Ago 26, 2021 | Zona Ambiental

De la tierra a la mesada: ¿cómo funcionan las huertas orgánicas?

Nota al Pie dialogó con Alejandro Sánchez, especialista en plantas y cultivos quién nos cuenta acerca de la importancia del cultivo orgánico.

Huertas orgánicas
El consumo de productos orgánicos está teniendo un importante creciente en el mercado nacional e internacional. Crédito: familydoctor.org.

Hoy lo orgánico es una alternativa de consumo más que se suma a la variedad de alimentos disponibles. El término en general se refiere a una técnica de producción que usa determinados métodos e insumos y excluye a otros; principalmente a los productos fitosanitarios y fertilizantes sintéticos.

Un cultivo de estas características utiliza técnicas orgánicas de producción y no requiere el uso de agroquímicos. Es un modelo que privilegia la tierra y todo lo que implique incrementar su fertilidad natural, a la vez que promueve la diversidad de cultivos.

Muchas personas prefieren evitar los productos en los que se han utilizado agroquímicos; y notan que la agricultura orgánica no utiliza ningún insumo en la producción. Por otro lado, los alimentos orgánicos suelen promocionarse como naturales y en general se asocia lo natural con algo bueno; aunque hay quienes que prefieren comer frutas y verduras orgánicas porque perciben que tienen mejor sabor.

Actualmente, existen normas que regulan la producción orgánica en todas sus etapas, a saber: “producción, manipulación, transformación y comercialización”. Estas establecen prácticas, tiempos y sistemas a cumplir para que un producto pueda ser considerado como orgánico.

En Argentina, las normas se enmarcan en la Ley Nacional de Producción Orgánica Nº 25127. El producto orgánico, para su comercialización, debe estar avalado por una empresa certificadora o entidad oficial autorizada por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), mostrando el isologotipo y leyendas correspondientes en su envase.

Huertas orgánicas
Alejandro Sánchez además de ser especialista en plantas y cultivos, se desempeña realizando paisajismo en jardines de diseño, de hogares, verticales y macetas. Crédito: Facebook Alejandro Sánchez.

Cultivos orgánicos: el nuevo modelo de consumo

La agricultura orgánica es un sistema de producción en el que se utiliza el manejo racional de los recursos naturales, dejando de lado el uso de químicos para brindar que los alimentos cultivados sean buenos y así lograr mantener e incrementar la fertilidad del suelo.

Este tipo de producción se basa en la aplicación de técnicas que nos permiten mantener la diversidad biológica y proteger los cultivos de las plagas y malezas sin el uso de fertilizantes de síntesis química, es decir, derivados del petróleo para el control de enfermedades.

Para nutrir la tierra se usan compostas de lombrices y productos naturales y para el control de plagas el control biológico: insectos, nano gusano, repelentes a base de ají, canela, ajo, entre otras cosas.

Tal es el consumo que se incrementó estos últimos años, que Argentina exporta mercadería orgánica al exterior. Estados Unidos alcanza un 44% en su volumen-  siendo el país al que más se le exporta-; en la Unión Europea aumentó un 7%, obteniendo el 41% de la exportación, según indican las últimas estadísticas del año 2019 provistas por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca.

El beneficio de una huerta en casa

A pesar del incremento en Argentina de la cosecha sin agrotóxicos, muchas personas implementan cada vez más tener una huerta en su propia casa. Por este motivo, no sólo aumenta el consumo sano y nutritivo sino también el valor económico agregado que tienen los productos que se comercializan.

Para Alejandro Sánchez, especialista en plantas y cultivos, “tener una huerta orgánica y ecológica en tu casa no sólo te trae el beneficio económico de cultivar tus propios alimentos, sino también de cuidar tu salud y el medioambiente”.

“Son más seguros porque en una huerta orgánica no necesitás usar esos productos químicos tan perjudiciales para aumentar la producción y el tamaño de las frutas o verduras, como lo hacen los grandes productores. Al producir sólo alimentos de estación, te asegurás que sean de la mejor calidad y con el mejor sabor”, cuenta.

Huertas orgánicas
La resolución del SENASA 423/92 describe los abonos y fertilizantes permitidos en la producción orgánica: principalmente compost de residuos vegetales, desechos domésticos y estiércol. Crédito: es123rf.com.

Por qué se elige consumir alimentos sin químicos

“Eso es debido a que en los últimos años ha crecido más que nunca la preocupación por los riesgos de comer alimentos contaminados con pesticidas y otros agroquímicos en general. Ya casi no hay fruta o verdura de la que compras en las verdulerías que esté libre de estas sustancias altamente tóxicas para el cuerpo humano”, alude Sánchez con respecto a la situación de consumo.

Cabe destacar que cada vez son más los productos que tienden a ser controlados por pesticidas. El especialista explica que “los cultivos orgánicos son aquellos en cuya producción se evita el uso de productos sintéticos como pesticidas, herbicidas, fertilizantes artificiales y de plantas transgénicas”.

“Existe el mito de que para tener una huerta orgánica se necesita mucho espacio y dinero para invertir lo cual es completamente falso, y existe la verdad insoslayable de que una dieta sana y variada aumenta la expectativa y calidad de vida de las personas”. manifiesta Sánchez con respecto a los mitos y verdades que hay detrás de este tipo de cultivo.

Cómo reconocer un producto orgánico y que especificaciones tiene lograr una huerta en casa

“La huerta orgánica se basa en principios ecológicos e imita los mecanismos de estabilidad de la naturaleza, en los que conviven diversas especies de insectos y plantas” detalla Alejandro Sánchez; y agrega que “en una huerta orgánica trabajamos con procesos que buscan imitar el funcionamiento de la naturaleza”.

Para identificar los productos que garantizan que son orgánicos, se utiliza la certificación en el sistema productivo y en su posterior elaboración, permitiendo que se rotule como “orgánico”; “ecológico”; “biológico” o “Eco” y “Bio”. El SENASA es quien controla a las empresas productoras y a los productores orgánicos.

Los productos son identificados mediante un rótulo con el sello “Orgánico Argentina”. Este logo surge a través de la Resolución 1291/2012 e identifica a los productos que garantizan que las normas establecidas estén cumplidas.

Notas Relacionadas

¡RECIBÍ LA MEJOR INFO!

Mantenete al día con las noticias que más te importan

Bienvenido a la actualidad