Ago 2, 2021 | Ciencia

Lanzan campaña de firmas en apoyo al desarrollo nacional de vacunas

Fue impulsada por el científico Horacio Micucci a través de la plataforma Change.org, quien dialogó con Nota al Pie.

Desarrollo nacional de vacunas
En laboratorios de la Universidad Nacional de La Plata y del Instituto de Estudios Inmunológicos y Fisiopatológicos se están desarrollando los primeros avances de ArgenVac221, la vacuna de producción nacional. Crédito: Twitter del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación.

El científico Horacio Micucci lanzó una campaña de firmas en la plataforma Change.org, con el objetivo de apoyar el desarrollo y producción de vacunas con patentes argentinas. En comunicación con Nota al Pie, el también bioquímico y farmacéutico por la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y Magíster en Epidemiología, Gestión y Políticas de Salud, por la Universidad Nacional de Lanús, explicó la importancia que tiene el desarrollo local de vacunas.

El motivo fundamental de esta campaña de apoyo a la producción nacional de vacunas no se trata solamente de su importancia para la salud pública. También es una cuestión de independencia y soberanía nacional que permite libertad de acción y de decisión. 

“Por el nivel actual de contagios, y por lo que sucede en otros países, esto va a continuar. Seguramente se necesiten revacunaciones anuales y no podemos tener todos los años el sufrimiento de ver si se consiguen o no las vacunas”, explicó el Dr. Micucci, quien además es Doctor de la Universidad de Buenos Aires en el área de Farmacia y Bioquímica.

Firmas en Change.org

Desde la plataforma Change.org se puede realizar una firma virtual en apoyo a la petición. Hasta el momento, han firmado alrededor de 2.000 profesionales de diferentes áreas de la ciencia y la tecnología, la docencia y la salud, además de otres ciudadanes.

Allí, se resalta la importancia que han tenido en la lucha contra la pandemia no sólo sectores como los de ciencia y tecnología, la salud y la docencia; siino también el voluntariado, los movimientos sociales y trabajadores y productores del campo y la ciudad. 

“Los integrantes de la Argentina Científica, Tecnológica, Industrial y Agrícola independiente, tantas veces despreciada, estuvieron a la altura de las circunstancias. Cuando faltaron insumos para la lucha contra la pandemia, éstos se desarrollaron y produjeron, desdiciendo a los escépticos. El personal sanitario trabajó y trabaja, entregando vidas, para que nadie quede sin atención. Distintas formas de Voluntariado estuvieron y están en el frente de combate”, detallan en la solicitada.

El farmacéutico y bioquímico Dr. Horacio Micucci encabeza la petición de Change.org para apoyar la producción local de vacunas. Crédito: faba.org.ar.

Importancia de las vacunas

A nivel mundial son pocos los países que poseen producciones propias de vacunas. Entre ellos se encuentran Estados Unidos, Rusia, Gran Bretaña y China. Además, hay otros que tienen producciones con base extranjera como Brasil, India y Argentina.

Desde el pedido de apoyo en la plataforma Change.org, indican que la vacuna es un bien geoestratégico y escaso, convirtiéndose en un tema que supera lo sanitario. Consideran que es una cuestión de dominio geoestratégico porque los pocos países que poseen las patentes, reservan para sí mismos las vacunas. Debido a que la producción actual no logra cubrir la demanda mundial, se entregan a cuentagotas algunas dosis, a veces con costosas exigencias.

Además, afirman que esto convierte a la vacuna en un bien escaso y todo el hemisferio sur está sufriendo su escasez. Para alcanzar la inmunidad de rebaño y tener una inmunidad comunitaria se necesita incrementar la llegada de las mismas.

“El hecho de que la vacuna para prevenir la COVID 19 sea de desarrollo y producción argentinos es un problema de bioseguridad, bioprotección de la población y de biodefensa en Defensa Nacional. Contar con producción local de vacunas (de patente argentina) aliviará la realidad presente y permitirá adaptar las vacunas a las variantes de circulación local”, sostienen desde la petición.

Propuestas

Entre las diferentes propuestas mencionadas en la solicitada, se encuentran:

  • Dar todo el apoyo de fondos y estructura para completar el desarrollo de los proyectos de vacunas nacionales y fabricarlos completamente por el Estado o mediante consorcios público-privados.
  • Relevar la capacidad de producción y envasado estatal y privada y ampliarla, invirtiendo en ello, ya mismo.
  • Aumentar el porcentaje del Producto Bruto Interno (PBI) destinado a Ciencia e Innovación. Mientras Argentina se propone llegar al 1% del PBI en el año 2030, el promedio mundial era de 2,27%, en 2018, con picos de entre 3 y 4% en varios países y 4,8% en Corea del Sur. Sostienen que “no es porque los países son pobres que no pueden invertir en Investigación e Innovación. Precisamente porque son pobres es que deben hacerlo. Es preciso reasignar fondos para eso u obtenerlos de las fuentes que los tienen”.
  • Fomentar y sostener, bajo la conducción y coordinación del Estado Nacional y dando prioridad a ello, a los proyectos argentinos de vacuna propia en curso. Establecer nuevos fondos del presupuesto destinados a tal fin.
Cabe recordar que aunque gran parte de la población ya recibió al menos una dosis, hay que seguir respetando las medidas de cuidado, como la distancia social y el uso de barbijos. Crédito: dw.com.

Desarrollo tecnológico y científico

Para poder realizar las vacunas, no sólo se necesita del conocimiento científico, sino que además debe haber todo un desarrollo tecnológico que acompañe las investigaciones. “Depender de que otros países nos entreguen vacunas nos tiene que hacer aprender a confiar en nuestro sistema científico nacional porque nosotros tenemos capacidad de desarrollo de vacunas”, declaró el científico.

Considera que hay una campaña mediática que trata de posicionar a la Argentina como un país en el que no se puede producir nada. También de que lo mejor siempre es lo importado, que el desarrollo local no está a la altura o que hay que unirse a determinado laboratorio extranjero para producir la vacuna.

Por eso, subrayó que “hemos demostrado que estamos a la altura de las circunstancias con la fabricación de los respiradores y la confección de barbijos N95, por ejemplo. El sector científico y tecnológico ha demostrado poder responder a las necesidades que surgieron con la pandemia”.

Además, agregó que “desarrollar una tecnología para producir vacunas nos va a llevar a aquellas épocas donde nosotros fabricábamos el 80% de las vacunas que se aplicaban”.

ArgenVac y otras vacunas

Frente al interrogante de cuándo Argentina podría contar con una vacuna nacional, Micucci explicó que hay que esperar a los resultados. Se cree que para mayo o junio del próximo año podrá haber una vacuna disponible. Esto depende de cómo vayan respondiendo los diferentes ensayos y de que se otorguen los fondos necesarios para que las investigaciones se puedan llevar a cabo.

La UNLP pretende instalar una planta de desarrollo de vacunas desde la investigación hasta la producción. Es posible que el Instituto Biológico de la provincia de Buenos Aires realice algo similar. Por eso “nosotros queremos apoyar e impulsar estas propuestas”, comentó el Dr. Micucci.Respecto de ArgenVac221, la vacuna nacional, explicó que se encuentra en la fase de ensayos pre-clínicos con resultados que hasta ahora están siendo positivos. Además, aclaró que para esto hace falta mucho dinero. “Si no hay dinero esto se alarga interminablemente”, manifestó preocupado. Cabe mencionar que también se está desarrollando otra vacuna en la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM).

Notas Relacionadas

¡RECIBÍ LA MEJOR INFO!

Mantenete al día con las noticias que más te importan

Bienvenido a la actualidad