadas y garantizarles el bienestar animal.

“Razas peligrosas”: dos nuevos sacrificios

Hace unas semanas, sacrificaron a dos perros raza Dogo argentino en Coronel Suárez, luego de que mordieran en reiteradas veces. “Son animales que lamentablemente caen en manos de personas que no están capacitadas para poder educarlos y tenerlos. Han ocasionado distintas mordidas por lo que fueron llevados a este refugio, pero se les escapó uno de ellos”, explicó Tiburzi. Agregó que: “No tuvieron mejor solución ante el ‘riesgo potencial y reiterado y debido a que atacó a un personal del refugio’, que el sacrificio de ambos”.

Cabe aclarar que, ante una mordedura, el animal, ya sea perro o gato, debe pasar un período de 10 días de “observación antirrábica”. Si en el transcurso de ese tiempo no existen signos compatibles con la enfermedad neurológica, se lo da de alta. “No es que los sacrificaron porque tenían rabia, sino porque no los supieron contener. Evidentemente no cuentan con un lugar con las características edilicias requeridas para poder albergar dos animales que en la vía pública podrían significar un riesgo”, denunció Tiburzi.  

Para ella, estos animales también pagaron por las irregularidades y las negligencias del personal municipal dentro del predio. “Si cada animal que no van a poder contener, por peligrosidad, por porte o por lo que lo quieran llamar, lo van a terminar sacrificando, están cometiendo un delito penal”, aclaró. Esto se debe a que la Ley 22.953 o Ley de profilaxis antirrábica no habilita a eso, porque existe el control antirrábico. 

Ninguna raza es peligrosa, lo que es peligroso es cómo son criados y allí deben ir las penas con todo el peso de la ley. A principios de enero, dos dogos fueron sacrificados en Coronel Suarez, luego de morder a varias personas. Una vez más, la irresponsabilidad de les dueños y las faltas de políticas de control efectivas, provocó nuevas víctimas tanto humanas como animales. Crédito: www.infogate.cl

Cuidados responsables

Nadie está de acuerdo con que los animales estén en la vía pública, pero lamentablemente es una realidad en Argentina por falta de políticas efectivas por parte del Estado. Más allá del reclamo permanente de control poblacional a través de las castraciones por parte de la sociedad; esta situación tiene que ver también con un tema de educación. 

Para Tiburzi se debe generar conciencia sobre el derecho de los animales y sobre los cuidados responsables. Pero no sobre la tenencia “porque no son cosas, son seres sintientes, se trata del cuidado responsable de estos animales”.

Además, explicó que las castraciones que se realizan, ya sea en cada gobierno local como a nivel nacional, están lejos de ser masivas. Con prácticamente nula actividad durante los primeros tiempos de la pandemia, para que sean efectivas deben ser masivas, pero de verdad. Se debe establecer un número diario en función de la cantidad de animales que posee el distrito y no a cuentagotas como se hace actualmente. Además, deben ir acompañadas de charlas sobre cuidados responsables.

Notas Relacionadas