Sep 1, 2021 | Cultura

«No fue un juego»

Muestra sobre la historia del fútbol dentro del nazismo y el Holocausto. Nota al Pie conversó con Leonardo Albajari, su creador

Once historias son las que componen la muestra. Crédito: Gentileza de No Fue Un Juego

En marzo del 2018 se inauguró la muestra “No Fue Un Juego”. Un proyecto que cuenta, a través del fútbol, los testimonios de las víctimas del genocidio nazi. Sus paneles recorren diferentes historias y sucesos que narran las humillaciones, torturas y la deshumanización que sufrieron las personas en los campos de concentración.

Una propuesta educativa que busca concientizar sobre los crímenes cometidos durante el Holocausto. “Nos interesa dar un mensaje de que hay mucho por hacer en nuestra sociedad con respecto al racismo y a la discriminación y colaborar con eso” contó Leonardo. 

¿Cómo surgió la idea del proyecto de la muestra?

Surge cuando estaba trabajando en el Museo del Holocausto como colaborador. Me pareció interesante poder generar un proyecto nuevo que pueda atraer el gusto y el interés de un público que por ahí no estaba muy acostumbrado a visitar el museo y me pareció que el fútbol era un puntal muy interesante. Nunca se había hecho algo asi, de comenzar un estudio y exhibir una muestra acerca de las historias del fútbol dentro de lo que fue el nazismo y el holocausto.

¿Por qué se nombró a la muestra “No fue un juego”? ¿Tenían otros nombres en mente?

En un momento se pensó en poner “el fútbol los hará libres” con base en la frase dolorosa que había en los ingresos de los campos de concentración: “el trabajo los hará libres”. Me parecía que decir el fútbol los hará libres, iba a estar también interesante e iba a llamar la atención. Pero también queríamos hablar un poco de lo que es el fútbol y para que la gente entienda que ya desde el comienzo nosotros no íbamos a banalizar la temática del holocausto a través del fútbol, sino que íbamos a contar y tratar de transmitirlo desde otro costado. Decir desde un principio que No fue un juego, que se entienda no íbamos a hablar de fútbol en sí y estrategias de buenos jugadores ni de grandes campeones, sino de aquello que existió, pero, como dice el nombre no fue un juego.

Las pelotas de fútbol son algunos de los objetos que acompañan la muestra. Crédito: Gentileza de No fue un juego

¿Cuánto tiempo llevó el proceso de reunir la información, los testimonios y el contenido?

Aproximadamente un año. Yo ya tenía información por el estudio que hago de la Shoa y el holocausto desde mi adolescencia, pero obviamente fuimos sumando con la compra de libros y con las entrevistas online que pudimos hacer. Hoy en día se puede ver documentales y adquirir documentación del extranjero. Así que más o menos un año, sobre todo en preparar la muestra. Esta cuenta con once historias del fútbol, pero hay muchas más por detrás. 

¿Cuáles fueron los clubes más perjudicados durante el nazismos? ¿Por qué?

Si uno se tiene que poner a pensar objetivamente, todos los clubes de fútbol de Europa fueron de alguna forma perjudicados. El fútbol antes del nazismo de la segunda guerra mundial era muy prolífico sobre todo en países como Hungría, Austria y República Checa. Después de la segunda guerra mundial tuvieron algunos que otros equipos importantes, obviamente sobre todos los húngaros. Sin embargo el fútbol europeo se basaba mucho en la escuela danubiana que correspondía a esos tres países y que tenía, en la base de la comunidad judía, un puntal de desarrollo importante.

Yendo a nombres de clubes que realmente la pasaron mal, el Bayern Múnich es uno. Su presidente, Kurt Landauer, quién había sido parte de nacimiento del club y de su primer torneo en el año 1932, fue expulsado en el año 1933. Además, el Bayern Munich sufrió el bombardeo de su estadio, al final de la Segunda Guerra Mundial, y muchos jugadores pasaron a ser soldados del nazismo y murieron en el frente. Después tenés clubes como el Ajax de Holanda que durante los cinco años de invasión nazi en Países Bajos no pudo salir campeón y fueron perseguidos algunos jugadores del plantel. Además, gran parte de la hinchada del Ajax, en ese momento era de la comunidad judía. Entendiendo que se exterminó al 75% de los judíos holandeses, el Ajax perdió mucha adhesión en ese costado de la ciudadanía. 

Después están los equipos como el Austria Viena que hoy no se conocen tanto, pero que han sido realmente perjudicados. Este equipo ganó torneos europeos y ligas austríacas, pero después de la Segunda Guerra Mundial, con la expulsión de su presidente, no pudo llegar a ser lo que prometía y ese espacio lo ocupan otros equipos.

Al pensar en Nazismo y deporte uno de los primeros sucesos que se recuerdan son los Juegos Olímpicos del 36, pero hay muchas otras historias que no se cuentan (o mejor dicho que no se contaban hasta que surgió “No fue un Juego”) ¿Por qué pensas qué sucede esto?

Me parece que hay historias que no se cuentan porque lo que sucedió con el nazismo es tan grande, tan abarcador y tan doloroso sobre todo en su consecuente holocausto, que no se ha revisado mucho. Además, hay una cuestión cronológica: recién a partir del año 2000/2005 es cuando desde Alemania se promueve el estudio de lo que pasó con los clubes durante el nazismo. Hasta esos años no se había hecho y ahí fue donde se empezaron a conocer nombres y apellidos de personas muy importantes para la historia de cada uno de los clubes que tenían que ver con la comunidad judía y que no se tenían en cuenta (próceres de clubes que habían sido olvidados). 

La muestra estuvo presente en el Museo de River. Crédito: Gentileza de No fue un juego.

Además de utilizarlo como propaganda, que hayan implementado el fútbol en los campos de concentración ¿fue otra forma de tortura y deshumanización?

Haber utilizado el fútbol en los campos de concentración y exterminio tuvo varios objetivos, no solamente la propaganda. Obviamente, en ese contexto de tanto dolor y tanta tragedia, por momentos el fútbol parecía un lugar, un espacio, un momento donde se podía olvidar de cierta realidad. Esto algunos testimonios lo dicen, pero por sobre todo era una herramienta más de deshumanización. Es decir, vos vas a formar un equipo, vas a jugar al fútbol, vas a jugar contra mí y vas a hacer lo más digno posible, pese a todo lo que ya te ha pasado o lo que pasará dentro de poco. 

Funcionó también como tortura, sobre todo anímica y espiritual. En otros casos (son los menos) sirvió como forma de supervivencia, como una herramienta de haberle encontrado un sentido a la vida allí dentro. Especialistas del estudio de Shoa y testimonios cuentan que gran parte de los que sobrevivieron fueron los que en algún momento, además de tener suerte, le han encontrado un sentido a seguir viviendo y hay casos de testimonios de sobrevivientes que por haber jugado al fútbol sobrevivieron un poco más de tiempo que el resto.

Uno de los testimonios que cuentan es el de Emérico Hirschl, histórico DT que dejó su huella en el fútbol argentino ¿Cómo llega él a estar en la muestra?

El testimonio y la historia de Emérico Hirschl llega por casualidad, por ir investigando y tratar de vincular la historia del fútbol, el nazismo y la Argentina. Doy con este apellido porque lo primero que hice fue buscar judíos que hayan sido parte del fútbol argentino. Encuentro a Emérico Hirschl, húngaro y judío, que en la década del treinta tuvo una gran campaña con Gimnasia y después con River. A partir de ahí doy con la hija y veo fotos, leo cartas, escucho testimonios familiares y es una historia muy interesante porque vinculaba algo que para nosotros parecía imposible: el fútbol, Argentina y el nazismo.

En el 2018 fueron galardonados con el premio Julius Hirsch ¿Qué representa este reconocimiento? ¿Y qué hayan sido los primeros en recibirlos por un proyecto generado fuera del territorio alemán?

Leonardo Albajari recibiendo el premio Julius Hirsch. Crédito: Gentileza de No fue un juego

El reconocimiento de la Federación Alemana de Fútbol es muy grande para nosotros, fue un empujón bárbaro. Nosotros estrenamos la muestra en marzo del 2018 y en noviembre ya estábamos siendo premiados por la Federación Alemana, que trabaja de forma muy interesante todas las cuestiones de la memoria. Tuvimos un gran 2019 con muchos pedidos de exhibición en Argentina y en Latinoamérica. Por la crisis del Covid-19, pasamos todo el material a distintas clases online.

Haber sido premiados por primera vez, por un proyecto fuera de Alemania, para nosotros es un honor increíble. Sigue siendo para nosotros una medalla que valoramos muchísimo y nos ayuda mucho a que la gente tenga confianza en nuestro proyecto. 

Están en proceso de armar un documental sobre la muestra ¿podrías contar un poco sobre eso?

El documental nace en pandemia. Va a estar enfocado en contar las historias de lo que sucedió en los campos de concentración con respecto al fútbol. Tanto historias del nazismo como historias futbolísticas son siempre las más leídas en los sitios web y de las más consumidas en la televisión. El objetivo es poder estrenarla antes del 2022 o en el contexto del Mundial de Catar pero el guión está bastante adelantado. 

¿Qué representa y significa para vos el crecimiento y reconocimiento que tuvo la muestra?

Para mí, la muestra es el orgullo personal que tengo. La verdad que estamos en un momento muy complicado, pero la muestra está ahí. En el momento que se abra todo definitivamente vamos a seguir recorriendo universidades, escuelas secundarias, primarias, clubes y otras ciudades de Latinoamérica y seguir contando sobre la muestra. Nos interesa dar un mensaje de que hay mucho por hacer en nuestra sociedad con respecto al racismo y a la discriminación y colaborar con eso. 

Notas Relacionadas

¡RECIBÍ LA MEJOR INFO!

Mantenete al día con las noticias que más te importan

Bienvenido a la actualidad