Abr 30, 2021 | Derechos Humanos

La consolidación de las Madres de Plaza de Mayo

Historia de la consolidación de Madres de Plaza de Mayo.
Las Madres tomaron  como propio el lema “Aparición con vida”. Créditos: Prensa Madres.

La historia de las Madres de Plaza de Mayo habla de mujeres fuertes, que superaron los problemas del día a día y siguieron adelante. En mi búsqueda por conocer más sobre ellas, me sorprendió su capacidad de resiliencia, y de seguir luchando frente a las narices de los dictadores que gobernaban el país.

¿Qué pasaría después del secuestro de Azucena Villaflor, Mary Ponce y Esther Ballestrino? No podía imaginarme que hubieran superado el miedo luego de la desaparición de estas tres compañeras y seguido adelante. Pero lo hicieron. 

Desde la Plaza de Mayo al mundo

En 1978 el Mundial de Fútbol se celebró en Argentina y causó furor. Las Madres se dieron cuenta de lo que esto significaba: propaganda de las Fuerzas Armadas, que nada servía para visibilizar su lucha.

Pero ellas supieron aprovechar esta oportunidad. El jueves 1 de junio, a las 15 horas, los ojos del mundo estaban en la cancha de River Plate. Allí se celebraba la ceremonia de inauguración, por lo que la mayoría de les periodistas se encontraba en ese lugar. 

Las Madres se mantuvieron firmes en su decisión, y fueron a marchar a la Plaza de Mayo, como todos los jueves. Pensaron que estaría vacía, pero no fue así. Mucha de la prensa extranjera había concurrido al punto neurálgico de la ciudad. Entre elles un periodista holandés que transmitió en su país el reclamo de las Madres. Ese vídeo recorrió el mundo y mostró lo que realmente sucedía en Argentina. 

Los viajes al exterior

Esa entrevista marcó un antes y un después en la historia de las Madres. La posibilidad de la ayuda extranjera les dió fuerzas, por lo que tres de ellas viajaron a Estados Unidos para visibilizar la causa.

Hebe de Bonafini, Elida Galetti y María del Rosario Cerrutti juntaron los fondos que tenían y emprendieron la travesía. A fines de octubre llegaron a Washington, la capital de EE.UU, donde no tuvieron un muy buen recibimiento. 

De allí partieron a Roma, con la esperanza de ver al Papa Juan Pablo II, que recién había asumido su función. Pero se encontraron con una sorpresa, quien quiso verlas y les brindó todo su apoyo fue el presidente italiano, que había estado preso en la época de Mussolini

Del Papa, ni noticias. En el Vaticano las recibió un cardenal, que lo único que hizo fue rezar con ellas. Allí se dieron cuenta que algunos sectores de la Iglesia Argentina sabían lo que pasaba y hasta colaboraban para que así fuera. 

Sin embargo, este viaje generó muchísima prensa. Justamente eso era lo que ellas querían, que la causa se conociera cada vez más, hasta que les dictadores no tuvieran otra opción que confesar que había sucedido con sus hijes.

Aparición con vida

En 1979 las Madres de Plaza de Mayo se conformaron como Asociación Civil. A medida que tomaban fuerza, las autoridades querían eliminar su resistencia. Además, les militares deseaban acabar con el tema de les desaparecides. Por eso declararon la muerte de todes elles, con el objetivo de no generar más dudas sobre en qué estado o donde se encontraban.

Cómo respuesta, las Madres idearon la consigna «Aparición con vida». En el documental de Canal Encuentro, «Madres de Plaza de Mayo: La historia» ;  María del Rosario Cerrutti afirma «aceptar la muerte era no condenar a nadie. ¿Los mataron y ya está? No, aparición con vida».

Un ente de resistencia

A esta altura las Madres de Plaza de Mayo eran una organización reconocida. En 1980 fueron nominadas al Premio Nobel de la Paz, que finalmente ganó Adolfo Pérez Esquivel.

En 1981, se cansaron de no obtener respuestas y decidieron armar una movida más fuerte: la «Marcha de la resistencia». El 10 de diciembre de ese año caminaron durante 24 horas su acostumbrada marcha en la Plaza de Mayo. Fue difícil, ya que el clima era hostil y la policía las presionaba. Pero ellas, resistentes como siempre, lo lograron.

Al año siguiente, el 2 de abril de 1982, comenzó la Guerra de Malvinas. Las Madres se mantuvieron totalmente en contra, a pesar del encono del resto de la sociedad, que hervía en fervor patriótico. En la plaza que las vio nacer colocaron un cartel que rezaba : «Las Malvinas son argentinas, los desaparecidos también». 

La democracia llegó, pero la lucha continúa

Las Madres de Plaza de Mayo reunidas con Raúl Alfonsín. Créditos: La vidriera  de Casilda.

En 1983 se declaró presidente del país Raúl Alfonsín, candidato por la Unión Cívica Radical. La democracia volvía y el pueblo estaba feliz, pero para las Madres fue un período complicado. 

La primera reacción de las mujeres fue de alegría, ya que esperaban al fin tener las respuestas que querían. Pero no fue tan fácil ni inmediato. Alfonsín creó la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP) y declaró el juicio a les militares. Pero éste estaría a cargo de las propias fuerzas armadas.

¿Cómo podría ser esto posible? ¿Les mismes que mataron a miles de personas se autojuzgarian? Allí comenzaron las diferencias entre las Madres, algunas apoyaban al gobierno de Alfonsín y sus acciones y otras que no. Más tarde, el Presidente anunciaría la reparación económica para las familias de desaparecides. Esto terminó de dividirlas en opiniones diversas.

Finalmente se separaron. Por un lado se crearon las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, con mujeres como Nora de Cortiñas y Marta Ocampo de Vazquez. Por otro, la Asociación Madres de Plaza de Mayo, encabezada por Hebe de Bonafini y Maria del Rosario Cerrutti, entre otras. 

La lucha social 

Ambas facciones siguen activas hasta el día de hoy. Con el correr de las décadas, continuaron con el pedido de justicia para sus hijes y cárcel para les genocidas. Además, exigen saber qué pasó con cada une de les desaparecides, que finalmente fueron 30.000. 

Por otra parte, desde la década del ochenta hasta hoy, acompañan a otros pedidos sociales y les dan visibilidad. Hebe de Bonafini, en el documental de Canal Encuentro “Madres de Plaza de Mayo: La historia”, relató que cuando bajo la presidencia de Carlos Menem la situación económica empezó a empeorar cada vez más, ellas abrían su micrófono en la Plaza de Mayo para quien quisiera ir a reclamar y contar su historia. 

A lo largo de su vida, crearon diferentes medios de comunicación por los cuales difundir su mensaje de amor. En el 2000 fundaron la Universidad Popular de Madres de Plaza de Mayo, que en la actualidad se transformó en el Instituto Universitario de Derechos Humanos Madres de Plaza de Mayo. Por último, cada jueves siguen realizando su ininterrumpida marcha en la Plaza de Mayo. Ahora, en tiempos de pandemia, se lleva a cabo de forma virtual. ¿El número? Ya van 2245 marchas. Y esperan que sean muchas más.

Compartir:

Notas Relacionadas

Nota Al Pie