Ene 25, 2022 | Cultura

La Despedida del Superman de la Edad de Plata

Nota al Pie te acerca el lado más humano del superhéroe del planeta Krypton.
Superman
Al comenzar con la estatua “In Memoriam”, Moore declara que esto se trata de una despedida. Crédito: Dibujo de Curt Swan.

Alan Moore en 1986 escribió la despedida del Superman que conoció de pequeño. Era el fin de una era y el comienzo de una nueva; la muerte, aunque metafórica, fue el umbral perfecto. El Hombre de Acero ahora entraba en una etapa, tan nueva como oscura, pero esa historia es para otro momento.

Superman surgió en 1938 de la mano de Jerry Siegel y Joe Schuster, y sus aventuras se extendieron con los años. En 1985 DC Comics creó un evento que reestructuró su universo de cómics: Crisis en Tierras Infinitas. A partir de este punto, la continuidad sería reiniciada en parte y Superman tendría un nuevo comienzo.

“Esta es una historia imaginaria que tal vez nunca pasó, pero tal vez sí”, comienza el prefacio escrito por Alan Moore de una de las historias más emblemáticas de Superman. Antes de la brutal muerte del héroe en 1993, el autor británico ideó esta simbólica despedida.

Curt Swan, el emblemático dibujante de Superman durante la Edad de Plata de los cómics, fue quien acompañó a Moore en esta obra. El paso de antorcha en este caso fue literal, ya que el mismo Swan entregó al personaje a manos del legendario John Byrne.

Superman
Supergirl había muerto recientemente, y es por eso, que a esta viajera del tiempo no se le puede decir qué le sucedió. Crédito: Guión de Alan Moore, Dibujo de Curt Swan.

La Historia que nunca sucedió

“Ésta es una historia imaginaria… Pero, ¿acaso no lo son todas?”, así concluye el prefacio de Moore. En la primera página encontramos un parque con una estatua de Superman que reza: “In Memoriam”. Después, encontramos a Tim Crane, un periodista del Daily Planet que va a entrevistar a Lois Lane (ahora Lois Elliot). La nota es sobre el décimo aniversario de la muerte de Superman.

En los primeros recuerdos de Lois, Moore y Swan nos llevarán a esos tiempos pasados de los que el guionista nos advertía en el prefacio. Superman se enfrentará a pruebas hercúleas que pondrán a prueba toda su humanidad. Cada personaje importante con el que se haya enfrentado volverá.

Moore toma ventaja de esta fábula y pone a prueba al héroe haciendo que se enfrente a sus peores miedos: la revelación pública de su identidad, que sus enemigos vayan por sus seres queridos. Vulnerable como nunca, veremos a Superman tomar medidas desesperadas.

Hacia el final, el Hombre de Acero deberá enfrentarse a la combinación de dos de sus más grandes enemigos: Lex Luthor y Brainiac

La historia no solo es un desfile de figuras de enemigos icónicos, también sus amigos más excéntricos tendrán sus cameos: la Legión de Superheroes, que lo visita desde el futuro; la vuelta de Krypto; la llegada del Super-Perro, que será un terrible augurio; y el regreso de Supergirl, recientemente fallecida, que representa uno de los momentos más cargados de tensión de la obra.

Al terminar la historia de Lois, sin contar realmente cómo fue que Superman murió, el periodista debe retirarse. Es en este momento cuando se da el giro argumental que define la esencia del héroe, uno que trae lo que representa: la esperanza.

Superman
Retirar a Superman por la puerta a la Kryptonita dorada es de las más bellas metáforas de Moore, el héroe que se va al sol. Crédito: Guión de Alan Moore, Dibujo de Curt Swan.

Las claves de la despedida

Al realizar este trabajo, Alan Moore entendió que necesitaba dar un cierre a una etapa. Superman no solo perdió a casi todos los seres queridos en esta historia sino que terminó por romper su regla de oro: no matar. Este duelo interno lleva al héroe a entender que su vida como tal había terminado. Ver al último hijo de Krypton llorar por problemas netamente humanos nos acerca al personaje.

La mano de Swan fue un factor decisivo para que esta historia funcione como tal. Se observa en su narrativa el ritmo que había dado al Kryptoniano a lo largo de los últimos años. Esto le da un toque de nostalgia y también, al cambiar al artista para los próximos números, una sensación de fin.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie