Oct 28, 2021 | Cultura, Género & Sexualidad

“No Binario”, la lucha de la comunidad LGBTIQ+ en primera persona

La serie se emite por Canal Encuentro y cuenta con 4 capítulos que abordan el mundo de las identidades LGBTIQ+

La serie «No Binario» se emite por Canal Encuentro. Créditos: Garbo Prensa.

“No Binario” es una serie de Canal Encuentro que cuentan con 4 capítulos de veintiséis minutos cada uno. Narra el mundo de las identidades LGBTIQ+ y la lucha por sus derechos. Cuenta desde el caso del primer matrimonio igualitario en Argentina, en la provincia de Tierra del Fuego; a través de la visión y la voz de Carolina Unrein, su conductora. 

Se plantea lo no binario como identidad posible, la formación de las familias diversas y el cupo laboral trans para dejar atrás la marginalidad y la prostitución. Huellas de una sociedad y un mundo en constante transformación. Los capítulos se estrenan los días lunes y se repiten los jueves a las 13:00, los viernes a las 17:30 y los sábados a las 19:00 y los domingos a las 15:30. Siempre a través de Canal Encuentro.

La conductora del ciclo, Carolina Unrein (22) es una mujer trans, escritora y actriz. “Creció sin palabras para explicar lo que le pasaba, y cuando pudo hacerlo se dió cuenta de que la marginalidad y la prostitución parecían el único destino posible. Ser trans era no existir. Pero como ella había un montón de personas más peleando para transformarlo todo”, explica un comunicado. 

La conductora del ciclo, Carolina Unrein (22) es una mujer trans, escritora y actriz. Créditos: Garbo Prensa.

Las leyes que cambiaron las cosas 

Hubo dos leyes que llegaron juntas y cambiaron el mundo de las personas LGBTIQ+. Ellas fueron la Ley de Matrimonio Igualitario y la Ley de Identidad de Género. Tirando del hilo de esta historia, Unrein llega a Tierra del Fuego, donde en 2009 se celebró el primer matrimonio de una pareja gay. Ese fue el puntapié inicial para que se sancionara la ley en Argentina y para que el reclamo por la igualdad subiera hacia todo el continente. 

Hoy, en Tierra del Fuego, comienza a aplicarse el cupo laboral trans en las instituciones públicas. Además, un reciente fallo de la justicia provincial habilitó a una persona a rectificar su partida de nacimiento con su identidad no binaria. Sin embargo, aún queda mucho por hacer en el camino hacia la igualdad de derechos.

La conductora indaga, desde el fin del mundo y en primera persona, este recorrido por las conquistas y derechos de los colectivos LGBTIQ+. En este relato va uniendo su historia con las historias de les protagonistas de estos acontecimientos y aporta información del contexto sociopolítico.

Capítulo 1: “Igualitarios” 

En 1983 volvió la democracia a la Argentina. Pero, para las personas LGBTQ+, la persecución no había terminado: normas de moralidad y acoso policial las empujaban a una vida clandestina, invisible, marginal. Desde ese momento y durante casi treinta años, la comunidad LGBTQ+ peleó porque se les reconocieran los mismos derechos con los mismos nombres. 

En el año 2009, José Di Bello y Alex Freire obtuvieron un fallo favorable para casarse, pero jueces y activistas religiosos detuvieron el casamiento en la Ciudad de Buenos Aires. Buscando un gobierno que quisiera dar curso a su unión, llegaron a Tierra del Fuego, donde pudieron celebrar el primer matrimonio gay de América Latina. Al año siguiente, el 2010, por fin se sancionó la Ley de Matrimonio Igualitario.

Capítulo 1 de No Binario. Crédito: Canal de Youtube de Canal Encuentro. 

Capítulo 2: Identidades 

En los años 90’, las travas y trans todavía eran perseguidas por la policía, no podían trabajar, los médicos no las querían atender y lo único que les ofrecían los políticos era una zona roja. Pero también los 90’ fueron el comienzo del travestimo organizado. La lucha por la Ley de Identidad de Género autopercibida llevó muchos años de activismo, hasta su sanción en 2012. 

Gracias a esa ley, que puso en escena que no todas las personas se identifican con su género asignado al nacer, otras identidades se hicieron visibles. En año 2019, en Ushuaia, Shanik Lucián empezó a luchar para obtener un DNI que reconociera su identidad no binaria.

Capítulo 3: Familias diversas

Antes de la Ley de Matrimonio Igualitario, a nadie se le pasaba por la cabeza que una persona LGBTQ+ quisiera formar una familia o tener hijos. Incluso, muchas de ellas perdieron a sus familias al salir del clóset. Victoria es una mujer trans y soñó siempre con formar una familia. Aún era Juan y no había comenzado su transición cuando conoció a  Pablo. Se casó con él y se fue a vivir a la ciudad fueguina de Río Grande. Allí surgió el deseo de formar una familia con él. 

Juan y Pablo fueron la primera pareja gay en adoptar legalmente en el país. Luego Juan sintió la necesidad de cambiar su identidad y poder ser Victoria. Lo conversó con su familia, y sus hijos la aceptaron como mujer. Recientemente, Victoria y Pablo, quienes se reconocen como católicos, se casaron por iglesia en la ciudad de Ushuaia. Su caso puso en crisis los cimientos de la institución religiosa. Victoria actualmente es subsecretaria de Diversidad Sexual de Tierra del Fuego.

Capítulo 4: Cupo laboral trans

Las personas trans en Argentina son históricamente un colectivo marginado del mundo laboral. Esto las obliga a dedicarse a la prostitución como única alternativa para subsistir. Con la prostitución llegan otros males: la marginalidad, la violencia, la estigmatización, las enfermedades de transmisión sexual. Frente a esta dura realidad, el cupo laboral trans emergió como una posibilidad de inserción de este colectivo en la vida laboral y social del país. 

El caso de Erika es similar al de miles de mujeres trans: desde chica tuvo que abandonar su pueblo y a su familia debido al rechazo que generaba su condición sexual. Su única opción de subsistencia fue la prostitución. Así llegó a Ushuaia, para trabajar en un prostíbulo. Con el tiempo pudo reconstruirse hasta conseguir un contrato en la Secretaría de Derechos Humanos en el estado provincial. Un cambio de administración la dejó sin trabajo. 

Pensó en el suicidio antes que volver a la prostitución. Sin embargo, eligió luchar. Llevó adelante la bandera del cupo trans. Hoy, gracias a ese cupo, trabaja como administrativa en la Universidad de Tierra del Fuego. A pesar de eso, sigue luchando para que sus compañeres trans puedan acceder a un trabajo digno. 

Carolina llega a Tierra del Fuego, donde en 2009 se celebró el primer matrimonio de una pareja gay. Créditos: Garbo Prensa.  

Además, a finales de los años 80, apareció el VIH, que puso, en el centro de la escena mediática, la sexualidad de las personas LGBTQ+. Muchas personas LGBTQ+, entre elles Carlos Jáuregui, perdieron a sus parejas, pero además la casa donde vivían, porque la ley no reconocía sus uniones.

En ese contexto, gay, lesbianas, travestis y trans empezaron a organizarse para reclamar por iguales derechos. En 1996, tras muchos años de lucha, lograron la derogación de los edictos policiales que avalaban la discriminación por orientación sexual.

Notas Relacionadas

¡RECIBÍ LA MEJOR INFO!

Mantenete al día con las noticias que más te importan

Bienvenido a la actualidad