May 27, 2021 | Ciencia

El valor del dibujo en la ciencia

La ilustradora científica Alicia Fandiño contó en Nota al Pie el significado de esta disciplina producida ya en la Edad Media
Ilustracion Cientifica de una flor
Imagen: Ilustracion Cientifica (Crédito: Alicia Fandiño)

La ilustración científica expresa, mediante el dibujo, la concepción científica sobre determinado insecto; en el caso, por ejemplo, de la botánica, de manera precisa y objetiva. Trabaja sobre textos científicos para reafirmar visualmente lo explicado, comunicando una información completa y concreta.

Esta profesión surge ya en la Edad Media con ilustraciones en pergaminos y bestiarios.Leonardo Da Vinci fue uno de los pioneros. Trabajó con la naturaleza y dibujó anatomías de cuerpos humanos desde la observación más exacta posible.

La disección de los cuerpos le permitió a Da Vinci trabajar con los órganos del humano para traspasarlos de manera precisa al papel. Las exploraciones permitieron también documentar flora y fauna novedosa para la época y desarrollar métodos cartográficos para afianzar las nuevas rutas comerciales con el viejo continente.

Una sensación real de lo observado

En diálogo con Nota al Pie, Alicia Fandiño, ilustradora científica abocada al dibujo referido a la botánica; manifestó que “el dibujo científico da a la vista general del que mira, la sensación real de lo que está viendo”. “Se logra que la gente que mira sepa exactamente cómo es una planta, que la menta es una menta y que el romero es romero”, afirmó.

Ya de muy joven, terminando la secundaria, a Fandiño le ofrecieron trabajar en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina (CONICET). “Para mí fue una oportunidad, hacía gráficos de producción, láminas para los congresos”, dijo la ilustradora. En ese entonces “ya manejaba lápices, lapiceras, la Rotring (estilografo), etc”.

Luego trabajó en “el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) en Castelar y ahí aprendí esto del dibujo botánico”, comentó. Actualmente Fandiño trabaja en el vivero de Claromecó llamado “Nativas en Claromecó”. “Queremos recuperar las plantas nativas con Matilde, documentar al máximo lo nativo, que la gente sepa que es”, afirmó.

La técnica más valorada

Para desenvolverse en la ilustración científica se necesita “saber dibujo y ser muy observador”, según Fandiño. “Lo más importante para el dibujo científico es la observación, observar exactamente de qué nos está hablando esa planta”, aseguró. 

“Por ejemplo, si tiene pelitos en el revés de una hoja, si tiene rugosidades en una semilla, los nervios de una hoja de donde salen; el tallo, el pecíolo del tallo de la hoja y como se inserta en el tallo de la planta”, detalló. 

Les ilustradores deben “demostrar al otro lo que está viendo el científico, ese es el objetivo de la ilustración científica”, resaltó. 

“Hay alguien que hizo una expedición y encontró una planta, un animalito, o un insecto nuevo; y si tienen que por ejemplo especificar cómo son las patitas de un insecto, eso lo muestra el dibujo; además de que ellos lo describen, el dibujo tiene que ser fiel a la descripción”, comentó Fandiño.

Imagen: Ilustración científica (Crédito: Alicia Fandiño)

La ilustración en el ámbito científico

Para la ilustradora, el dibujo científico “es el menos creativo de todas las artes” porque “tenes que saber dibujar, pero tenes que saber interpretar exactamente como es la planta”. Luego sí, dijo Fandiño, “está tu arte en ponerle las sombras como corresponden, por ejemplo”.  

“Habitualmente los que dibujamos plantas e insectos dibujamos con ejemplares muertos que están o en herbarios o en insectarios; entonces tenemos que hacer que esos ejemplares parezcan vivos; ese es todo el arte que tiene la ilustración científica, el resto no, porque tiene que ser exacto”, afirmó.

Con respecto a la relevancia del dibujo en los espacios científicos, Fandiño comentó que “en las expediciones cuando iban a buscar material nuevo llevaban al dibujante; porque el científico corrobora que la planta es de tal especie y el dibujante corrobora que lo que dice el científico es lo que está viendo”.  

“En Inglaterra hay dibujantes de hace siglos, y la verdad es que siempre se tuvo muy en cuenta al ilustrador, en la Argentina es más nuevo porque también la ciencia es más reciente”, expresó. 

Herramientas de trabajo

Las herramientas con las cuales se desarrolla el dibujo científico son “por ejemplo microscopios, lupas binoculares”; y luego “cuando se pasa a tinta se usa tinta china, plumín, cosas de otra época, pero se siguen usando”.

“Yo use Rotring, se usa puntillismo, diferentes técnicas para dar sombra, hay quien usa rallitas, puntillismo, tinta china aguada, etc”, comentó Fandiño. “Ahora se incorpora la acuarela y un montón de cosas”, manifestó. “Antes no se podía publicar a color acá en Argentina, era muy caro, siempre se hizo en blanco y negro”, afirmó.

En la actualidad, dijo la ilustradora, “puede ser acuarela, a lápiz de color, o acrílicos o lo que sientas que es para vos, esa si es una parte muy del artista, del que dibuja”, destacó. 

Imagen: Ilustración científica (Crédito: Alicia Fandiño)

La ilustración digital

Actualmente también se trabaja con ilustración digital, aunque “son muy poquitos y a los científicos no les gusta; están muy acostumbrados a hablar y estar muy cerca del dibujante y de ver las cosas en papel; yo creo que es un poco por eso, son costumbres técnicas, te dicen que no parece dibujado, que parece frío”, dijo Fandiño. 

Las personas dedicadas a la ilustración científica son aquellas “que estudiaron dibujo”, comentó. Luego “se especializan” en biología, ecología, entomología, botánica, entre otras áreas. 

“El científico te enseña a observar, te enseña a qué es lo que tenes que ver, la parte de biología y botánica te la enseña el mismo científico; cualquiera de las ciencias podría ser que necesite dibujante, mismo muchas veces dibuje cosas de arqueología y cosas de insectología”, afirmó. 

La ilustradora científica trabajó con flora argentina y “también estuve colaborando con floras de Paraguay y floras de Uruguay”.

La relevancia de la ilustración científica

Para la creadora de dibujos científicos, los mismos “tienen un valor impresionante porque no podés hacerlo de otra manera”. “La fotografía no alcanza nunca a ver lo que ve el ojo, entonces para mi tiene el valor de lo documental, eso para mi es lo importante”, expresó. 

En este trabajo se debe tener “mucha paciencia porque es un trabajo de concentración, hay que estar concentrado en lo que estás haciendo, para ver bien y para ser claro en lo que aparece o dibujas”, reflexionó por último la ilustradora.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie