Sep 16, 2021 | Zona Ambiental

Salvar la capa de ozono

A 34 años del tratado internacional de Montreal firmado para preservarla, Nota al Pie dialogó con Irene Wais, bióloga y ecóloga
planeta
Hoy se celebra el día de la preservación de la capa de ozono, en conmemoración del Acuerdo de Montreal. Crédito: NASA.

Hoy se celebra el día de la preservación de la capa de ozono, en conmemoración del Acuerdo de Montreal. Un tratado internacional firmado en 1987 con el objetivo de reducir los gases que la deterioran. El ozono forma una suerte de escudo invisible que está ubicado en la estratosfera. 

La importancia de esta capa radica en que es un “filtro natural de la atmósfera porque retiene la radiación UVB (Ultra violeta B) que es altamente dañina para los seres vivos”, explica Irene Wais, bióloga y ecóloga, en diálogo con Nota al Pie.

Irene Wais
Irene Wais es bióloga (UBA), ecóloga (Oregon State Univ. US) y docente. Crédito: Facebook.

La importancia de cuidar la capa de ozono

El aumento de la radiación UV puede provocar distintos daños. Para les seres humanes aumentan las probabilidades de contraer cáncer de piel, problemas oculares, efectos sobre el sistema inmunológico. En materia ambiental, podría aportar a la disminución de las cosechas, generar perjuicios a los bosques y a la vida submarina, el agravamiento de la contaminación fotoquímica en la troposfera y aumento del ozono cerca de la superficie de la Tierra donde no se lo desea.

Los factores que deterioraban la capa de ozono eran “principalmente los compuestos CFCs (clorofluorcarbonados) y BFCs (bromofluorcarbonados),  cuyo uso fue restringido gracias al Protocolo de Montreal. De hecho, el deterioro está siendo revertido. Esos gases de cloro y bromo tardan unas tres décadas en elevarse y llegar a la estratósfera. Por eso la recuperación se empezó a ver hace muy pocos años”, explica la especialista.

En la actualidad se han eliminado el 99% de las sustancias que agotan la capa de ozono. Sin embargo, para volver a encontrar concentraciones de ozono similares a las anteriores a 1890, aún falta un largo trecho. A partir de una acción conjunta, un grupo de investigadores pudo determinar que la sanación total será en la década de 2030 para el hemisferio norte, en 2050 para el hemisferio sur y en 2060 para las regiones polares.


Las legislaciones vigentes

En ese sentido, cabe aclarar que Argentina ha trabajado activamente para restaurar la capa de ozono. Por eso ha ratificado el Convenio de Viena, para su preservación, y el de Montreal, para limitar el uso de sustancias que la agotan, en 1990, mediante las leyes 23.724 y 23.778.

En relación al Convenio de Viena, Wais explica que “este instrumento alienta la cooperación intergubernamental para la investigación, la observación sistemática de la capa de ozono, el intercambio de información y el control y eventual eliminación del empleo de las sustancias agotadoras de la capa de ozono, en primera instancia los Clorofluorocarbonos (CFCs)”. 

Para ello “se adoptó el Protocolo de Montreal, el 16 de septiembre de 1987 y entra en vigor el 1° de enero de 1989.  El Protocolo ha sido ajustado y enmendado al paso del tiempo para acelerar los calendarios de eliminación, introducir otros tipos de medidas de control y agregar nuevas sustancias controladas a la lista. Actualmente cuenta con cuatro enmiendas denominadas por el lugar de su adopción: Londres, Copenhague, Montreal y Beijing”, continúa Wais.

fábrica
Argentina promovió la reconversión de los sectores industriales y agrícolas que utilizan en sus procesos productivos sustancias que afectan a la capa de ozono. Crédito: Télam.

Cambios necesarios

En el año 2010 se eliminaron de manera global algunas de las sustancias que regula el Protocolo, como los clorofluorocarbonos, los halones y el tetracloruro de carbono. Durante mucho tiempo, se las utilizó como refrigerantes, como propelentes de aerosoles, para limpieza de circuitos electrónicos, para la producción de espumas de poliuretano y como agentes extintores de incendios, entre otros usos. Esto afectó gravemente a la capa de ozono, especialmente en Latinoamérica

Una de las acciones más importantes que llevó adelante Argentina fue promover la reconversión de los sectores industriales y agrícolas que utilizan en sus procesos productivos sustancias que afectan a la capa de ozono. Hoy el país cumple ampliamente con las medidas de reducción determinadas por el Protocolo de Montreal.  

“Indudablemente no se puede seguir con modelos de insustentabilidad ambiental a cualquier precio. No hay planeta B, no tenemos otro. Hoy en día no tiene sentido decir desarrollo sustentable porque no hay desarrollo verdadero sin sustentabilidad ambiental”, afirma Wais. 

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie