Ago 27, 2021 | Cultura

“La sesenta: crónicas de una lucha obrera”

Nota al pie dialogó con Lucía Casado, integrante del colectivo Silbando Bembas, para hablar acerca del largometraje.

Les compañeres de la línea 60 se mantuvieron por 42 días en huelga en los cuales fueron reprimidos. Crédito: Silbando Bembas.

Silbando Bembas es un colectivo de cine militante que transforma la herramienta audiovisual para reflejar la lucha de la clase obrera. Es por eso que filmaron el largometraje “La sesenta: crónicas de una lucha obrera”, en donde se conocerá el pedido de justicia por el compañero fallecido de la línea 60 y la lucha de les compañeres.

Está basado en el libro “Sesentazo: crónicas de un Lock out” que escribió el trabajador de la línea 60, Santiago Menconi. Donde decidió relatar los hechos sucedidos en los 42 días de lucha de les compañeres. El film toma los testimonios y refleja en primera plana a Menconi como narrador de la misma.

Con su estreno en la plataforma Cine.ar el pasado 22 de julio, se espera que ayude a otres trabajadores a luchar por sus derechos y reclamar ante las grandes empresas de transporte. Este 2 de septiembre se presentará en el Cine Gaumont, ubicado en Ciudad de Buenos Aires, frente a la Plaza Congreso en Avenida Rivadavia 1635

Nota al pie entrevistó a Lucía Casado, integrante del colectivo Silbando Bembas, para hablar acerca del detrás de escena del film argentino, la lucha de les obreres y él porque de contar la historia de Ramallo.

Una crónica verdadera: ¿Qué pasó el 9 de septiembre del 2016?

La película comienza con el registro de las cámaras de seguridad de la terminal de colectivos, en donde se puede ver que David Ramallo de 35 años- mecánico de las flotas de la línea 60- se dirige a hacer su trabajo y muere aplastado por un colectivo que estaba reparando a causa de las precarias condiciones de seguridad para trabajar.

De ahí parte la revuelta de les compañeres que piden justicia por el asesinato de Ramallo, quien estaba en precarias condiciones laborales en la empresa ubicada en el barrio porteño de Barracas. La lucha duró 42 días contra la empresa Doscientos Ocho Transporte Automotor (DOTA) reclamando justicia y la reincorporación de les trabajadores despedidos.

Tráiler del largometraje.

Es por ello que les choferes iniciaron una huelga laboral que consistió en el no cobro del boleto. Esto desató el despido de 47 trabajadores y les compañeres tomaron la decisión de hacer un “Lock out” en donde mantuvieron la huelga con ollas populares, acampes y colectas solidarias. 

Actualmente, la causa de la muerte de David Ramallo no tiene ningún culpable, el juez Manuel Gorostiaga responsabiliza al propio trabajador y pretende sobreseer a les responsables. El pasado 20 de agosto, marcharon para seguir el pedido de justicia y que se revean los peritajes de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) y de la Policía Federal. 

¿Cómo surgió la idea de hacer este largometraje contando la problemática de la línea 60?

La idea de hacer un largometraje sobre la lucha de los trabajadores de la 60 surgió durante la lucha misma, aquella gran lucha que dieron los choferes en 2015 contra los despidos. Nosotres, como colectivo de cine militante lo que hacemos es acercamos a las luchas de les trabajadores y tratamos de aportar desde lo audiovisual.

Así fue que nos acercamos en julio de 2015 a la cabecera de Constitución de la línea 60 ni bien nos enteramos de que los compañeros estaban llevando a cabo una medida de lucha contra el despido de un compañero: el no cobro de boletos. Y que la patronal como respuesta había despedido a 47 trabajadores más. 

Este proyecto estuvo compuesta por Santiago Menconi y el colectivo Silbando Bembas. Crédito: Silbando Bembas.

Sabíamos que iba a ser una lucha importante y que a pesar de que la patronal era enorme -el grupo Dota, un pulpo monopólico dueño de casi 100 líneas de colectivos- los compañeros se iban a plantar e iban a dar la pelea. Y así fue. La lucha fue enorme, durísima, duró 42 días.

La decisión de hacer la película la tomamos durante el transcurso de la lucha. No sé exactamente en qué momento nos dimos cuenta que el registro que nosotres veníamos haciendo día a día durante el conflicto tenía una riqueza enorme y que podía servir para contar esta historia, la historia de una lucha obrera desde adentro.

Cuando la lucha se ganó, en un contexto muy pero muy difícil, enfrentando a la patronal, al gobierno y a la burocracia todos en alianza contra los laburantes, supimos que era una película necesaria. Y que esa experiencia podía servirles a otros grupos de trabajadorxs para sacar lecciones […] Ese fue el objetivo político que nos trazamos con esta película. 

¿Qué fue lo que más costó al querer retratar sobre el sesentazo?

Creo que el aspecto más difícil de la realización fue abordar la muerte de David Ramallo. Fue un momento muy doloroso para nosotres, pero sobre todo para los compañeros. Nosotres estábamos terminando de filmar unas escenas y empezando a montar la película, que iba a estar centrada sólo en la lucha de 2015.

El 9 de septiembre de 2016 nos llamaron y nos contaron que a un compañero de la línea lo había aplastado un colectivo mientras lo reparaba. Automáticamente empezó un proceso de lucha, hubo despidos, los compañeros entraron en un bajón tremendo. Ahí supimos que el de David no había sido un caso aislado, ese mismo día habían muerto dos trabajadores más, uno en el INTA y otro en una obra en construcción. 

Actualmente la causa sigue impune. Les compañeres de David Ramallo siguen pidiendo justicia. Crédito: Silbando Bembas.

Conformamos un espacio, junto con la mamá de David, los trabajadores de la 60, del INTA y de otros lugares de trabajo donde también murieron compañeros y lo llamamos Basta de Asesinatos Laborales, porque entendemos que si se puede evitar no es un accidente. 

Y todos esos casos se pudieron haber evitado si no fuera por la codicia patronal, y la complicidad de la burocracia y del Estado. Todo ese proceso, esa lucha por justicia por David, por los nuevos despidos, la angustia, la bronca, el dolor, fue un desafío muy grande para nosotros. 

Un giro de 180°

Supimos de inmediato que no podíamos hacer la película sobre los trabajadores de la 60 y su organización sin contar lo de David. Así que decidimos dar un giro de 180º y comenzar la película con eso. Porque en un punto, en los momentos de bajón luego de la muerte de David.

Algo que nos preguntábamos tantas veces fue ¿cómo hicieron para ganar hace 1 año? ¿Cómo se vuelve a salir a luchar después de esto? Y la respuesta estaba en todo lo que habíamos registrado de la gran lucha de 2015 y en los años y años de organización previa. Un poco la película se transformó en esa búsqueda. 

Un film producido para mostrar la lucha obrera 

El largometraje producido por el colectivo Silbando Bembas, y con la participación narrativa de Santiago Menconi– trabajador de la Línea 60- y quien escribió el libro, fue producido para mostrar la organización y lucha de les colectiveros de la línea 60 de Barracas. Con el apoyo de filmaciones reales de aquel 9 de septiembre del 2016, el colectivo intenta reflejar la lucha y la organización que tuvieron.

El colectivo hace más de 10 años que origina, cortometrajes, mediometrajes y largometrajes producidos para colaborar con las luchas de les trabajadores de distintos ámbitos, no sólo para reivindicar las disputas sindicales sino también los derechos humanos, medioambientales, etc. 

Notas Relacionadas

¡RECIBÍ LA MEJOR INFO!

Mantenete al día con las noticias que más te importan

Bienvenido a la actualidad