Jul 23, 2021 | Cuidándonos

Proponen un nuevo etiquetado de bebidas alcohólicas

Walter Martello, el Defensor del Pueblo Adjunto de Buenos Aires, se encargó de desarrollar los puntos importantes de este proyecto

Proponen una actualización de la Ley de Prevención del alcoholismo
Proponen una actualización de la Ley de Prevención del alcoholismo. Crédito: Cris F para Pexels

El Defensor del Pueblo Adjunto de Buenos Aires, Walter Martello, propuso una modificación en la Ley 24.788 de Prevención del Alcoholismo, sancionada hace más de 24 años. La urgencia de esta propuesta se enmarca en el empeoramiento de los índices referidos al consumo problemático en los últimos tiempos y, especialmente, durante la pandemia.

En Argentina, las leyendas sanitarias en las etiquetas de bebidas con alcohol no alcanzan al 2% del total de la superficie. Al mismo tiempo, no brindan información precisa a les consumidores. De manera que se vuelve indispensable avanzar con una reforma que garantice un etiquetado claro.

“La sanción de una ley que implique el etiquetado de advertencias sanitarias puede disminuir el consumo de alcohol. Así ocurrió en lugares donde se está implementando, como en Chile y algunos países de Europa. Pero, además, implica el conocimiento de la graduación alcohólica de esas bebidas, que hoy está disimulado en el packaging”, explica Martello.

¿Qué modificaciones propone el proyecto?

Este proyecto propone un etiquetado que ocupe un espacio no inferior al 20% de la superficie de las etiquetas con leyendas sanitarias y de prevención; información nutricional y calórica, tal como lo establece el Código Alimentario Argentino para otro tipo de bebidas. 

Además, deberán incluir íconos de fácil visualización en las leyendas sanitarias. Entre ellos señala como indispensables: uno referido a “si conduce, no beba”; otro vinculado a que “las embarazadas no deben beber alcohol”; y prohibida “la venta de bebidas alcohólicas a menores de 18 años”.

Fuente página web de Walter Martello. Ilustración del tipo de etiquetado que propone el proyecto.

Indica, además, la importancia de intercambiar el slogan “beber con moderación” por “el abuso del consumo de alcohol es nocivo para la salud”. Así como deberían agregarse otros iconos o pictogramas, de forma alternada, a las etiquetas, tales como: 

-El consumo de alcohol en exceso disminuye la capacidad del habla con coherencia.

-Consumir bebidas alcoholicas en exceso altera la coordinación y el equilibrio.

-El consumo de alcohol en exceso incrementa las conductas agresivas

-Consumir bebidas alcoholicas en exceso produce enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer.

Por último, el Defensor recuerda que en el momento en el que se debatió este tipo de regulaciones para sustancias como el tabaco, también se puso en duda su eficiencia. Sin embargo, los consumos de tabaco disminuyeron notablemente.

El empeoramiento de los índices

Martello retoma los datos alarmantes del último informe de este año sobre “Alcohol y la Salud en las Américas”, realizado por la OPS (Organización Panamericana de la Salud). El mismo señala que Argentina es el segundo país de América, después de Uruguay y por encima de Estados Unidos y Chile, con mayor consumo per cápita de alcohol puro entre jóvenes de 15 y 19 años: 7,1 litros al año. Con respecto a la población adulta, el país se ubica en el cuarto lugar, con un promedio de 9,7 litros al año.

Cifras que se han visto incrementadas con el advenimiento de la pandemia. Un relevamiento realizado por el Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos, arrojó que 2 de cada 10 personas que ya consumían sustancias antes de la pandemia aumentaron dicho consumo durante los períodos de aislamiento o distanciamiento social. 

El Defensor asegura que, si bien la bebida alcohólica que más eligen les jóvenes es la cerveza, se ha visto un aumento en el consumo de vodka y fernet. Éstas tienen una graduación de alcohol superior a los 35 grados. De manera que, teniendo conocimiento de su composición y el impacto que pudiera generar en su cuerpo, les consumidores podrían hacer una elección más consciente.

Fuente página web de Walter Martello. Ilustración del tipo de etiquetado que propone el proyecto.

Consumo y cultura

“El derecho a la información de los consumidores es un derecho básico, sobre el cual no hay una cultura muy arraigada en la Argentina. Pero se va a empezar a subsanar a partir de la semana que viene cuando, probablemente, se apruebe la ley de Etiquetado Frontal de Alimentos. Esperamos que en la misma línea siga este proyecto”, explica Martello.

Por otro lado, el consumo problemático se encuentra instalado en la cultura popular. Acorde con una investigación sobre el marketing del alcohol y películas relacionadas con la juventud proyectadas durante el período 2004-2012, Argentina cuenta con la mayor cantidad de escenas, ubicándose en primer lugar (93%). 

En relación con la publicidad, Martello declara que el etiquetado claro “debería complementarse con la regulación publicitaria, no sólo en los medios tradicionales, sino también en las redes sociales. Es una ley que tiene ya 24 años y debe abarcar las nuevas formas de comercialización”.

Notas Relacionadas

¡RECIBÍ LA MEJOR INFO!

Mantenete al día con las noticias que más te importan

Bienvenido a la actualidad