Jul 12, 2021 | Sociedad

Las Medias Perdidas, un espacio de encuentro e inclusión social

Desde este proyecto social, diseñan y confeccionan muñecos originales y únicos. Además, ofrecen capacitación y salida laboral a mujeres en condiciones de vulnerabilidad social
 A partir de medias que perdieron su par confeccionan muñecos 100% sustentables, con diseños únicos e irrepetibles. Créditos: Las medias perdidas.

Las Medias Perdidas es un proyecto social, comunitario, sustentable y posible creado hace 6 años. A partir de medias que perdieron su par y otros materiales reciclados, confeccionan muñecos de diversos colores y formas. Hay animales de todo tipo que son producto de la imaginación y creatividad sin límites de quienes luchan día a día para salir adelante. Nota al Pie dialogó con Angelita García Elorrio, coordinadora de Las Medias Perdidas.

El taller está ubicado en Villa Carcova, en José León Suarez, en el conurbano bonaerense. Allí, un grupo de docentes voluntarias brindan clases de costura y tejido a mujeres en situación de vulnerabilidad social.  Se forman en el oficio de la costura, lo que les da posibilidad de reparar y confeccionar distintas prendas y artículos de uso cotidiano. 

En época de pandemia asisten unas 8 mujeres para coser barbijos, delantales para los comedores y bolsas para la ropa de abrigo que se entrega. Cuando dictan clases son grupos de entre 15 y 18 alumnas. Hasta el momento han pasado más de 50 mujeres.

Las Medias Perdidas es un proyecto social, comunitario, sustentable y posible llevado a cabo en Villa Cárcova, José León Suarez. Créditos: Las medias perdidas.

La importancia de las nuevas oportunidades

“La idea de trabajar con material de descarte es la de dar nuevas oportunidades a los materiales”, explicó Angelita. Reciben medias que han perdido su par y también descartes de la industria textil, como por ejemplo, descartes de sábanas. Además de todos aquellos elementos que sirven tanto para confeccionar muñecos como para los emprendimientos de las mujeres. 

Los días martes se confeccionan productos para los comedores y la comunidad, como barbijos. Y los jueves, muñecos, delantales y almohadones para vender o donar. El dinero recaudado lo invierten en el taller, comprando máquinas, hilos, agujas, telas. 

A las mujeres que asisten a los talleres se les dificulta crear su propio emprendimiento por la falta de recursos. “Una máquina de coser cuesta alrededor de $50.000 y como no hay posibilidades de créditos no pueden acceder. Por eso vienen al taller y trabajan desde ahí”, comentó la coordinadora del proyecto.

Algunos muñecos se venden y otros se donan a alguna institución que ellas mismas eligen. Además se dictan clases en las escuelas a través de talleres de reciclado. Les niñes juntan sus medias perdidas, se les enseña a hacer muñecos y luego elles deciden su destino; muches optan por donarlos. 

Por el taller de costura ya han pasado más de 50 mujeres que no sólo aprendieron un oficio, sino que también aprendieron de transformación y segundas oportunidades. Créditos: Las medias perdidas.

Los pies abrigados son esenciales

También les suelen donar pares completos de medias; entonces desde hace unos años comenzaron a entregarlos en buen estado a gente en situación de calle y dentro del barrio. Además juntan ropa de abrigo, frazadas y zapatillas, que son entregadas en bolsas de tela confeccionadas por las mujeres. Así, Las Medias Perdidas se encuentran para abrigar.

Como reciben mensajes de muchos lugares como Mar del Plata o Rosario, se les pide a las personas que junten medias y las repartan en su zona. También pueden escribirles a sus redes sociales en Facebook para organizar la recepción. A partir de este mes de julio en CABA se pueden entregar en los Puntos Verdes.

Se cree que las medias que perdieron su par ya no sirven y deben ser descartadas. Muchas personas piensan igual de sí mismas, que si perdieron su trabajo ya no podrán conseguir otro, o si quedaron solas ya nadie las va a acompañar. Pero este proyecto social y comunitario enseña la importancia de la revalorización y la resignificación. De las segundas oportunidades. De que nunca se está del todo solo y no todo está perdido. De que la salida es colectiva.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie