Jul 3, 2021 | Sociedad

Día Internacional de las Cooperativas: “Reconstruir mejor juntes”

En el marco del Día Internacional de las Cooperativas, Nota al Pie presenta la historia de lucha de la Cooperativa de Vivienda La Primera del Gallo.
Mujeres de la Cooperativa La Primera del Gallo
Mujeres construyendo su futuro. Foto: La Primera del Gallo.

En 1895 la Alianza Cooperativa Internacional (ACI) celebra el primer Congreso Cooperativo Internacional. Recién a partir de 1923 las cooperativas de todo el mundo comienzan a celebrar el día. Finalmente, en julio de 1995, al cumplirse el centenario de aquel primer Congreso, la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) instituye oficialmente el Día Internacional de las Cooperativas; y establece su celebración anualmente el primer sábado de julio, con un lema diferente cada año. 

En el marco del lema de este año, “Reconstruir mejor juntes”, Nota al Pie conversó con Daniela Sánchez, secretaria de la Cooperativa de Vivienda La Primera del Gallo. La organización está compuesta por 20 familias del partido bonaerense de Morón, que llevan doce años luchando y trabajando solidariamente por la construcción de sus propias viviendas. 

Construir sin ladrillos 

Hablar de cooperativismo es hablar de organización colectiva, horizontalidad, autogestión y solidaridad. En este sentido, La Primera del Gallo representa todos esos valores en la lucha que mantienen por el acceso a una vivienda digna.

“El sueño de la casa propia” romantiza la realidad y la necesidad de miles de personas que padecen la angustia y la impotencia de no contar con los recursos económicos para concretarlo.

La Primera del Gallo
La Presidenta de La Primera del Gallo, Laura Ferrari, el día que comenzaron la obra: 5 de octubre de 2015. Esta fecha es doblemente simbólica por conmemorarse el aniversario de Morón y el Día del Hábitat. Foto: La Primera del Gallo.

El acceso a la vivienda digna no es un sueño, es un derecho y debería estar garantizado para todes por políticas públicas.  Así lo entienden les integrantes de la Primera, quienes encontraron en la cooperativa la forma de organizarse y unir fuerzas para poder alcanzarlo.

“Nuestros comienzos se remontan al año 2009. En un principio nuestro trabajo fue el de “construir sin ladrillos». Es decir, formar el grupo humano, construir los vínculos, la cooperativa, sostener la construcción desde lo inmaterial, lo ideológico y lo simbólico para luchar por el derecho a nuestra vivienda”, afirmó con orgullo Daniela.

El proceso de organización les llevó mucho tiempo y esfuerzo. “Había que trabajar, capacitarse, formarse; estar presentes tocando las puertas de las oficinas de hábitat para insistir que hagan las cosas; reunirse todos los sábados y hacer trámites en la semana. Fue y es muy arduo el camino”, remarcó la cooperativista.

La piedra fundamental de La Primera del Gallo

El grupo comenzó siendo parte de la federación del Movimiento de Ocupantes e Inquilinos (MOI). En diciembre de 2013, con su asistencia técnica y legal, obtuvieron ante el Instituto Nacional de Economía Social (INAES) la matrícula con el nombre “La Primera del Gallo Limitada”.

“Nuestre nombre nació porque la idea además del acceso a nuestra vivienda, es ayudar a otres a replicar la experiencia de ganar derechos en el territorio”, contó Daniela; y agregó “para eso necesitamos un Estado presente que brinde los elementos necesarios; y también una ciudadanía que quiera organizarse y exigir sus derechos”.

Una vez consolidado el proceso de “construcción sin ladrillos” y con la personería legal constituida consiguieron del municipio un terreno en comodato en el barrio Morón Sur. Y a través del Programa Federal Un Techo Digno obtuvieron un presupuesto para la construcción de 20 viviendas de 55 metros cuadrados cada una.

Pero decidieron poner elles la mano de obra peón, para tener mayor presupuesto y ampliar ese metraje. Así fue como el 5 de octubre de 2015, pala en mano y sin distinción de género, comenzaron la construcción cavando los 64 pozos para los cimientos de las viviendas. La construcción está aprobada en dos bloques de 10 viviendas cada uno.

Lo primero que se terminó de levantar fue un salón de usos múltiples (SUM) que cuenta con 60 metros cuadrados y dos baños; con el objetivo de una vez instalados en el barrio continuar construyendo desde lo social y el aporte comunitario, ofreciendo apoyo escolar y otras actividades.

 

Cooperativa La Primera del Gallo
Asamblea del 5 de diciembre de 2020. Con distanciamiento, pero juntes. Foto: La Primera del Gallo.

Cronología de la lucha por el acceso a una vivienda digna 

En 2016, con el comienzo de la gestión del Intendente Ramiro Tagliaferro, la obra estuvo parada un año para regularizarla. Un retraso inexplicable porque ya contaban con el aval legal y técnico; y el financiamiento otorgado.

El comienzo de la nueva gestión política les obligó a separarse del MOI. Esto generó la imposibilidad en muchos casos de seguir sosteniendo el proceso de construcción en ayuda mutua; y los condujo a continuar la lucha como cooperativa independiente.

Como consecuencia, les dificultó aún más todo, porque tuvieron que renunciar a las horas peón y con esto volver al metraje inicial de las viviendas; además de pasar a depender para la construcción de la licitación de obra pública municipal.

En 2017, superada la cuestión burocrática, se reanudó la obra con la promesa, por parte del gobierno municipal, de concluirla durante el 2018. Cosa que no ocurrió. Les integrantes de la cooperativa solicitaron explicaciones por los motivos de detención de la obra, pero no obtuvieron respuestas de las autoridades.

En 2020, apenas asumió la nueva gestión, a cargo del intendente Lucas Ghi, fueron recibides por las autoridades municipales; y en febrero se reanudó la obra. Sin embargo, a los pocos meses surgió la pandemia y nuevamente el proceso de construcción se desaceleró.

“Este derrotero de lucha demuestra que lamentablemente la tierra no es de quienes la trabajamos. Por esto la organización es necesaria, para dar la pelea”, afirmó Daniela.

“Es justo decir que esta gestión del municipio comenzó cumpliendo con la reanudación de la obra que la gestión anterior abandonó, como hizo con tantas otras. Pero también es justo decir que les ciudadanes no podemos depender de la voluntad ni la conveniencia política de turno para acelerar y/o frenar la garantía de derechos fundamentales”, concluyó la secretaria de la cooperativa.

La historia de Daniela, la historia de todes 

“El día de la mudanza va a ser una fiesta colectiva” aseguró Daniela.  Al igual que muchas de las mujeres que integran “la coope”, como les gusta llamarla, Daniela es Jefa de hogar, profesora de historia, escritora; y madre de dos hijes que crecieron en comunidad con les de compañeres en las asambleas. 

“Nosotres construimos más que una casa, construimos humanidad. En estos 12 años dejamos parte de nuestras vidas haciendo lozas, cargando baldes de cemento, pegando ladrillos. Vivimos la muerte de compañeres que no llegaron  a ver realizada su casa; otres que abandonaron en el camino porque no pudieron sostenerse. Por elles, por nosotres y porque creemos que solo la construcción colectiva nos puede salvar es que continuamos la lucha y esperamos que este año sea el definitivo. Que el Estado nos acompañe para terminar lo que tanto trabajo y esfuerzo nos costó”, enfatizó Daniela.

En la voz de Daniela se percibe el orgullo y la fuerza de la unión colectiva: “La Primera del Gallo es para nosotres tierra y cuerpo como territorio de lucha, para construir un mundo mejor para todes”, finalizó.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie